7 maneras de controlar el estrés

El estrés ocurre cuando sientes que las exigencias que cargas sobre tus hombros, como el trabajo, la escuela o las relaciones, sobrepasan tus capacidades de lidiar con ellas. Puede ser una reacción a una situación breve, como estar atascada en el tránsito o llegar tarde a una cita, o puede ser de larga duración si estás lidiando con problemas monetarios o en las relaciones, la muerte de un ser querido u otras situaciones graves. Si bien un poco de estrés puede ser benéfico, como el estrés que te motiva a estudiar para un examen o tener un buen rendimiento en un evento deportivo, el estrés sin tratar a largo plazo se relaciona con preocupaciones de salud graves, como depresión, enfermedad cardíaca, obesidad y un sistema inmunológico debilitado.

Mujer estresada con las manos cubriéndose el rostroDesde 2007, la encuesta anual Estrés en los Estados Unidos de la American Psychological Association ha arrojado que las mujeres reportan consistentemente mayores niveles de estrés que los hombres. No sabemos si se debe a que las mujeres suelen tener más exigencias sobre ellas que los hombres, tales como asumir más responsabilidades familiares, o a que las mujeres experimentan el estrés de forma diferente. Sin embargo, está claro que si no encontramos mejores maneras de controlar nuestro estrés, el estrés crónico puede tener consecuencias físicas y emocionales. 

El estrés puede generar síntomas como irritabilidad, problemas para dormir, cambios en el apetito, cefaleas, dolores de estómago, problemas intestinales, nerviosismo, preocupación excesiva y tristeza o depresión. El estrés puede impactar de forma negativa en la capacidad de una mujer de quedar embarazada, en la salud de su embarazo y en su adaptación después del parto. También puede afectar la menstruación y el deseo sexual, y podría empeorar los síntomas premenstruales.

Para las mujeres que lidian con muchas responsabilidades, puede parecer difícil encontrar tiempo para manejar el estrés de la forma adecuada. Las personas con altos niveles de estrés pueden intentar manejar el estrés de formas poco saludables, como comer excesivamente o muy poco, beber alcohol o merodear por la casa sin hacer nada. La buena noticia es que existen maneras efectivas de manejar el estrés. Existen siete maneras inteligentes para ayudarte a lidiar con el estrés: 

  1. Identifica los factores que te provocan estrés. Utiliza un diario para identificar qué situaciones te generan mayor estrés y cómo respondes a ellas. Registra tus pensamientos, sentimientos e información sobre tu entorno, inclusive las personas y circunstancias involucradas, el espacio físico y tu reacción. Tomar notas puede ayudarte a encontrar patrones entre los factores que te provocan estrés y tus reacciones a ellos para que puedas desarrollar un plan para controlar tu estrés.
  2. Establece límites. Realiza una lista con los proyectos y compromisos que te están haciendo sentir abrumada. Identifica qué compromisos son prioritarios y reduce todo aquello que no sea esencial. Evita aceptar más compromisos hasta que sientas que tu estrés está bajo control. Establecer límites sobre las obligaciones no esenciales es importante para disminuir el estrés crónico.
  3. Acude a tu sistema de apoyo. Acércate a tu familia o amigos. Es posible que tu familia o amigos hayan pasado por desafíos similares y tengas ideas y perspectivas útiles. No necesitas enfrentar sola las circunstancias desafiantes de la vida. De hecho, el apoyo de tu familia y amigos puede ayudarte a cuidar mejor de ti misma.
  4. Comprométete con tu salud. Haz lo que puedas para mejorar tu salud y tener la energía y fuerza suficientes para enfrentar tus desafíos. Un pequeño paso, como reducir los refrigerios excesivos, puede tener un efecto positivo. De manera similar, una caminata rápida u otra actividad aeróbica puede aumentar tus niveles de energía y de concentración y disminuir los sentimientos de ansiedad. La actividad física aumenta la producción de endorfinas del bienestar y disminuye la producción de las hormonas del estrés.
  5. Controla tus dispositivos. Las personas que consultan constantemente su email o redes sociales suelen manifestar más estrés. Date un recreo los fines de semana o en las tardes. Apaga tu teléfono antes de acostarte a dormir.
  6. Mejora tu calidad de sueño. Las mujeres que tienen estrés crónico suelen sufrir por la falta de sueño adecuado y, en algunos casos, el insomnio inducido por el estrés. Comienza a relajarte una hora o dos antes de acostarte a dormir o participa de actividades relajantes, como escuchar música tranquila, leer un buen libro o practicar técnicas de relajación como la meditación.
  7. Busca ayuda adicional. Si sigues sintiéndote abrumada o tienes problemas para lidiar con tu rutina diaria, busca ayuda de un profesional de salud mental con licencia, como un psicólogo. Los psicólogos están capacitados para ayudarte a desarrollar estrategias para manejar el estrés de forma efectiva y realizar cambios para mejorar tu salud general.

Espero que estos consejos te ayuden a manejar el estrés, dado que lidiar con el estrés de forma efectiva es una parte importante de nuestra salud general.

Las afirmaciones y las opiniones que aparecen en esta entrada de blog pertenecen a su autor y no necesariamente representan las opiniones de la Oficina para la Salud de la Mujer del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.