Examen de Papanicolaou

El examen de Papanicolaou (o Pap) intenta detectar cáncer o precáncer en el cuello uterino (la parte inferior del útero que se abre en la vagina). Los precáncer son cambios en las células que pueden convertirse en cáncer si no se tratan de la manera adecuada. La mayoría de los planes de seguro de salud deben cubrir los exámenes de Papanicolaou o las pruebas de cáncer de cuello uterino sin costo para ti.

Expandir todo
|
Cerrar todo

¿Qué es un examen de Papanicolaou?

Un examen de Papanicolaou controla la presencia de cambios anormales en las células del cuello uterino. El cuello uterino es la parte inferior del útero (matriz), que se abre en la vagina. Los cambios celulares se pueden desarrollar en el cuello uterino y, si no se descubren y tratan, pueden derivar en cáncer de cuello uterino. El cáncer de cuello uterino la mayoría de las veces se puede prevenir, y la clave es realizarse exámenes de Papanicolaou regulares.

¿Por qué necesito un examen de Papanicolaou?

Un examen de Papanicolaou puede salvarte la vida. Puede detectar signos precoces de cáncer de cuello uterino. Si se lo detecta a tiempo, la probabilidad de tener éxito en el tratamiento es muy alta. Los exámenes de Papanicolaou también pueden encontrar células cervicales anormales antes que se conviertan en células cancerígenas. El tratamiento de estas células anormales puede ayudar a prevenir el desarrollo de la mayoría de los cánceres de cuello uterino. Realizarse un examen de Papanicolaou es una de las mejores maneras de prevenir el cáncer de cuello uterino.

¿Todas las mujeres deben hacerse los exámenes de Papanicolaou?

La mayoría de las mujeres de entre 21 y 65 años deberían realizarse los exámenes de Papanicolaou como parte de la atención médica de rutina. Aunque no seas sexualmente activa en este momento, deberías hacerte un examen de Papanicolaou. Las mujeres que han atravesado la etapa de la menopausia (cuando la mujer deja de tener su período) y son menores de 65 años deben hacerse exámenes de Papanicolau regularmente.

Las mujeres que no tienen cuello uterino (por lo general, por una histerectomía) y que tampoco tienen antecedentes de cáncer de cuello uterino o resultados de Pap anormales no necesitan hacerse los exámenes de Papanicolaou. No es necesario que realicen el examen de Papanicolaou las mujeres mayores de 65 años que han obtenido tres exámenes de Papanicolau normales seguidos y, en los últimos 10 años, no obtuvieron resultados anormales.

¿Quiénes no necesitan un examen de Papanicolaou regular?

Las únicas mujeres que no necesitan exámenes de Papanicolaou regulares son:

  • Las mujeres mayores de 65 años que han tenido tres exámenes seguidos de Papanicolau con resultados normales, y que, en los últimos 10 años, no obtuvieron resultados anormales y que su médico les ha indicado que no necesitan hacerse más exámenes.
  • Las mujeres que no tienen cuello uterino (por lo general, por una histerectomía) y que tampoco tienen antecedentes de cáncer de cuello uterino o resultados de Pap anormales.

Todas las mujeres deberían hablar con su médico antes de dejar de realizarse exámenes de Papanicolaou regulares.

Tuve una histerectomía. ¿Aún así necesito un examen de Papanicolaou?

Depende del tipo de histerectomía (cirugía que extrae el útero) que has tenido y de tus antecedentes médicos. Las mujeres que han tenido una histerectomía deben conversar con su médico acerca de si necesitan los exámenes de Papanicolaou de rutina.

  • Si ya no tienes el cuello del útero debido a que has tenido una histerectomía por otras razones que no sean cáncer, no necesitas exámenes de Papanicolaou.
  • Si has tenido una histerectomía a causa de células cervicales anormales o cáncer de cuello uterino, debes realizarte un examen de Papanicolaou anual hasta que obtengas tres resultados normales.
  • Si te han extraído el útero pero aun conservas el cuello del útero (este tipo de histerectomía no es común), debes realizarte exámenes de Papanicolaou regulares hasta los 65 años de edad y hasta que hayas tenido tres exámenes de Papanicolaou normales seguidos sin resultados anormales en los últimos 10 años.

¿Con qué frecuencia debo hacerme un examen de Papanicolaou?

Depende de tu edad y tus antecedentes médicos. Habla con tu médico sobre lo que es mejor para ti. La mayoría de las mujeres puede seguir estas pautas:

  • Si tienes entre 21 y 29 años de edad, debes hacerte un examen de Papanicolaou cada 3 años.
  • Si tienes entre 30 y 64 años, debes hacerte un examen de Papanicolaou y un examen del virus del papiloma humano (VPH) juntos cada 5 años o un examen de Papanicolaou solo cada 3 años.
  • Si tienes 65 o más, pregúntale a tu médico si puedes dejar de hacerte exámenes de Papanicolaou.

Algunas mujeres necesitan realizarse exámenes de Papanicolaou con más frecuencia. Debes hablar con tu médico sobre realizarte exámenes de Papanicolaou con más frecuencia si:

  • Tienes un sistema inmunitario debilitado a causa de un trasplante de órganos, quimioterapia o uso de esteroides.
  • Tu madre estuvo expuesta a dietilestilbestrol (DES) durante el embarazo.
  • Has recibido tratamiento por resultados anormales en el Pap o cáncer de cuello uterino en el pasado.
  • Eres VIH positivo. Las mujeres infectadas con VIH, el virus que causa SIDA, tienen mayor riesgo de padecer cáncer y otras enfermedades del cuello uterino. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. (CDC) recomiendan que todas las mujeres VIH positivo se realicen un examen de Papanicolaou y lo repitan a los 6 meses. Si ambos exámenes de Papanicolaou son normales, los mujeres con VIH positivo pueden realizarse los Pap cada año.

¿Cómo me preparo para un examen de Papanicolaou?

Algunos factores pueden arrojar resultados incorrectos en los exámenes de Papanicolaou.

Dos días antes del examen, no puedes:

  • Usar tampones
  • Usar cremas vaginales, supositorios o medicamentos
  • Usar desodorantes vaginales en aerosol o polvo
  • Tener relaciones sexuales
  • Realizarte duchas vaginales

¿Puedo hacerme un examen de Papanicolaou cuando tengo mi período?

No. Los médicos sugieren que programes el examen de Papanicolaou cuando no tengas tu período. El mejor momento para realizar el examen es de 10 a 20 días después del primer día de tu período.

¿Cómo se realiza el examen de Papanicolaou?

Tu médico puede realizar el examen de Papanicolaou durante un examen pélvico. Es un examen sencillo y rápido. Te recostarás en una camilla. Tu médico pondrá un instrumento denominado espéculo en tu vagina y lo abrirá para observar tu cuello uterino Luego, usará un palillo o cepillo especial para extraer unas pocas células de la superficie y de adentro del cuello uterino. Las células se colocan en un portaobjetos de vidrio y se envían al laboratorio para su evaluación. El examen de Papanicolaou puede ser un poco molesto pero no debería doler. Es posible que luego tengas pérdidas de sangre.

¿Cuándo obtendré los resultados de mi examen de Papanicolaou?

Por lo general, los resultados del Pap tardan de una a tres semanas. En la mayoría de los casos, los resultados son normales. Si el examen muestra que algo puede estar mal, tu médico se comunicará contigo para programar más exámenes. Existen muchas razones por las que un examen de Papanicolaou puede arrojar resultados anormales. Los resultados anormales de un Pap no siempre significan que tienes cáncer.

Mi examen de Papanicolaou fue "anormal". ¿Ahora qué hago?

Puede ser aterrador oír que los resultados de tu examen de Papanicolaou son "anormales". Por lo general, los resultados anormales de un Pap no significan que tienes cáncer. Generalmente, hay un pequeño problema en el cuello uterino. Si los resultados del examen de Papanicolaou no son claros o muestran un pequeño cambio en las células del cuello uterino, tu médico puede repetir el examen de inmediato, a los 6 meses, al año, o quizás realice más pruebas.

Algunas células anormales pueden convertirse en cáncer. El tratamiento de las células anormales que no desaparecen solas puede prevenir la mayoría de los casos de cáncer de cuello uterino. Si recibes resultados anormales, conversa con tu médico sobre su significado. Tu médico puede responder tus preguntas y explicarte lo que no entiendas. Por lo general, el tratamiento para las células anormales se realiza en el consultorio del médico, durante una cita de rutina.

Si el examen demuestra cambios más graves en las células del cuello uterino, es posible que el médico sugiera realizar más pruebas. Los resultados de estos exámenes ayudarán a tu médico a decidir el mejor tratamiento.

El resultado de mi Pap fue un "falso positivo". ¿Qué significa?

Los exámenes de Papanicolaou no siempre son perfectos. Pueden producirse resultados falsos positivos y falsos negativos. Esto puede resultar frustrante y confuso.

  • Falso positivo. Un examen de Papanicolaou falso positivo ocurre cuando se le dice a una mujer que presenta células cervicales anormales, pero, en realidad, las células no son anormales o cancerosas. Si tu médico indica que los resultados del Pap dieron un falso positivo, no existe problema alguno.
  • Falso negativo. Un examen de Papanicolaou falso negativo es cuando se le dice a una mujer que sus células son normales, pero que hay un problema con las células cervicales que no se detectó. Los falsos negativos retrasan el descubrimiento y el tratamiento de las células del cuello uterino que no son saludables. Pero realizar los exámenes de Papanicolaou regularmente incrementa las posibilidades de encontrar algún problema. Usualmente, los cánceres de cuello uterino tardan años en desarrollarse. Si no se descubren las células anormales la primera vez, probablemente se encuentren en tu próximo examen de Papanicolaou.

¿Cómo puedo reducir las probabilidades de padecer cáncer de cuello uterino?

Existen muchas maneras de las que puedes reducir las probabilidades de padecer cáncer de cuello uterino:

  • Hacer exámenes de Papanicolaou con regularidad. Los exámenes de Papanicolaou regulares ayudan a tu médico a detectar y tratar las células anormales antes de que se conviertan en cáncer.
  • Vacunarse contra el VPH (si eres menor de 26 años). La mayoría de los cánceres de cuello uterino están causados por un tipo de VPH que se transmite de persona a persona a través del contacto genital. La mayoría de las mujeres no saben que tienen VPH. Por lo general, se mantiene oculto. Aunque a veces desaparece solo, puede causar cambios en las células del cuello uterino. Generalmente, los exámenes de Papanicolaou detectan estos cambios. Para obtener más información, lee esta hoja de datos en vacunas contra el VPH y mujeres jóvenes.
  • Practicar la monogamia. Mantener relaciones sexuales con la misma persona puede reducir tu riesgo. Sean fieles mutuamente. Eso significa que solo tienes sexo con la misma persona y con nadie más.
  • Usar condones. La mejor manera de prevenir las infecciones de transmisión sexual (ITS), inclusive el VPH; la causa de la mayoría de los cánceres de cuello uterino, es no tener sexo vaginal, oral o anal. Si tienes relaciones sexuales, utiliza condones. Los condones disminuyen el riesgo de contraer VPH y otras ITS. Si bien el VPH puede producirse en las áreas genitales, de mujeres y hombres, que no se encuentran protegidas por condones, los estudios demuestran que el uso de condones está relacionado con menores índices de cáncer de cuello uterino. Usa preservativos cada vez que tengas sexo vaginal, anal u oral.

¿Cómo puedo realizarme un examen de Papanicolaou gratuito o de bajo costo?

Los Pap están cubiertos según la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, la ley de atención médica que expiró en 2010. La mayoría de los planes de seguros ahora cubren los exámenes de Papanicolaou sin costo para ti.

Para obtener más información sobre otros servicios cubiertos por la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, visita HealthCare.gov.

¿Respondimos tus preguntas sobre los exámenes de Papanicolaou?

Para obtener más información acerca de los exámenes de Papanicolaou, llama a la línea de ayuda de OWH al 800-994-9662 o comunícate con las siguientes organizaciones: