La salud de la mujer en primer plano

Corinna Dan

Hepatitis C: preguntas y respuestas con un experto

31 de julio de 2018

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, se estima que 3.5 millones de personas en los Estados Unidos tienen hepatitis C. ¿Qué es exactamente y por qué deberías preocuparte por la hepatitis C? Para explicarlo tenemos a Corinna Dan,  Asesora política sobre la hepatitis viral en la Política de la Oficina de VIH / SIDA y Enfermedades Infecciosas. Lee la entrevista de Corinna para conocer cómo puedes contraer hepatitis C y si algunas mujeres tienen mayor riesgo.

Expandir todo
|
Cerrar todo

¿Qué es la hepatitis viral?

La hepatitis viral es un grupo de virus que afecta al hígado. En los Estados Unidos, las hepatitis A, B y C son los tipos más comunes de hepatitis virales. Estos virus pueden causar enfermedades leves a graves, siendo la más grave la falla hepática y la muerte.

¿Por qué es única la hepatitis C?

La hepatitis C es única por dos razones: es el tipo más común de hepatitis viral en los Estados Unidos, y es una de las únicas infecciones virales crónicas o duraderas que se pueden curar.

¿Cuál es la diferencia entre una infección aguda y una crónica?

Una infección aguda es de corto plazo, lo que significa que dura menos de 6 meses. La hepatitis C siempre comienza como una infección aguda, pero el 75 al 85 % de las infecciones agudas se vuelven crónicas, lo que significa que la infección puede durar de por vida. Si la hepatitis C no se trata, puede ocasionar problemas de salud graves. Estos problemas incluyen daño hepático, cirrosis (cicatrices en el hígado), cáncer de hígado e incluso muerte. La buena noticia es que los nuevos tratamientos pueden curar a la mayoría de las personas con hepatitis C.

¿Cómo se contagia la hepatitis C?

La hepatitis C se suele propagar a través de la exposición de la sangre de una persona infectada. En la actualidad, la forma más común de contraer hepatitis C es compartir agujas y otro equipamiento utilizado para inyectarse drogas.

Antes de 1992, muchas personas que recibían transfusiones de sangre contraían hepatitis C; sin embargo, ahora no es tan común porque la sangre donada se evalúa para detectar la presencia de hepatitis. Si bien es menos común, la hepatitis C también se puede contagiar durante el sexo sin protección o de una madre a su bebé en el momento del parto. No existen pruebas de que la hepatitis C se pueda contagiar a través de la lactancia materna.

¿Algunas mujeres tienen más riesgo de padecer hepatitis C?

Sí. Dos grupos de mujeres tienen mayor riesgo de padecer hepatitis C.  Las "baby boomers", mujeres nacidas entre 1945 y 1965, tienen la mayor tasa de infección crónica. Las "millennial", mujeres nacidas entre aproximadamente 1980 y 2000, tienen la mayor tasa de una nueva infección. Las baby boomers solían estar expuestas a la hepatitis C durante las transfusiones de sangre o procedimientos médicos antes de que se establecieran los estándares de seguridad actuales. Al parecer, las millennials han aumentado la exposición a la hepatitis C debido a la utilización de drogas inyectables.

¿Cón qué frecuencia las mujeres deben hacerse pruebas de detección de la hepatitis C?

Depende. La mayoría de las baby boomers solo deben hacerse la prueba una vez para la hepatitis C. Sin embargo, todas las mujeres que tienen un riesgo continuo, como las que utilizan drogas inyectables con continuidad, deben realizarse la prueba de la hepatitis C lo más pronto posible o bien cada 6 a 12 meses para asegurarse de obtener cuidados y tratamiento si tienen la infección.

¿Cómo se trata la hepatitis C?

Los nuevos tratamientos para la hepatitis C curan a más del 90% de las personas. Estas píldoras orales atacan específicamente al virus y se denominan agentes de acción directa (DAA, por sus siglas en inglés). Los DAA consisten en una o más píldoras que se toman todos los días durante 8 a 12 semanas y tienen algunos efectos secundarios.

¿Qué deseas que sepan las mujeres sobre la hepatitis C?

La hepatitis C es curable, pero muy pocas personas saben que la tienen. Es importante realizarse las pruebas porque puedes evitar una enfermedad grave en el futuro y prevenir la transmisión a otros. Puedes realizar la evaluación de riesgos de los CDC, conocer tus riesgos y preguntarle a tu médico sobre las pruebas de detección o bien encontrar un centro de salud o un lugar donde hacerte la prueba cerca tuyo.

¿Cuál es tu consejo para las mujeres que viven con una infección crónica?

Con los nuevos tratamientos para la hepatitis C, ¡se recomienda que casi todas las personas con hepatitis C crónica sean tratadas y curadas! Pregúntale a tu médico sobre el tratamiento. Muchos médicos no conocen los nuevos tratamiento, por lo que no tomes un "no" como una respuesta final. Muchos proveedores están tratando a más pacientes por la hepatitis C, y más seguros están cubriendo los tratamientos, por lo que, si ya has preguntado, ¡no temas hacerlo de nuevo!

Conoce más sobre la hepatitis C y los otros tipos comunes de hepatitis viral.

Las afirmaciones y las opiniones que aparecen en esta entrada de blog pertenecen a su autor y no necesariamente representan las opiniones de la Oficina para la Salud de la Mujer del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.