Cambios corporales y malestares

Todos piensan que el embarazo solo significa un ensanchamiento de la cintura. Pero muchas mujeres se sorprenden de los otros cambios corporales que se producen. Obtén información detallada sobre las estrías, el aumento de peso, la acidez y las otras "alegrías" del embarazo. Descubre lo que puedes hacer para sentirte mejor.

Expandir todo
|
Cerrar todo

Dolores corporales

A medida que tu útero se expande, puedes sentir dolores o molestias en la espalda, abdomen, zona inguinal y muslos. Muchas mujeres también sufren dolores en la espalda y cerca del hueso pélvico debido a la presión que ejerce la cabeza del bebé, al aumento de peso y la flexibilización de las articulaciones. Algunas mujeres embarazadas se quejan del dolor que se extiende desde la parte baja de la espalda hacia la parte trasera de una pierna hasta la rodilla o el pie. Esto se denomina ciática. Se cree que se produce cuando el útero ejerce presión sobre el nervio ciático.

Se recomienda:

  • Acostarse.
  • Descansar.
  • Aplicar calor.

Llama al médico si el dolor no disminuye.

Cambios en los senos

Los senos aumentan en tamaño y plenitud durante el embarazo. A medida que se aproxima la fecha de parto, los cambios hormonales harán que el tamaño de los senos aumente aún más para prepararse para la lactancia. Puedes sentirlos hinchados, pesados o sensibles.

En el tercer trimestre, algunas mujeres embarazadas comienzan a segregar calostro de sus senos. El calostro es la primera leche que los senos producen para el bebé. Es un líquido espeso y amarillento que contiene anticuerpos que protegen a los recién nacidos de las infecciones.

Se recomienda:

  • Usar un sostén de maternidad con buen soporte.
  • Utilizar almohadillas protectoras en el sostén que absorban las secreciones.

Sientas un bulto o tengas cambios o secreciones en los pezones (que no sea calostro) o cambios en la piel.

Estreñimiento

Muchas mujeres embarazadas sufren de estreñimiento. Algunos de los síntomas del estreñimiento incluyen heces duras y secas, menos de tres evacuaciones por semana y deposiciones dolorosas.

El aumento en los niveles hormonales durante el embarazo ralentizan la digestión y relajan los músculos intestinales, lo que produce estreñimiento a muchas mujeres. Además, el crecimiento del útero ejerce presión sobre los intestinos y esto puede contribuir con el estreñimiento.

Se recomienda:

  • Tomar de ocho a 10 vasos de agua a diario.
  • No tomar bebidas con cafeína.
  • Consumir alimentos ricos en fibras, como frutas frescas o secas, cereales y panes de grano entero.
  • Tratar de hacer una actividad física suave.

Los problemas de estreñimiento no desaparecen.

Mareo

Muchas mujeres embarazadas se quejan de mareos y vahídos durante todo el embarazo. Los desmayos son poco frecuentes, pero a veces se dan incluso en las mujeres embarazadas más saludables. Son muchas las causas que provocan estos síntomas. El desarrollo de más vasos sanguíneos en la primera etapa del embarazo, la presión del útero en crecimiento sobre los vasos sanguíneos y la necesidad cada vez mayor del cuerpo de consumir alimentos pueden hacer que una mujer embarazada sienta vahídos o mareos.

Se recomienda:

  • Incorporarse lentamente.
  • Evitar estar de pie durante mucho tiempo.
  • No saltearse ninguna comida.
  • Recostarse del lado izquierdo.
  • Usar ropa holgada.

Llama a tu médico si te sientes débil y tienes sangrado vaginal o dolor abdominal.

Fatiga, trastornos del sueño

Durante tu embarazo, puedes sentirte cansada incluso después de haber dormido mucho. Muchas mujeres se sienten exhaustas durante el primer trimestre. No te preocupes, esto es normal. Es la manera que tiene tu cuerpo de transmitirte que necesitas descansar más. En el segundo trimestre, el cansancio suele ser reemplazado por una sensación de bienestar y energía. Pero en el tercer trimestre, muchas veces el agotamiento regresa. A medida que la panza crece, puede resultarte más difícil dormir. Los movimientos del bebé, las corridas al baño y la aceleración del metabolismo pueden interrumpir o dificultar tu sueño. Los calambres en las piernas también pueden interferir en el descanso.

Se recomienda:

  • Recostarse del lado izquierdo.
  • Usar almohadas como apoyo, detrás de la espalda, colocadas entre las rodillas y debajo del vientre.
  • Poner en práctica buenos hábitos de sueño, como ir a la cama y levantarse todos los días a la misma hora y usar la cama solo para dormir y para tener sexo.
  • Ir a la cama un poco más temprano.
  • Dormir la siesta en caso de no poder dormir bien a la noche.
  • Tomar los líquidos que el cuerpo necesita temprano durante el día y así podrás beber menos durante las horas previas a acostarte.

Acidez e indigestión

Las hormonas y la presión que ejerce el útero en crecimiento provoca indigestión y acidez. Las hormonas del embarazo ralentizan los músculos del tracto digestivo. Por lo tanto, los alimentos tienden a moverse más lentamente y la digestión es lenta. Es por eso que muchas mujeres embarazadas se sienten hinchadas.

Las hormonas también distienden la válvula que separa el esófago del estómago. Esto hace que la comida y los ácidos suban desde el estómago hacia el esófago. La comida y los ácidos son los que causan esa sensación de ardor producto de la acidez. A medida que el bebé crece, el útero presiona el estómago y provoca acidez con mayor frecuencia durante la última etapa del embarazo.

Se recomienda:

  • Comer más veces al día pero en raciones más pequeñas en vez de comer tres veces al día de manera abundante. Además, se debe comer sin prisa.
  • Tomar líquidos entre comidas, no durante.
  • No ingerir comidas grasosas ni fritas.
  • Evitar frutas o jugos cítricos y comidas muy condimentadas.
  • No ingerir alimentos ni bebidas unas horas antes de acostarse.
  • No acostarse inmediatamente después de las comidas.

Llama a tu médico si los síntomas no mejoran después de haber probado las sugerencias mencionadas anteriormente. Pregúntale a tu médico si puedes tomar algún antiácido.

Hemorroides

Las hemorroides son venas inflamadas que sobresalen en el recto. Pueden causar picazón, dolor y sangrado. Hasta un 50 % de las mujeres embarazadas sufren de hemorroides. Las hemorroides son comunes durante el embarazo por diversas razones. Durante el embarazo, el volumen de sangre aumenta de manera significativa, lo cual puede hacer que las venas se ensanchen. El útero en expansión también presiona las venas que se encuentran en el recto. Además, el estreñimiento puede empeorar las hemorroides. Las hemorroides normalmente mejoran luego del parto.

Se recomienda:

  • Beber mucho líquido.
  • Ingerir alimentos ricos en fibras, como cereales integrales, vegetales de hojas verdes crudos o cocidos y frutas.
  • Intentar no hacer fuerza para expulsar las deposiciones.
  • Consultarle al médico sobre productos como el agua de hamamelis para aliviar las hemorroides.

Picazón

Alrededor del 20 % de las mujeres embarazadas sienten picazón durante el embarazo. Por lo general, las mujeres sienten picazón en el abdomen. Pero también es común que tengan las palmas y las plantas rojizas y con picazón. Las hormonas del embarazo y el estiramiento de la piel son probablemente la causa principal de tu incomodidad. Generalmente, la sensación de picazón desaparece luego del parto.

Se recomienda:

  • Usar jabones suaves y cremas hidratantes.
  • Evitar duchas y baños calientes.
  • Evitar telas que produzcan picazón.

Llama a tu médico si los síntomas no mejoran después de una semana de haberte ocupado del problema.

Calambres en las piernas

En diferentes momentos del embarazo, puedes experimentar espasmos musculares repentinos en las piernas o pies. Generalmente, esto ocurre a la noche. Esto se debe a un cambio en la manera en la que el cuerpo procesa el calcio.

Se recomienda:

  • Estirar los músculos suavemente.
  • Ejercitar en forma moderada.
  • Para los calambres repentinos, estirar los pies hacia adelante.
  • Ingerir alimentos ricos en calcio.
  • Consultarle al médico sobre suplementos de calcio.

Náuseas matutinas

En el primer trimestre, los cambios hormonales pueden causar náuseas y vómitos. Esto es comúnmente conocido como "náuseas matutinas", aunque pueden ocurrir en cualquier momento del día. Las náuseas matutinas disminuyen en el segundo trimestre.

Se recomienda:

  • Comer varias veces al día en vez de tres comidas abundantes para evitar que el estómago esté vacío.
  • No acostarse después de las comidas.
  • Comer tostadas secas, galletas saladas o cereales secos antes de levantarse de la cama en la mañana.
  • Comer alimentos blandos, bajos en grasas y fáciles de digerir, como cereales, arroz y plátanos.
  • Tomar agua, té suave o líquidos claros y suaves de a pequeños sorbos. O comer pedacitos de hielo.
  • Evitar aromas que te provoquen malestar estomacal.

Llama a tu médico si tienes síntomas similares a los de la gripe, lo cual puede indicar un problema más grave.

Llama a tu médico si sufres de náuseas y/o vómitos graves y constantes varias veces al día, todos los días.

Problemas nasales

Es normal que las mujeres sufran hemorragias nasales y congestión nasal durante el embarazo. Son ocasionadas por el aumento de la cantidad de sangre que fluye por el cuerpo y por las hormonas que actúan sobre los tejidos de la nariz.

Se recomienda:

  • Sonarse la nariz delicadamente.
  • Tomar líquidos y usar un humidificador de vapor frío.
  • Para detener el sangrado nasal, mantener apretada la nariz con el pulgar y el índice por unos minutos.

Llama a tu médico si las hemorragias nasales ocurren con frecuencia y no paran luego de unos minutos.

Adormecimiento u hormigueo en las manos

Durante el embarazo, las mujeres pueden sentir inflamación, hormigueo y entumecimiento en los dedos y las manos. Esto es comúnmente conocido como síndrome del túnel carpiano. Estos síntomas se presentan a causa de una inflamación en los tejidos que se encuentran en los pasajes estrechos de las muñecas y deberían desaparecer después del parto.

Se recomienda:

  • Tomar recreos para descansar las manos.
  • Pedirle al médico que te coloque una férula para mantener las muñecas rectas.

Estrías, cambios en la piel

Las estrías son marcas en la piel que pueden ser rojas, rosadas o marrones. Generalmente se presentan en los muslos, en los glúteos, en el abdomen y en los senos. Estas marcas se producen debido al estiramiento de la piel y normalmente aparecen en la segunda mitad del embarazo.

Algunas mujeres notan otros cambios en la piel durante el embarazo. En muchos casos, los pezones se oscurecen y toman un color amarronado durante el embarazo. Muchas mujeres embarazadas también presentan una línea oscura (llamada "linea nigra") en la piel que se extiende desde el ombligo hasta el vello púbico. También son comunes las manchas oscuras en la piel, particularmente en las mejillas, en la frente, la nariz y en el labio superior. Generalmente se presentan en ambos lados de la cara. Estas manchas son conocidas como melasma o cloasma y son más comunes en las mujeres de piel oscura.

Se recomienda:

  • Tener paciencia; las estrías y otros cambios normalmente desaparecen después del parto.

Hinchazón

Muchas mujeres manifiestan una hinchazón leve en la cara, las manos o los tobillos en algún momento del embarazo. Cuanto más cerca de la fecha de parto, más notoria se vuelve la hinchazón.

Se recomienda:

  • Beber de ocho a 10 vasos de líquidos a diario.
  • No consumir cafeína o alimentos salados.
  • Descansar con los pies hacia arriba.
  • Consultar al médico sobre las medias de compresión.

Llama a tus médicos si las manos o pies se inflamen de manera repentina o subas de peso de un momento para el otro; puede ser preeclampsia.

Micción frecuente e incontinencia

Los problemas temporales de incontinencia son comunes durante el embarazo. El bebé presiona la vejiga, la uretra y los músculos del suelo pélvico. Esta presión puede causar una necesidad de orinar con mayor frecuencia, como también incontinencia al estornudar, toser o reír.

Se recomienda:

  • Tomarse el tiempo para ir al baño con frecuencia.
  • Tomar mucho líquido para evitar deshidratarte.
  • Realizar ejercicios de Kegel para fortalecer los músculos pélvicos.

Llama a tu médico si sientes ardor y orinas muy frecuentemente; puede ser una infección.

Venas varicosas

Durante el embarazo, el volumen de sangre aumenta considerablemente. Esto puede hacer que las venas se ensanchen. Además, la presión en las venas largas que se encuentran detrás del útero hacen que el flujo sanguíneo disminuya al volver al corazón. Por estos motivos, las venas varicosas en las piernas y en el ano (hemorroides) son más comunes durante el embarazo.

Las venas varicosas lucen como venas inflamadas que sobresalen de la superficie de la piel. Pueden ser sinuosas o abultadas y son de color violeta o azul oscuro. Comúnmente se encuentran en las pantorrillas o en la entrepierna.

Se recomienda:

  • Evitar usar medias 3/4.
  • Elevar las las piernas y pies al sentarse.

Más información sobre cambios corporales y malestares

Consulta otras publicaciones y sitios web

Ponte en contacto con otras organizaciones