Producción de leche materna

Mujer sosteniendo un biberón de leche materna

Tus senos producen leche en respuesta a la succión de tu bebé. Cuanto más amamantes a tu bebé, más leche producirán tus senos. Conocer cómo producen leche tus senos te puede ayudar a comprender el proceso de lactancia.

Expandir todo
|
Cerrar todo

¿Cómo se produce la leche materna?

A menudo, los senos se vuelven más grandes y más sensibles durante el embarazo. Esto es señal de que los alvéolos, las células que producen la leche materna, se están preparando para trabajar. Algunas mujeres no sienten estos cambios en sus senos. Otras mujeres suelen sentirlos cuando nace el bebé.

Los alvéolos producen leche en respuesta a la hormona prolactina. Los niveles de prolactina aumentan cuando el bebé succiona. Los niveles de otra hormona, la oxitocina, también aumentan cuando el bebé succiona. Esto hace que los músculos pequeños del seno se contraigan y trasladen la leche por los conductos. Este movimiento de la leche se denomina "reflejo de bajada de la leche". Aprende más sobre el reflejo de bajada.

La liberación de prolactina y oxitocina puede hacerte sentir una fuerte necesidad de estar con tu bebé.

¿Cómo sé si produciré suficiente cantidad de leche materna?

A muchas madres les preocupa si producirán la suficiente cantidad de leche para alimentar a sus bebés. Algunas mujeres piensan que el tamaño pequeño de sus senos les dificultará alimentar a sus bebés con suficiente leche. Pero las mujeres de todos los tamaños pueden producir la cantidad de leche necesaria para sus bebés. Cuanto más amamante tu bebé, más leche producirán tus senos.

El peso de tu bebé debería duplicarse en los primeros meses. Debido a que el estómago de los bebés es pequeño, ellos necesitan alimentarse muchas veces para crecer y estar saludables. Para saber si tu bebé recibe suficiente leche, observa la cantidad de pañales que moja en un día y si está subiendo de peso.

Si crees que tienes o tendrás poca producción de leche, habla con tu consultor en lactancia. Visita la sección Buscar apoyo e información para saber qué otros tipos de profesionales de la salud pueden ayudarte.

¿Mi leche materna cambia a medida que mi bebé crece?

Sí. Tu leche materna se modifica los días posteriores al nacimiento y sigue cambiando a medida que tu bebé crece. Aprende qué ocurrirá con tu leche, con tu bebé y contigo en las primeras semanas.

Nacimiento

Leche: tu cuerpo produce calostro (una leche rica en nutrientes, espesa y de color amarillento) en pocas cantidades. Le aporta a tu bebé protección temprana contra enfermedades.

Cuerpo: probablemente tu bebé esté despierto la primera hora después de su nacimiento. Es un buen momento para amamantarlo.

Tú (mamá): deja que tu bebé inicie el proceso de buscar tu pezón. Esta forma de lactancia iniciada por el bebé lo ayuda a prenderse bien.

Primeras 12 a 24 horas

Leche: tu bebé tomará alrededor de 1 cucharadita de calostro cada vez que se alimente. Quizá no veas el calostro, pero tiene lo que tu bebé necesita y en la cantidad justa.

Bebé: es normal que el bebé duerma mucho. ¡El trabajo de parto y el parto son extenuantes! A algunos bebés les gusta acurrucarse y quizá estén demasiado cansados al principio para lactar. Las sesiones de alimentación pueden ser cortas y desorganizadas.

Tú (mamá): tu cuerpo aún está produciendo el calostro. Aprovecha la necesidad instintiva de tu bebé de succionar y alimentarse cada vez que se despierta, cada dos horas, para ayudar a que tu leche baje más rápido.

Los siguientes 3 a 5 días

Leche: tu leche madura (blanca) reemplaza al calostro. Al principio es normal que la leche madura tenga un tinte amarillo o dorado.

Bebé: tu bebé comerá muchas veces, al menos 8 a 12 veces o más en 24 horas. Los bebés lactantes muy pequeños no tienen horarios para comer. Está bien si tu bebé come cada 2 a 3 horas durante varias horas y después duerme 3 a 4 horas. Las sesiones de alimentación pueden durar 15 a 20 minutos en cada seno. El ritmo de succión del bebé será lento y largo. Es posible que escuches el sonido del bebé al tragar.

Tú (mamá): tus senos pueden estar llenos y perder algo de leche. (Puedes usar protectores mamarios desechables o paños en el sostén para que absorban las pérdidas).

Primeras 4 a 6 semanas

Leche: continúa la leche blanca.

Bebé: bu bebé probablemente ya sepa amamantar y tenga un estómago más grande para tomar más leche. Amamantar puede requerir de menos tiempo y puede ser más espaciado.

Tú (mamá): tu cuerpo se acostumbra a la lactancia materna. Tus senos pueden estar más blandos y las pérdidas pueden disminuir.

¿Qué debo hacer si disminuye mi producción de leche?

Si no te sientes tan "llena" como te sucedió en las primeras semanas de la lactancia, es posible que pienses que no produces suficiente leche para tu bebé. Pero debes saber que la leche todavía está ahí y alimenta a tu bebé. Por lo general, después de unos meses de amamantar, tu cuerpo aprende a producir la cantidad de leche justa para tu bebé.

Además, tu bebé solo puede alimentarse durante períodos cortos, como cinco minutos en cada alimentación. Estas no son señales de una menor producción de leche. Tu cuerpo se adapta para satisfacer las necesidades de tu bebé, y tu bebé domina mejor la técnica para tomar leche. También es normal que tu bebé amamante más tiempo de cada seno, en cada sesión de lactancia.

¿Qué puede afectar mi producción de leche?

Puedes producir más o menos leche, de acuerdo a:

  • Cuán vacío queda el seno cada vez que amamantas. Un seno vacío significa mejor producción de leche.
  • La frecuencia con la que amamantas o te extraes leche. Cuanto más frecuente vacíes tus senos, más leche producirán.
  • La cantidad de leche que acumulen tus senos entre una sesión de alimentación y otra. Si tus senos contienen demasiada leche entre sesiones (porque tu bebé no los vacía), entonces producirán menos leche. Si tus senos se vacían, producirán más leche. Es común que un seno produzca más leche que el otro y es normal que los bebés prefieran un seno en vez del otro. Esto puede afectar la producción de leche en ese seno.

¿Cómo puedo producir más leche materna?

La mejor manera de producir más leche materna es amamantar con frecuencia y vaciar tus senos completamente en cada alimentación.

Al vaciar tus senos en cada alimentación, menos leche se acumulará.

Para vaciar mejor tus senos, sigue estos consejos:

  • Aplica masajes y compresión.
  • Ofrece a tu bebé ambos senos en cada sesión de lactancia.
  • Extráete leche después de amamantar si el bebé no vació tus senos. Tus senos se ablandarán al extraer la leche. Si el bebé vacía tus senos, puedes extraerte leche y aumentar la producción entre las sesiones de lactancia.

¿Qué es el reflejo de bajada de la leche mientras amamantas?

El reflejo de bajada de la leche (también llamado "bajada de la leche" o reflejo de eyección de la leche) sucede cuando tu bebé comienza a alimentarse. Los nervios en tus senos envían señales para liberar la leche en tus conductos de leche. La bajada ocurre de unos segundos a varios minutos después de que comienzas a amamantar a tu bebé. También sucede algunas veces durante la alimentación. Puedes sentir un hormigueo en tu seno o puedes sentirte un poco incómoda. También puedes no sentir nada.

La bajada de la leche también puede suceder en otros momentos, como cuando escuchas a tu bebé llorar o cuando estás pensando en tu bebé. Si tu leche baja en gran cantidad y esto molesta a tu bebé, trata de extraerte algo de leche a mano antes de empezar a amamantar.

Muchos factores afectan la bajada de la leche, incluidos la ansiedad, el dolor, la vergüenza, el estrés, el frío, demasiada cafeína, el tabaco, el alcohol y algunos medicamentos. Las madres que han tenido cirugía de seno pueden tener daños en los nervios que interfieren en la bajada de la leche.

¿Con qué frecuencia debo amamantar?

Debes amamantar lo antes posible después del parto. Luego, alimenta a tu bebé cada 2 a 3 horas por día para que puedas producir mucha leche. Esto significa que en los primeros días después del nacimiento, es probable que tu bebé necesite amamantar cada una o dos horas durante el día, y algunas veces por la noche.

Los bebés saludables desarrollan sus propios patrones de alimentación. Sigue las señales del bebé para saber cuándo es el momento de alimentarlo.

¿Cuánto tiempo debo amamantar a mi bebé en cada sesión?

No hay un límite establecido para las sesiones de lactancia. Pueden ser de 15 a 20 minutos por seno, o pueden ser periodos más largos o más cortos. Tu bebé te indicará cuando quedó satisfecho. Si te preocupa que tu bebé no esté recibiendo suficiente leche, habla con su pediatra. Usa nuestra tabla de alimentación (PDF, 110 KB) para anotar la frecuencia en que tu bebé quiere alimentarse.

¿Cómo sé si mi bebé está recibiendo suficiente leche?

Hay muchas señales que puedes observar para saber si tu bebé recibe suficiente leche.

  • La orina de tu bebé es clara o amarillo pálido (consulta el cuadro a continuación). La orina no es amarillo oscuro o anaranjada.
  • Tu bebé tiene suficientes deposiciones (consulta el cuadro a continuación).
  • Tu bebé pasa de períodos de sueño cortos a períodos de alerta y desvelos.
  • Tu bebé está satisfecho y contento después de alimentarse.
  • Tus senos pueden estar más blandos después de amamantar.

Desde el nacimiento hasta los 3 meses, por lo general, un bebé sube hasta 1 onza de peso por día. Ten en cuenta que muchos bebés pierden apenas un poco de peso en los primeros días después del nacimiento. El pediatra controlará el peso de tu bebé en tu primera consulta al médico después de salir del hospital. Asegúrate de visitar al médico de tu bebé para un control de tres a cinco días después del nacimiento y nuevamente cuando el bebé tenga de 2 a 3 semanas.

Para conocer más, mira el video ¿Mi bebé recibe suficiente leche? También, habla con tu médico si te preocupa que tu bebé no esté recibiendo suficiente leche materna.

Por lo general, ¿cuánto comen los bebés cuando amamantan?

El estómago de un recién nacido es muy pequeño, especialmente en los primeros días. Una vez que comienza la lactancia materna, los bebés de 1 a 6 meses que se alimentan exclusivamente con leche materna toman entre 19 y 30 onzas de leche por día.2 Si alimentas a tu bebé ocho veces al día, recibirá 3 onzas por sesión de lactancia. Pero cada bebé es diferente.

El estómago del recién nacido

Al nacer, el estómago del bebé puede digerir con comodidad lo que cabría en una avellana (unas 1 a 2 cucharaditas). Alrededor de los 10 días, el estómago del bebé crece como para contener aproximadamente 2 onzas, o lo que cabría en una nuez.

Imagen de una avellana al lado de una nuez.

Cantidad normal de pañales mojados y evacuaciones intestinales en la primera semana de vida del bebé (está bien si tu bebé tiene más): 1 día = 24 horas*

Edad del bebé Cantidad de pañales mojados Cantidad de evacuaciones intestinales Textura y color de las evacuaciones intestinales
Día 1 (primeras 24 horas después del nacimiento) 1-2 La primera evacuación intestinal ocurre normalmente dentro de las 8 horas después del nacimiento Espesa, alquitranada y negra
Día 2 2 3 Espesa, alquitranada y negra
Día 3 5-6 descartables,
6-8 de tela
3 Más blanda y de verdosa a amarilla (el color puede variar)
Día 4 6 3 Blanda, líquida y amarilla
Día 5 6 3 Blanda, granulosa y amarilla
Día 6 6 3 Blanda, granulosa y amarilla
Día 7 6 3 Blanda, granulosa y amarilla en más cantidad

Si estás usando pañales descartables, se puede dificultar saber si el pañal está mojado debido a su capacidad de absorción. Usa esta tabla como guía, pero consulta al pediatra si te preocupa que tu bebé no reciba suficiente leche materna.

*Fuente: Academia Americana de Pediatría

¿Cuánto tiempo debo amamantar a mi bebé?

La American Academy of Pediatrics (AAP) recomienda la lactancia materna como la única fuente de alimentación durante los primeros 6 meses de vida de tu bebé. La AAP también recomienda continuar amamantando (después de comenzar con el alimento sólido) más allá del primer año de tu bebé y durante el tiempo que tanto tú como tu bebé lo deseen.3 El momento más natural y sencillo para el destete es cuando el niño lo decide. Pero lo que sientas también es muy importante para decidir el momento del destete.

Tu decisión puede depender de varios factores, tales como el regreso al trabajo, tu salud o la del bebé, o la sensación de que es el momento adecuado.

¿Cuándo no debo amamantar?

Aunque es raro, tu médico puede aconsejarte que no amamantes si:

  • Tomas ciertos medicamentos, como medicamentos para la ansiedad o ciertos medicamentos para la migraña, que son peligrosos para tu bebé y puedes pasárselo en tu leche materna.
  • Tienes una enfermedad específica (como VIH o tuberculosis activa).
  • Recibes terapia de radiación, aunque algunos tratamientos implican solo una breve pausa en el período de lactancia.

Si tomas medicamentos o estás enferma, habla con tu médico antes de comenzar a amamantar. Los medicamentos que son seguros para ti durante el embarazo también pueden ser seguros mientras amamantas. Pero siempre debes consultar con tu médico antes de empezar a amamantar. Habla con el pediatra si tu bebé muestra signos de reacción a la leche materna, tales como diarrea, llanto excesivo o somnolencia.

¿Debo dejar de amamantar cuando estoy enferma?

Por lo general, puedes continuar amamantando a tu bebé cuando estás enferma y si tu bebé está enfermo. Si necesitas descansar puedes usar el extractor de leche o extraerte a mano para que otra persona alimente al bebé. Pero si tienes gripe, incluida la gripe H1N1 (también llamada gripe porcina), no te acerques al bebé ni lo toques para no contagiarlo. Pide a alguien que no esté enfermo que alimente a tu bebé con la leche extraída.

¿Respondimos tus preguntas acerca de la leche materna o la alimentación de tu bebé?

Para obtener más información sobre la leche materna o la alimentación de tu bebé, llama a la línea de ayuda de OWH al 800-994-9662 o consulta los siguientes recursos de otras organizaciones:

Fuentes

  1. American Academy of Pediatrics (AAP). (2011). SMSL y otras muertes infantiles relacionadas con el sueño: ampliación de las recomendaciones para un entorno de descanso infantil seguro (versión en inglés). Pediatría; 128(5): 1030-1039.
  2. Kent, J.C., Mitoulas, L.R., Cregan, M.D., Ramsay, D.T., Doherty, D.A., Hartmann, P.E. (2006). Cantidad y frecuencia de amamantamientos y contenido graso de la leche materna a lo largo del día (versión en inglés) Pediatría; 117(3): e387-e395.
  3. AAP. (2012). Lactancia materna y el uso de la leche humana (versión en inglés). Pediatría; 129(3): e827e841.