Intolerancia a la lactosa

Intolerancia a la lactosa significa que tienes problemas para digerir los alimentos que contienen lactosa. La lactosa es el azúcar natural presente en la leche y en los alimentos hechos con leche. Entre 30 y 50 millones de estadounidenses tienen intolerancia a la lactosa.1 La intolerancia a la lactosa es común, pero puede ser particularmente dañina en las mujeres, ya que puede incrementar el riesgo de problemas de salud, tales como osteoporosis.

Expandir todo
|
Cerrar todo

¿Qué es la intolerancia a la lactosa?

Si tienes intolerancia a la lactosa, tu cuerpo no puede digerir la lactosa, el azúcar que se encuentra naturalmente en la leche y derivados de la leche. La mayoría de las personas nacen con la capacidad de digerir la lactosa, pero alrededor de un 75 % de las personas pierden esta capacidad a medida que crecen.3

La intolerancia a la lactosa provoca síntomas como calambres estomacales y diarrea después de comer alimentos con lactosa. A pesar de que puede resultar incómoda, esta afección no es grave desde el punto de vista médico.

¿Cuál es la diferencia entre intolerancia a la lactosa y alergia a la leche?

La intolerancia a la lactosa no es lo mismo que la alergia a la leche.

  • La intolerancia a la lactosa es un problema con el sistema digestivo. Provoca síntomas incómodos, pero no pone en riesgo la vida.
  • La alergia a la leche es provocada por un problema con el sistema inmunitario de tu cuerpo. Las alergias a la leche son más comunes en niños menores de 3 años. Los síntomas pueden variar de leves (sarpullidos o picazón) a intensos (problemas para respirar o sibilancia). Una reacción potencialmente mortal causada por una alergia se denomina anafilaxis. La anafilaxis es una emergencia médica. Llama al 911 de inmediato si tu hijo tiene alguno de estos síntomas luego de tomar leche o comer alimentos que contengan leche. La mayor parte de los niños con el tiempo supera las alergias a la leche.

¿Qué alimentos contienen lactosa?

La lactosa está presente en la leche y en todos los derivados de la leche, como el yogur, el queso y el helado. También está presente en muchos alimentos preparados, tales como:

  • Panes y otros productos horneados
  • Cereales
  • Alimentos congelados
  • Puré de papas instantáneo, sopas y bebidas para el desayuno
  • Fiambres
  • Margarinas
  • Premezclas para tortas, galletas, panqueques y panecillos
  • Cremas no lácteas para café, en polvo o líquidas
  • Aderezos para ensaladas

Consulta la etiqueta de información nutricional para conocer si un producto contiene lactosa, leche o derivados de la leche. También pueden estar indicados como suero de leche, cuajadas o leche en polvo sin grasa.

¿Cuáles son los síntomas de la intolerancia a la lactosa?

Los síntomas de la intolerancia a la lactosa incluyen:

  • Diarrea
  • Náuseas
  • Calambres estomacales
  • Hinchazón
  • Gases

Por lo general, los síntomas comienzan dentro de los 30 minutos a las dos horas después de haber comido o bebido alimentos con lactosa.

¿Cómo se diagnostica la intolerancia a la lactosa?

Habla con tu médico o enfermero si tienes algún otro síntoma de intolerancia a la lactosa. Tu médico o enfermero podrá pedirte que dejes de comer alimentos con lactosa durante algunas semanas para ver si los síntomas desaparecen.

Tu médico podrá hacerte una prueba para saber si tienes o no intolerancia a la lactosa. Las pruebas comunes incluyen:

  • Pruebas de aliento. En ella, tu médico mide el nivel de hidrógeno en tu aliento. Si el nivel es alto, significa que tienes intolerancia a la lactosa. 
  • Análisis de sangre. Tu médico te pedirá que bebas leche o una solución con lactosa. Luego, el análisis de sangre mostrará si tus niveles de lactosa o glucosa aumentaron.

¿Cómo se trata la intolerancia a la lactosa?

Para la mayoría de las personas, la intolerancia a la lactosa no requiere de un tratamiento. En cambio, tu médico o enfermero hablará contigo acerca de cómo prevenir los síntomas de la intolerancia a la lactosa. Esto incluye limitar o evitar los alimentos que contienen lactosa, como la leche y los alimentos hechos con leche.

¿Cómo puedo prevenir los síntomas de la intolerancia a la lactosa?

Algunas formas de evitar la aparición de síntomas son:

  • Limitar la cantidad de alimentos con lactosa que consumes.
  • Tomar una pastilla de lactasa justo antes de comer alimentos con lactosa. Esta pastilla le da a tu cuerpo la lactasa que le hace falta.
  • Elegir productos lácteos sin lactosa o reducidos en lactosa. Estos productos contienen los mismos nutrientes que la leche, incluso calcio y vitamina D.

¿Puedo consumir productos lácteos si soy intolerante a la lactosa?

Tal vez. Algunas personas con intolerancia a la lactosa pueden comer una pequeña cantidad de ciertos alimentos con lactosa. Por ejemplo, probablemente puedas comer un yogur o quesos madurados, como el cheddar o el queso suizo. O tal vez descubras que puedes tolerar la leche si la bebes de a pequeñas cantidades o solamente en las comidas. Consumir regularmente algunos productos lácteos puede ayudar a evitar que la intolerancia a la lactosa empeore.4

Si no puedes tolerar ninguna cantidad de leche o productos derivados de la leche, deberás encontrar otras formas de obtener el calcio y la vitamina D suficientes. El calcio y la vitamina D son necesarios para tener huesos y dientes saludables y para funciones esenciales del cuerpo, como un latido cardíaco estable. Pregúntale a tu médico o enfermero si deberías tomar un suplemento de calcio o vitamina D a diario. O bien puedes probar productos lácteos sin lactosa.

¿Cómo afecta la intolerancia a la lactosa la salud de la mujer?

La intolerancia a la lactosa puede evitar que obtengas suficiente calcio y vitamina D, importantes para la salud ósea. El calcio y la vitamina D están presentes en muchos alimentos con lactosa, incluso la leche y derivados de la leche.

Las mujeres especialmente deben obtener suficiente calcio y vitamina D a lo largo de toda su vida para que puedan desarrollar y mantener la densidad ósea y reducir el riesgo de osteoporosis más adelante. La osteoporosis es una afección que debilita los huesos y hace que se fracturen más fácilmente. Más mujeres que hombres tienen riesgo de tener osteoporosis.

Si tienes intolerancia a la lactosa, tu médico o enfermero probablemente hablen contigo acerca de cómo obtener más calcio y vitamina D cada día. Un suplemento dietario puede darte la cantidad que necesitas para ayudar a prevenir la osteoporosis, o bien puedes probar con productos lácteos sin lactosa.

¿Pudimos responder tus preguntas sobre la intolerancia a la lactosa?

Para obtener más información acerca de la intolerancia a la lactosa, llama a la línea de ayuda de OWH al 1-800-994-9662 o consulta los siguientes recursos de otras organizaciones:

Fuentes

  1. Administración de Alimentos y Medicamentos. (2017). ¿Problemas para digerir productos lácteos? (versión en inglés).
  2. Misselwitz, B., Pohl, D., Fruhauf, H., Fried, M., Vavricka, S.R, Fox, M. (2013). Mala absorción de la lactosa e intolerancia: patogénesis, diagnóstico y tratamiento. (versión en inglés) United European Gastroenterol J; 1(3): 151-159.
  3. Mattar, R., de Campos Mazo, D.F., Carrilho, F.J. (2012). Intolerancia a la lactosa: diagnóstico, genética y factores clínicos. (versión en inglés) Clinical and Experimental Gastroenterology; 5: 113-121. 
  4. Szilagyi, A. (2015). Adaptación a la lactosa en personas sin persistencia a la lactasa: efectos en la intolerancia y la relación entre el consumo de alimentos lácteos y la evaluación de enfermedades. (versión en inglés) Nutrients; 7(8): 6751-6779.