Alergias alimentarias

Alrededor del 4 % de los adultos y hasta el 8 % de los niños tienen alguna reacción a los alimentos.1 Con el aumento de las alergias alimentarias en los niños,2 es probable que algunas mujeres embarazadas o en período de lactancia sientan preocupación acerca de comer ciertos tipos de alimentos.

Expandir todo
|
Cerrar todo

¿Qué son las alergias alimentarias?

En una alergia alimentaria, el sistema de defensas de tu cuerpo, llamado sistema inmunitario, reacciona a ciertos alimentos o ingredientes como si fueran algo dañino.

¿Qué alimentos suelen provocar reacciones alérgicas?

Los alimentos que suelen provocar más frecuentemente las reacciones alérgicas en adultos son los mismos en mujeres y en hombres. Incluyen:

  • Mariscos, como camarones, cangrejos, langostas y langostas de agua dulce
  • Maní
  • Frutos secos, como las nueces, castañas de cajú y nueces de pecán
  • Pescados, como salmón
  • Leche
  • Huevos
  • Trigo
  • Porotos de soja

¿Cuáles son los síntomas de una alergia alimentaria?

Los síntomas de una reacción alérgica a un alimento suelen aparecer a los pocos minutos y hasta una hora después de ingerir el alimento. Es posible que primero sientas picazón en la boca cuando comiences a ingerir ese alimento.

Otros síntomas incluyen:

  • Picazón y congestión nasal
  • Estornudos
  • Ojos llorosos e irritados
  • Hinchazón de los labios, cara, lengua, garganta u otras partes del cuerpo
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Calambres estomacales
  • Enrojecimiento y picazón de la piel, o sarpullido

Si tienes síntomas de alergia alimentaria poco después de comer, consulta con tu médico o enfermera. De ser posible, consulta con tu médico cuando suceda la reacción alérgica.

¿Las alergias alimentarias pueden poner en peligro la vida?

Es posible. Para algunas personas, una reacción alérgica alimentaria es incómoda pero no peligrosa. Sin embargo, para otros, una reacción alérgica a un alimento puede causar la muerte. Una reacción potencialmente mortal causada por una alergia se denomina anafilaxis.

Para estas personas, incluso una exposición mínima, como comer un alimento o incluso tocar a una persona que lo está comiendo, puede ser peligrosa. Si tienes reacciones anafilácticas a ciertos alimentos, tu médico puede darte una receta para epinefrina. inyectable. Tendrás que llevar este medicamento contigo siempre para poder inyectártelo, o que otra persona lo haga por ti, en caso de emergencia.

Los síntomas de anafilaxis incluyen:

  • Ronquera, opresión en la garganta o sensación de tener un nudo en la garganta.
  • Sibilancia, opresión en el pecho o dificultad para respirar
  • Frecuencia cardiaca rápida
  • Mareo, aturdimiento o desmayos
  • Cosquilleo de las manos, los pies, los labios o el cuero cabelludo
  • Piel fría o húmeda azulada o grisácea

La anafilaxis es una emergencia médica. Si tú o alguien que conoces tiene alguno de estos síntomas luego de ingerir un alimento, llama de inmediato al 911.

¿Existen otros problemas de salud que puedan provocar los mismos síntomas que una alergia alimentaria?

Sí, otros problemas de salud pueden tener algunos de los mismos síntomas que una alergia alimentaria. Por ello puede ser difícil saber con seguridad si estás sufriendo una alergia alimentaria.

Estos problemas de salud incluyen:

¿Debería evitar el maní u otros alimentos durante el embarazo o mientras amamanto?

No es necesario que evites alimentos como el maní, leche o huevos durante el embarazo, a menos que seas alérgica.

Según la American Academy of Pediatrics:3,4

  • Evitar ciertos alimentos durante el embarazo no previene alergias alimentarias en los niños
  • La lactancia materna puede prevenir o demorar las alergias alimentarias
  • Las fórmulas a base de soja para bebés no previenen la alergia alimentaria
  • Demorar la ingesta de alimentos sólidos después de los 4 a 6 meses de edad no previene alergias alimentarias. Algunas personas también creen que las alergias alimentarias se pueden prevenir si los padres retrasan que sus bebés ingieran ciertos alimentos sólidos (por ejemplo, pescado, huevos y leche). Sin embargo, las investigaciones médicas recientes no sostienen esta idea.
  • Una investigación reciente ha demostrado que comer alimentos que contienen maní temprano en la vida puede prevenir una alergia al maní. Si tu bebé presenta eccema grave, una alergia al huevo o ambas, puedes darle alimentos que contienen maní a partir de los 4 a 6 meses para prevenir una alergia al maní.5 Consulta con tu médico o enfermera antes de alimentar a tu bebé con comidas que contengan maní.

¿Un bebé puede ser alérgico a la leche materna?

No. Sin embargo, a veces los bebés pueden ser alérgicos a algo que su madre come, como huevos, leche o queso. Los bebés que son muy sensibles suelen reaccionar a los alimentos en cuestión de minutos. Los bebés que son menos sensibles pueden reaccionar a los alimentos dentro de las cuatro a 24 horas posteriores.

Los síntomas pueden incluir:

  • Diarrea, vómitos y/o deposición verde con moco y/o sangre
  • Sarpullido, eccemadermatitisurticaria o piel seca
  • Irritabilidad durante y/o luego de la alimentación
  • Llanto inconsolable por períodos prolongados
  • Se despierta repentinamente con malestar
  • Sibilancia o tos

Estos síntomas no significan que tu bebé sea alérgico a la leche, sino a algo que tú estás comiendo. Habla con el médico de tu bebé sobre cualquier síntoma. Si alguna vez tu bebé tiene problemas para respirar, llama al 911 o llévalo a la sala de emergencias más cercana.

Obtén más información en nuestra sección Lactancia materna y vida diaria.

¿Pudimos responder tus preguntas sobre las alergias y sensibilidades a los alimentos?

Para obtener más información acerca de las alergias alimentarias, llama a la línea de ayuda de OWH al 1-800-994-9662 o consulta los siguientes recursos de otras organizaciones:

Fuentes

  1. Academias Nacionales de Ciencias, Ingenierías y Medicina. (2017). Encontrar un camino a la seguridad de las alergias alimentarias; evaluación de la carga global, causas, prevención, control y política pública (versión en inglés). Washington, DC: The National Academies Press. doi: 10.17226/23658.
  2. Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. (2013). Tendencias de las condiciones alérgicas entre niños: Estados Unidos, 1997-2011 (versión en inglés).
  3. Luccioli, S., Zhang, Y., Verrill, L., Ramos-Valle, M., Kwegyir-Afful, E. (2014). Prácticas de alimentación de bebés y alergias alimentarias manifestadas a los 6 años de edad (versión en inglés). Pediatrics; 134(Suppl 1): S21-S28.
  4. Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas. (2011). Pautas para el diagnóstico y el control de la alergia alimentaria en los Estados Unidos: resumen para pacientes, familias y cuidadores (versión en inglés). 
  5. Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas. (2017). Pautas complementarias para la prevención de la alergia al maní en los Estados Unidos: resumen para padres y cuidadores (versión en inglés).