Saltar al contenido principal
Bandera de los EE. UU.

Un sitio web oficial del gobierno de los Estados Unidos

Cómo las mujeres de entre 15 y 44 años pueden tomar medidas simples y económicas para reducir la presión arterial

26 de febrero de 2021

La hipertensión relacionada con el embarazo puede tener efectos que cambian la vida de las madres y los bebés, y es por eso que la Oficina para la Salud de la Mujer (OWH) sigue comprometida con mejorar el control de la presión arterial en las mujeres en edad reproductiva.

La presión arterial alta, o hipertensión, es un problema de salud que las mujeres en edad reproductiva enfrentan ahora más que nunca. Una nueva investigación muestra que las tasas de hipertensión antes del embarazo casi se duplicaron entre 2007 y 2018. El aumento observado se produjo en todo el espectro, en mujeres de 15 a 44 años que viven en áreas rurales y urbanas.

La buena noticia: las mujeres en edad reproductiva pueden comenzar a tomar medidas, a menudo simples y económicas, para reducir y controlar la presión arterial, mejorando así su propia salud y la salud de sus futuros hijos.

Por ejemplo, aunque uno puede estar acostumbrado a ver a mujeres mayores tomando aspirina, una versión en dosis baja también puede beneficiar a algunas mujeres más jóvenes. Desde 2014, la Fuerza de Tareas de Servicios Preventivos de los Estados Unidos (USPSTF, por sus siglas en inglés). recomienda el uso de aspirina en dosis bajas (81 mg /d) como medicamento preventivo en mujeres que tienen 12 o más semanas de embarazo y en alto riesgo de preeclampsia, que es la hipertensión relacionada con el embarazo. La USPSTF está actualmente revisando las últimas investigaciones para determinar si su guía prenatal sobre aspirina debe actualizarse.

Otra forma de disminuir el riesgo de preeclampsia: aumentar la actividad física. Para poner en marcha tu rutina, consulta el Planificador de actividades Move Your Way actualizado con nuevo contenido desarrollado por la OWH y la Oficina de Prevención de Enfermedades y Promoción de la Salud (ODPHP, por sus siglas en inglés) para mujeres embarazadas o en periodo de posparto.

Si tú o alguien que conoces tiene un alto riesgo de preeclampsia, habla con un médico sobre lo que puedes hacer para reducir tu presión arterial. Saber cómo comunicar tus síntomas a tu médico puede ser la diferencia entre la vida y la muerte, dice Kim Smith, quien sobrevivió a una forma grave de preeclampsia conocida como síndrome de HELLP.

En una tranquila y calma noche de domingo hace nueve años, Smith de repente se puso muy enferma con un dolor fuerte en la parte superior derecha de su vientre. Tenía 5 meses de embarazo, por lo que ella y su esposo corrieron a la sala de emergencias local. Cuando llegaron, el primer ultrasonido reveló que los latidos del corazón de su hija eran débiles y, en el segundo ultrasonido, ya no había.

“What I didn’t understand at the time was that I wasn’t out of the woods yet,” Smith recalls. “You see my blood pressure was peaking at 200 over 100, I could’ve had a stroke.”

Durante las semanas posteriores a la pérdida del bebé, Smith regresó al hospital dos veces con hipertensión. Al trabajar con sus médicos para mejorar la salud de su corazón, reduciendo el estrés en el trabajo, mejorando su dieta y tomando aspirina "para bebés" en dosis bajas, redujo su presión arterial a la de una adolescente. Un año después, Smith estaba embarazada del mayor de sus tres hijos saludables.

Hoy, como defensora y presidenta de la junta directiva de la Preeclampsia Foundation, Smith dice: "Quiero que las mujeres conozcan mi historia, pero que no tiene por qué ser de ellas. Mi objetivo no es sembrar  miedo, sino empoderarlas".

Durante el Mes del Corazón, las palabras de Smith nos recuerdan que la mayoría de las muertes relacionadas con el embarazo son evitables. Aunque es posible que no comprendamos completamente qué está provocando que más mujeres sufran de hipertensión, no significa que no podamos combatir el repunte. Con ese fin, nuestra oficina lanzó recientemente un concurso de premios nacionales para identificar programas que brinden monitoreo y seguimiento efectivos para pacientes con hipertensión. El objetivo: ampliar y replicar programas exitosos para impactar positivamente a las mujeres embarazadas y en periodo de posparto.

Mientras este esfuerzo nacional está en marcha, recuerda los sencillos pasos que cada uno de nosotros puede tomar hoy sin importar la edad. Podemos tomar nota para hablar con nuestros médicos sobre el control de la presión arterial; puede ser una conversación que evite una complicación de salud que cambie la vida.