Lactancia materna y vida cotidiana

Muchas mujeres que amamantan tienen preguntas. ¿Debes evitar ciertos alimentos? ¿La actividad física influye en la cantidad de leche materna que produces? ¿Los medicamentos que tomas afectan a tu bebé? ¿Puedes tomar alcohol? Conoce las respuestas a estas preguntas y más.

Expandir todo
|
Cerrar todo

¿Debo evitar ciertos alimentos durante la lactancia materna?

Muchas mamás primerizas se preguntan si deberían evitar ciertos alimentos mientras amamantan, pero la respuesta es no. Para la mayoría de las mamás que amamantan, no hay alimentos que deberían evitar. Pero verás que algunos alimentos causan malestares estomacales a tu bebé.

Observa a tu bebé para ver si presenta algunos de los siguientes síntomas, lo cual podría significar que tiene alergia o sensibilidad a algo que comes:

  • Diarrea, vómitos, heces verdes con mucosidad y/o sangre
  • Sarpullido, eccema, dermatitis, urticaria, piel seca
  • Irritabilidad durante y/o luego de la alimentación
  • Llanto inconsolable por períodos prolongados
  • Se despierta repentinamente con malestar
  • Sibilancia o tos

Habla con el médico de tu hijo si notas alguno de estos síntomas. Si alguna vez tu bebé tiene problemas para respirar, llama al 911 o llévalo a la sala de emergencias más cercana.

Si tu bebé es sensible a un alimento que ingieres, como la leche de vaca, es posible que notes estos signos de reacción de inmediato o varias horas después de amamantarlo. Los síntomas pueden durar incluso un día. 

Anota qué alimentos comes y cuándo notas los síntomas en tu bebé para ayudarte a descubrir qué alimentos le causan esos síntomas. Puedes dejar de comer esos alimentos por dos o tres semanas para ver si los síntomas de tu bebé desaparecen. Una vez que dejas de comer los alimentos que causan el problema, los síntomas de tu bebé deberían desaparecer en una a dos semanas. Quizás descubras que luego de unos meses, cuando tu bebé sea más grande, puedes comer nuevamente ese alimento sin que le cause problemas.

¿Qué debo saber sobre alimentación saludable durante la lactancia materna?

Para alimentarse de manera saludable mientras se amamanta:

  • Toma mucho líquido para estar siempre hidratada. Una sugerencia común es beber un vaso de agua u otra bebida cada vez que amamantas.
  • Limita las bebidas con azúcar agregada, como los refrescos y las bebidas frutales.
  • Beber una cantidad moderada (hasta 2 tazas por día) de café u otras bebidas con cafeína no causa problemas en la mayoría de los bebés lactantes. Pero mucha cafeína puede hacer que tu bebé esté molesto o tenga problemas para dormir.
  • Algunas mujeres en período de lactancia pueden necesitar un multivitamínico y suplemento mineral. Consulta a tu médico para saber si necesitas un suplemento. Tu médico puede recomendarte que continúes tomando las vitaminas prenatales en el período de lactancia.
  • Visita ChooseMyPlate para mamás. Este sitio te ayuda a elegir alimentos basados en los hábitos de lactancia de tu bebé y en tus necesidades de energía. La herramienta SuperTracker te ayuda a planear y llevar un registro de tus hábitos de alimentación y tu actividad física.

¿Es seguro fumar, beber o consumir drogas durante la lactancia?

La respuesta corta es no. Así como el bebé obtiene todo su alimento de la lactancia materna, también obtiene lo que comes, bebes o respiras. Si no quieres que tu bebé fume, beba o consuma drogas, entonces tú no debes fumar, beber en cantidad ni consumir drogas durante el embarazo ni la lactancia.

  • Si fumas, lo mejor que puedes hacer por ti y por tu bebé es dejar de hacerlo lo antes posible. Si no puedes dejar de fumar, aún así es mejor amamantar porque eso puede proteger a tu bebé de problemas respiratorios y del síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL). Nunca fumes cerca de tu bebé y cámbiate de ropa para mantener a tu bebé lejos de las sustancias químicas que deja el cigarrillo. Pídele ayuda a un médico o enfermera para dejar de fumar. Llama al 1-800-QUIT-NOW (1-800-784-8669) o chatea en línea de manera gratuita con un asesor para dejar de fumar.
  • No bebas alcohol en cantidad. Según la American Academy of Pediatrics (AAP), una bebida ocasional está bien. La AAP recomienda esperar entre dos y tres horas antes de amamantar.1 También puedes extraerte leche antes de beber para alimentar a tu bebé más tarde.
  • No es seguro para ti consumir alguna droga ilegal. Las drogas como cocaína, marihuana, heroína y PCP pueden dañar a tu bebé. Algunos de los efectos secundarios registrados incluyen convulsiones, vómitos, mala alimentación y temblores.

¿Un bebé puede ser alérgico a la leche materna?

No. Pero los bebés pueden ser sensibles a ciertos alimentos que tú comes. Las investigaciones demuestran que lo que comes afecta tu leche apenas un poco.1 A los bebés les encantan los sabores de la comida que vienen a través de la leche. En algunas oportunidades, un bebé puede ser sensible a algo que la madre come, como huevos o leche y queso.

¿Mi bebé lactante necesita más vitamina D?

Tal vez. La vitamina D es necesaria para desarrollar huesos fuertes. Todos los bebés y niños deberían tomar al menos 400 unidades internacionales (UI) de vitamina D por día.2

Para satisfacer esta necesidad, el médico de tu hijo puede recomendarte que le des a tu bebé un suplemento de vitamina D de 400 UI por día. Es conveniente comenzar con esto los primeros días de vida. Puedes comprar suplementos de vitamina D para bebés en una farmacia o tienda de comestibles.

A pesar de que la luz del sol es una gran fuente de vitamina D, es difícil calcular cuánta recibe tu bebé. Además, la exposición al sol puede ser dañina. Una vez que tu bebé se destete, pregúntale a su médico si aún necesita los suplementos de vitamina D. Algunos niños no obtienen la cantidad suficiente de vitamina D de los alimentos que comen.

Si soy vegana ¿mi bebé lactante tiene necesidades especiales?

Si sigues una dieta vegana o una que no incluye ninguna forma de proteína animal, es probable que tú o tu bebé no obtengan la suficiente cantidad de vitamina B12.

En un bebé, la deficiencia de vitamina B12 puede causar síntomas como:

  • Pérdida de apetito
  • Desarrollo motriz lento
  • Mucho cansancio
  • Músculos débiles
  • Vómitos
  • Problemas en la sangre

Puedes proteger tu salud y la de tu bebé mediante el consumo de suplementos de vitamina B12 en el período de lactancia materna. Consulta a tu médico sobre tus necesidades de vitamina B12.

¿La actividad física afectará mi leche materna?

Un estilo de vida activo te ayuda a mantenerte saludable, sentirte mejor y tener más energía. No afecta la calidad ni cantidad de tu leche materna, ni el crecimiento de tu bebé.

Sigue estos consejos para sentirte más cómoda al ejercitar en el período de lactancia:

  • Utiliza un sostén cómodo, que sujete bien, o un sostén deportivo, además de protectores mamarios en caso de que pierdas leche al hacer ejercicio.
  • Extráete leche o amamanta antes de ejercitar.
  • Toma mucho líquido.
  • Asegúrate de hablar con tu médico acerca de cómo y cuándo comenzar paulatinamente a hacer ejercicio después del nacimiento de tu bebé.

Para obtener más información sobre la aptitud física, visita nuestra sección Aptitud física y nutrición.

¿Puede el estrés afectar la lactancia materna?

Sí. El estrés puede hacer que te enfermes o tengas problemas para conciliar el sueño, que tengas problemas estomacales, dolores de cabeza y problemas de salud mental. Pero la lactancia materna puede ayudar a las madres a relajarse y a afrontar el estrés de una mejor manera. El contacto piel con piel con tu bebé por lo general tiene un efecto relajante.

Sigue estos pasos para reducir los niveles de estrés durante la lactancia materna:

  • Obtén datos reales. Las primeras semanas de la lactancia materna son las más difíciles, pero luego mejora. Aprende más acerca de los beneficios de la lactancia materna y cómo puedes hacer que funcione para ti, para que puedas atravesar los momentos difíciles.
  • Relájate. Trata de buscar un lugar tranquilo, cómodo y relajante para amamantar. Esto hará que la lactancia materna sea más amena para ti y para tu bebé. Usa este momento para establecer un lazo con tu bebé, escuchar música tranquila, meditar o leer un libro.
  • Lee en voz alta a tu bebé. Tu bebé creció adentro de ti durante nueve meses escuchando tu voz. Tu voz es familiar y relajante para tu bebé.
  • Duerme. Tu estrés puede empeorar si no tienes suficiente descanso. Con el descanso suficiente, es más fácil afrontar los desafíos y mantenerte saludable. Trata de dormir siempre que sea posible.
  • Rodéate de personas que te apoyen. Realmente se necesita a toda una comunidad para criar a un niño. Lee estas sugerencias sobre la manera en que tu familia y amigos te pueden ayudar a lograr tus metas de lactancia materna.
  • Muévete. La actividad física mejora tu humor. Tu cuerpo produce ciertos químicos, llamados endorfinas, cuando te ejercitas. Estas reducen el estrés y mejoran tu humor. Si has dado a luz recientemente, pregúntale a tu médico cuándo puedes comenzar a ejercitarte después del parto.
  • No manejes el estrés de formas poco saludables. Esto incluye tomar mucho alcohol, usar drogas o fumar, ya que puede dañarte a ti y a tu bebé. Tampoco es saludable comer de más de manera regular para lidiar con el estrés.
  • Busca ayuda profesional si la necesitas. Un terapeuta o consejero te puede ayudar a afrontar el estrés y encontrar maneras más saludables de enfrentar los problemas. Los medicamentos también pueden ayudar con los síntomas de depresión y ansiedad para estimular el sueño. Pero no todos los medicamentos son seguros durante la lactancia materna. Habla con tu médico o farmacéutico antes de tomar cualquier medicamento. Lee más acerca del estrés en nuestra sección de Estrés y salud mental. Lee más acerca de los medicamentos que se pueden tomar durante la lactancia materna.

¿Puedo tomar medicamentos si estoy amamantando?

Puedes tomar ciertos medicamentos durante la lactancia materna, pero no todos. Casi todos los medicamentos pasan a la leche en pequeñas cantidades. Algunos no tienen efectos en el bebé y se pueden usar durante la lactancia materna. Habla siempre con tu médico o el farmacéutico acerca de los medicamentos que estás usando y pregunta antes de comenzar a tomar nuevos medicamentos. Esto incluye los medicamentos con receta y los de venta libre, las vitaminas y los suplementos dietarios o de hierbas. Para algunas mujeres con problemas de salud crónicos, dejar de tomar un medicamento puede ser más peligroso que los efectos que tendría sobre el bebé lactante.

También puedes buscar tu medicamento en la base de datos LactMed para saber si la medicación pasa a tu leche materna y los posibles efectos secundarios que tendría en el bebé lactante.

¿Puedo dar el pecho si estoy enferma?

Algunas mujeres creen que no deben dar el pecho cuando están enfermas. La mayoría de las enfermedades comunes, como los resfríos, la gripe o la diarrea no se contagian con la leche materna. De hecho, los anticuerpos de la leche materna ayudan a proteger a tu bebé para evitar que tenga la misma enfermedad. Pero si tienes gripe, trata de mantenerte alejada de tu bebé para evitar contagiarlo. Una persona sana puede cuidar a tu bebé y darle tu leche extraída a mano o con extractor hasta que te mejores.

Tu médico puede aconsejarte no amamantar si:

¿Mi pareja sentirá celos si doy el pecho?

Tal vez. Habla con tu pareja sobre sus preocupaciones antes de tener al bebé. Hablen acerca de las maneras en las que tu pareja puede participar en la lactancia materna.

Antes del nacimiento:

  • Habla acerca de los tipos de ayuda que necesitarás para darle a tu bebé solo leche materna durante los primeros seis meses de vida. La lactancia materna parece algo que solo la madre puede hacer, pero la mayoría de las madres tienen mayor éxito cuando reciben la ayuda de sus parejas. Después del nacimiento de tu bebé, la mejor manera de que tu pareja te ayude con tus esfuerzos para dar el pecho es que esté a tu lado.
  • Tener una pareja que comprenda los beneficios de la lactancia materna puede permitirte amamantar de manera exclusiva durante los primeros seis meses de tu hijo. Comparte la información de este sitio web, o de otros lugares, acerca de los beneficios para la salud de la lactancia materna.
  • Los bebés que toman leche materna se enferman menos, lo que significa que tú y tu pareja no tendrán que faltar tanto al trabajo. La lactancia materna también ayuda a que las familias ahorren dinero (porque no tienen que comprar fórmula). La lactancia materna es más práctica. Alienta a tu pareja para que te acompañe a clases de preparación para el parto, lactancia materna y/o para nuevos padres. Las clases están disponibles en hospitales, a través del programa WIC del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, y en otras organizaciones.

Tu pareja te puede ayudar al:

  • Traerte al bebé por las noches para que lo amamantes
  • Cambiar los pañales del bebé después de su alimentación
  • Acostarse con el bebé piel con piel después de la lactancia

¿Debo restringir mi vida sexual durante la lactancia materna?

No, pero tendrás que hacer algunos cambios para que las relaciones sexuales sean más cómodas si tienes lo siguiente:

  • Sequedad vaginal. Algunas mujeres experimentan sequedad vaginal después del nacimiento y durante la lactancia materna. Esto sucede porque los niveles de estrógeno están más bajos durante estos momentos. Si tienes sequedad vaginal, puedes hacer un juego previo más largo y usar lubricantes a base de agua.
  • Pérdidas de leche. Puedes amamantar a tu bebé o sacarte algo de leche antes de tener relaciones sexuales para que los pechos se sientan más cómodos y evitar las pérdidas. Es común que los pechos de las mujeres pierdan un poco de leche durante las relaciones sexuales, especialmente durante el orgasmo. Si esto sucede, presiona los pezones o ten a mano una toalla para contener la leche.

¿Necesito usas anticonceptivos si estoy amamantando?

Sí. Tu médico probablemente te comente algunos métodos anticonceptivos antes del parto. La lactancia materna no es un método seguro para evitar un embarazo, aunque pueda retrasar el regreso de la ovulación normal y los ciclos menstruales. Habla con tu médico acerca de las opciones anticonceptivas que puedes usar durante la lactancia materna.

¿Necesita vacunas mi bebé si toma leche materna?

Sí. Las vacunas son muy importantes para la salud y la seguridad de tu bebé. Casi todos los planes de seguro, Medicaid y el Programa de Seguro de Salud para Niños (CHIP, por sus siglas en inglés) cubren las vacunas de los niños sin copago ni coseguros. La lactancia materna también puede ayudar a tu bebé a responder mejor a ciertas vacunas. Sigue el cronograma que te da tu médico, y si te olvidas de alguna vacuna, consulta con tu médico cómo puedes vacunar a tu hijo cuanto antes.

Si amamantas a tu bebé mientras le ponen la vacuna o inmediatamente después, puedes ayudarlo a aliviar el dolor y calmar las molestias.

Conoce más acerca de las vacunas para bebés y niños.

¿Es seguro que yo me vacune durante el período de lactancia?

Por lo general, sí. La lactancia materna no afecta la vacuna, y la mayoría de las vacunas no son dañinas para la leche materna. Sin embargo, las vacunas para el sarampión y la fiebre amarilla pueden pasar a través de la leche materna. Si es posible, no recibas estas vacunas mientras estés amamantando y habla con tu médico.

¿Respondimos tus preguntas sobre lactancia materna?

Para obtener más información acerca de la lactancia materna y tu cuidado personal, llama a la línea de ayuda de OWH al 800-994-9662 o consulta los siguientes recursos de otras organizaciones:

Fuentes

  1. American Academy of Pediatrics. (2012). Lactancia materna y el uso de la leche humana (versión en inglés). Pediatrics; 129(3): e827-e841.