Cómo lograr que se prenda bien

Lograr que tu bebé "se prenda" bien al pecho puede llevar algo de práctica. Puedes probar diferentes posiciones para amamantar para ayudar a que tu bebé se prenda bien. Conoce los signos que indican que el bebé se prendió bien.

Expandir todo
|
Cerrar todo

¿Cómo puedo ayudar a que mi bebé se prenda bien al pecho mientras aprende a amamantar?

Los pasos a continuación pueden ayudar a tu recién nacido a prenderse bien al pecho para comenzar a succionar cuando esté listo. Dejar que el bebé comience el proceso de búsqueda del seno puede liberarte de cierta presión y mantener al bebé tranquilo y relajado. Esta estrategia para aprender a amamantar implica un proceso más relajado, iniciado por el bebé. A veces llamada alimentación biológica, lactancia materna relajada o iniciada por el bebé, este estilo de lactancia le permite al bebé iniciar el proceso y seguir sus instintos de succión.

Ten en cuenta que no hay una manera única de empezar a amamantar. Siempre y cuando el bebé esté bien prendido al pecho, cómo lo logras depende de ti.

  • Crea primero un ambiente tranquilo. Reclínate sobre almohadas u otra superficie cómoda. Quédense en un lugar donde puedan estar relajados y tranquilos.
  • Sostén al bebé de modo de mantener el contacto piel con piel. Sostén al bebé, vestido solamente con un pañal, contra tu pecho desnudo. Sostenlo en posición vertical entre tus senos y simplemente disfruta de tu bebé por un momento, sin pensar en la lactancia todavía.
  • Deja que tu bebé tome la iniciativa. Si tu hijo no tiene hambre, permanecerá acurrucado contra tu pecho. Si tiene hambre, moverá la cabeza contra ti, tratará de establecer un contacto visual y no se quedará quieto. Aprende cómo reconocer las señales de hambre tu bebé.
  • Ayuda a tu hijo, pero no lo obligues a prenderse al pecho. Sostenle la cabeza y los hombros mientras busca el seno. Evita la tentación de ayudarlo a prenderse al pecho.
  • Deja que tu seno cuelgue de forma natural. Cuando la barbilla de tu bebé toca tu pecho, la presión firme hace que abra bien la boca y alcance el pezón. Si presiona su barbilla en el pecho y abre la boca, logrará prenderse bien al pecho. Ten en cuenta que tu bebé puede respirar en el pecho. Las fosas nasales se abren para permitir el ingreso del aire.

Si probaste la técnica de la "lactancia iniciada por el bebé" y tu bebé sigue teniendo problemas para mantenerse prendido al pecho, prueba estos consejos:

  • Roza los labios del bebé con tu pezón para motivarlo a que abra bien la boca.
  • Acerca al bebé de manera que la barbilla y la mandíbula inferior toquen tu seno.
  • Observa el labio inferior del bebé y aléjalo de la base del pezón tanto como sea posible para que el bebé tome con su boca una gran parte del seno.

Una ilustración de la técnica de la "lactancia iniciada por el bebé" descrita más arriba.

¿Cuáles son los signos que indican que el bebé se prende bien al pecho?

Los signos que indican que el bebé se prende bien al pecho son los siguientes:

  • Mientras el bebé succiona, te sientes cómoda y no sientes dolor ni pellizcos.
  • El pecho de tu bebé reposa contra tu cuerpo. El bebé no tiene que girar la cabeza mientras se alimenta.
  • Observas una pequeña parte o nada de la areola (la piel más oscura alrededor del pezón), dependiendo del tamaño de tu areola y del tamaño de la boca de tu bebé.
  • Cuando tu bebé esté bien ubicado, una buena porción de tu seno ocupará su boca.
  • El pecho tapa la lengua del bebe, por lo que es posible que no la veas.
  • Puedes ver u oír cuando el bebé traga. Algunos bebés tragan tan silenciosamente que una pausa en su respiración puede ser lo único que indique que está tragando.
  • Observas que las orejas del bebé se mueven ligeramente.
  • Los labios de tu bebé quedan hacia afuera como los labios de los peces, no hacia adentro. Es posible que ni siquiera puedas ver el labio inferior del bebé.
  • La barbilla del bebé toca tu pecho.

¿Cuáles son los problemas habituales para prenderse al pecho?

A continuación, te presentamos algunos inconvenientes para que el bebé se prenda al pecho y te explicamos cómo solucionarlos:

  • Sientes dolor. Muchas madres sienten que sus senos están sensibles cuando empiezan con la lactancia materna. Una madre y su bebé necesitan tiempo para encontrar posiciones de lactancia cómodas para que el niño pueda prenderse bien al pecho. Si te lastimas al amamantar, es posible que el bebé esté succionando solo el pezón, y no la areola (la piel más oscura alrededor del pezón).

    Coloca un dedo limpio en la comisura de su boca para interrumpir suavemente su succión. Luego intenta que el bebé se prenda al pecho de nuevo. Para averiguar si tu bebé está chupando solo el pezón, observa la apariencia del pezón cuando sale de la boca del bebé. Tu pezón no debe lucir plano o comprimido. Debe lucir redondeado y alargado o de la misma forma que tenía antes de lactar.

    Obtén respuestas a las preguntas frecuentes sobre la lactancia materna y el dolor.

  • Tú o el bebé se sienten frustrados. Toma un breve descanso y sostén al bebé en una posición vertical. Trata de sostener a tu bebé entre tus senos con su piel contra la tuya (lo que se denomina contacto piel a piel). Háblale o cántale, o acércale uno de tus dedos para que succione y se sienta más cómodo. Espera un poco para volver a amantarlo.
  • El bebé tiene una succión débil, o genera movimientos de succión pequeños. Es posible que no pueda prenderse al pecho lo suficientemente bien como para succionar la leche de tu seno. Coloca un dedo limpio en la comisura de su boca para interrumpir suavemente su succión. Intenta que se prenda al pecho de nuevo. Habla con un consultor en lactancia o pediatra para saber si tu bebé está recibiendo suficiente leche. Pero no te preocupes. Las dificultades para succionar casi nunca están relacionadas con un problema de salud.
  • Es posible que tu bebé tenga la "lengua anclada". Los bebés con frenillo lingual corto o estrecho (la porción de tejido que une la lengua al suelo de la boca) se describen como niños con la "lengua anclada". El término médico es anquiloglosia. Estos bebés a menudo tienen dificultades para alimentarse. Pueden tener dificultad para extender la lengua más allá de su línea de encías inferiores o para agarrar de manera adecuada el pecho. Esto puede causar un aumento de peso lento en el bebé y dolor en el pezón de la madre. Si crees que tu bebé puede tener la lengua anclada, consulta al médico.

¿Cuáles son algunas de las posiciones de lactancia habituales?

Algunas madres manifiestan que las siguientes posiciones son maneras útiles de sentirse cómodas y sostener a sus bebés durante la lactancia materna. También puedes usar almohadas debajo de los brazos, los codos, el cuello o la espalda para sentirte más cómoda y tener una mejor postura. Sigue probando diferentes posiciones hasta que te sientas cómoda. Lo que funciona para una sesión de lactancia materna puede no funcionar para la próxima.

Posición invertida o de "balón de fútbol americano": útil si tuviste una cesárea o si tienes senos grandes, pezones planos o invertidos, o un gran reflejo de bajada de la leche. Esta posición también es útil para los bebés a los que les gusta estar en una posición más vertical cuando se alimentan. Sostén al bebé a tu lado recostado sobre su espalda y con su cabeza a la altura de tu pezón. Sostén la cabeza del bebé con la palma de tu mano en la base de su cabeza.

Posición transversal o de cuna cruzada: útil para bebés prematuros o bebés con una succión débil, ya que esta posición permite sostener mejor la cabeza y puede ayudar al bebé a mantenerse prendido al pecho. Sostén al bebé sobre el lado opuesto al del seno que estás usando para amamantar. Sostén la cabeza de tu bebé desde la base de su cuello con la palma de tu mano.

Posición de cuna: una posición fácil y común que es cómoda para la mayoría de las madres y bebés. Apoya la cabeza del bebé en tu antebrazo y su cuerpo orientado hacia el tuyo.

Posición acostada (posición ventral para el bebé): una técnica más relajada y centrada en la iniciativa del bebé. Recuéstate sobre una almohada. Acuesta al bebé contra tu cuerpo con su cabeza justo encima y entre tus senos. La gravedad y el instinto para amamantar guiarán al bebé hacia tu seno. Mientras lo busca, sostén su cabeza y sus hombros, pero no lo fuerces a prenderse.

Posición acostada de lado: es útil si tuviste una cesárea, pero también te permite descansar mientras amamantas al bebé. Recuéstate de lado con el bebé frente a ti. Acerca al bebé para quede ubicado contra tu cuerpo.

Ilustraciones de las posiciones de lactancia materna descritas anteriormente.

¿Respondimos tus preguntas sobre cómo lograr que el bebé se prenda bien al pecho?

Para obtener más información acerca de cómo lograr que el bebé se prenda bien al pecho o para conocer las posiciones de lactancia materna, llama a la línea de ayuda de OWH al 1-800-994-9662 o consulta los siguientes recursos de otras organizaciones: