La salud de la mujer en primer plano

Lauren Sogor

Una entrevista sobre la lactancia materna: Lauren Sogor

01 de agosto de 2017

Una de las primeras decisiones que deben tomar las mamás es cómo alimentarán a sus bebés. Para el Mes Nacional de la Lactancia Materna, entrevistamos a una mamá que decidió amamantar. Lauren Sogor es mamá de una niña de 10 meses. Desde los momentos de júbilo hasta los más difíciles, cuenta su experiencia con la lactancia materna y brinda consejos para utilizar un extractor de leche en el trabajo.

Lauren Sogor trabaja en el sector de comunicaciones de políticas de salud y vive en Virginia con su marido, su hija de 10 meses, dos perros revoltosos y un gato.

Expandir todo
|
Cerrar todo

¿Nos quieres contar sobre tu decisión de amamantar?

Supe que quería amamantar desde el principio porque conozco los beneficios emocionales y para la salud de la lactancia materna para el bebé y para mí. Además, ¡es gratis! Pero también me dí espacio para cambiar de decisión si era evidente que no iba a poder amamantar por algún motivo.

¿Cuál es tu meta de lactancia materna?

Quiero intentar amamantar de manera exclusiva durante un año (mi hija tiene casi 10 meses), pero estoy dispuesta a continuar en tanto mi bebé esté interesada y yo tenga suficiente leche.

¿Has tomado alguna medida para prepararte para amamantar antes de tener a tu hija?

Sí, tomé una clase de lactancia materna con mi marido para tener una mejor idea de qué esperar y qué suministros necesitaría. Encontré una clase útil en términos de entender los aspectos básicos y ayudar a mi marido a ponerse al día. Sin embargo, a decir verdad no siento que me haya preparado para el malestar inicial de la lactancia materna tanto como hubiese querido.

¿Cuál ha sido la parte más difícil de la lactancia materna y cómo lo manejaste o lo manejas?

Al comienzo, la lactancia materna fue muy difícil y dolorosa y me causó un grado de ansiedad tal que no esperaba. Mi bebé tiene el paladar alto y no se agarraba bien y al principio no podía succionar suficiente leche, así que tuve que complementar con leche extraída durante las primeras semanas. Fue difícil física y mentalmente, en especial con pocas horas de sueño y en un estado débil (mi trabajo de parto duró 35 horas y perdí mucha sangre durante el parto). La manera en que manejé este problema fue seguir intentando y tener fe de que se volvería más fácil, como todo el mundo me dijo que pasaría. También busqué ayuda. Contraté a un consultor de lactancia que vino a nuestra casa dos veces y me uní al grupo de Facebook "La Leche League" para recibir ayuda y palabras de aliento. Tardé tres meses en sentirme segura con la lactancia materna y que lo estaba haciendo bien y seis meses en tomarle la mano y dejar de sentir dolor por completo.

¿Te sorprendió algo de la lactancia materna?

Me sorprendió lo difícil que fue al principio y cuánto duró esa etapa. Por otro lado, cuánto lo disfruto y cuánto significa para mí fue una agradable sorpresa. No esperaba darle tanta importancia a mantener la relación de lactancia materna como lo hice y lo hago, y no tenía idea del fuerte vínculo que se generaría con mi hija como resultado de la lactancia materna. Es realmente increíble y especial, particularmente cuando reflexiono sobre cómo la mantuve viva y creció sana gracias a mi cuerpo.

¿Cómo te ayudó tu pareja o familia con la lactancia materna?

Mi marido me apoyó incondicionalmente en mi decisión de amamantar y me ayudó a pasar los momentos difíciles cuando realmente pensaba que no podía más. Al mismo tiempo, siempre me dijo que todo estaría bien si no podía continuar e iba a apoyar cualquier decisión que tomara, que fue realmente de mucha ayuda y me hizo sentir más capaz y dispuesta a continuar y enfrentar las dificultades.

¿Cómo ha sido usar el extractor de leche en el trabajo?

Para mí ha sido fácil porque tengo un empleador muy comprensivo que me permite usar el extractor en mi escritorio mientras trabajo. Un recurso que me ha servido mucho fue programar recordatorios de calendario para las sesiones de extracción de leche durante todo el día. Cuando las reuniones que desean programar mis colegas coinciden con esas pausas, puedo proteger mi momento de extracción y mantener el ritmo. Otro recurso útil para mí fue obtener un paquete de baterías para mi extractor eléctrico, así puedo extraer leche en el auto mientras conduzco hacia o desde el trabajo.

¿Tienes algún consejo para otras mujeres que desean continuar con la lactancia materna pero necesitan regresar al trabajo?

Les diría que hablen con su empleador y elaboren un plan que funcione para ambos. Es posible que puedas asistir a algunas reuniones por teléfono desde el final del pasillo, así puedes usar el extractor según lo programado, o si tienes puertas de vidrio en la oficina, intenta colgar una cortina o colocar papel en la ventana. La mayoría de los empleadores deben proporcionar una lugar privado para el uso del extractor que no debe ser un baño, así que asegúrate de hacerles saber que continuar con la lactancia materna después de la licencia por maternidad es importante para ti.

¿Deseas compartir algo más con las mamás que están amamantando o las futuras mamás?

Debes saber que va a ser difícil, pero puedes lograrlo. Ten paciencia contigo misma Y con tu bebé. Si bien la lactancia materna es algo natural, no siempre sale de manera natural. Pueden pasar semanas o incluso meses hasta que tú y tu bebé le agarren la mano. Busca ayuda si la necesitas. Existen millones de mamás que han pasado por esto y quieren compartir sus estrategias para superar las dificultades. Para mí, el dolor y malestar inicial al final ha valido la pena y estoy MUY orgullosa de cuánto hemos logrado, pero no podría haber sido posible sin la ayuda de otras personas. Mamá, ¡tú puedes!

Las afirmaciones y las opiniones que aparecen en esta publicación pertenecen a su autor y no necesariamente representan las opiniones de la Oficina para la Salud de la Mujer del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.