Más información sobre la violencia doméstica y de pareja

La violencia entre parejas, o violencia doméstica, puede ser difícil de ver si comienza de a poco, si tu pareja te dice que te ama o si te apoyan financieramente. La violencia doméstica puede incluir sexo forzado, abuso físico y abuso emocional, como palabras crueles o amenazas. Puede ocurrirle a personas casadas, a una pareja que convive o vive separada o a una pareja homosexual. El abuso nunca está BIEN.

Expandir todo
|
Cerrar todo

¿Cómo sé si soy víctima de abuso?

Es posible que estés experimentando violencia doméstica si tu pareja:

  • Controla lo que haces
  • Comprueba tu teléfono, email o redes sociales sin tu permiso
  • Te obliga a tener sexo cuando no quieres
  • Controla tu método de anticoncepción o insiste para que quedes embarazada
  • Decide qué puedes usar o comer, o bien cómo gastar tu dinero
  • Te impide o te desanima a que trabajes, estudies o veas a tu familia y amigos
  • Te humilla a propósito frente a otros
  • Te acusa injustamente de ser infiel
  • Destruye tus cosas
  • Amenaza con herirte a ti, a tus hijos, a otros seres queridos o a tus mascotas
  • Te lastima físicamente (p. ej., con golpes, puñetazos, empujones, patadas), incluso con un arma
  • Te culpa de sus arrebatos violentos
  • Amenaza con herirse por estar enojado/a contigo
  • Amenaza con denunciarte a la policía por crímenes que él/ella se inventó
  • Dice cosas como: "Si yo no puedo tenerte, entonces nadie puede"

¿Cuáles son los signos de violencia doméstica o abuso en las relaciones homosexuales?

Si tienes una relación homosexual, muchos signos de violencia doméstica son iguales a los que experimentan otras personas en una relación abusiva. Es posible que tu pareja te golpee, intente controlarte o te obligue a mantener relaciones sexuales. Sin embargo, también puedes experimentar otros signos de abuso, tales como:

  • Amenazarte con "sacarte del closet" frente a tu familia, amigos, empleadores o comunidad
  • Decirte que debes estar legalmente casada para ser considerada una víctima de violencia doméstica y conseguir ayuda
  • Decir que las mujeres no son o no pueden ser violentas
  • Decirte que la policía no ayudará a una mujer lesbiana, bisexual, transgénero u a otra persona inconformista
  • Obligarte a "probar" tu sexualidad exigiéndote actos sexuales que no consientes

Independientemente de tu identidad de género o de tu orientación sexual, nadie tiene el derecho a herirte físicamente o a amenazar tu seguridad.

¿Qué puedo hacer si soy víctima de abuso?

Tu seguridad es lo más importante. Si estás en peligro inmediato, llama al 911.

Si no te encuentras en peligro inmediato, considera estas opciones:

  • Obtén atención médica. Si te han lastimado o abusado sexualmente, ve a la sala de emergencias del hospital local o a un centro de cuidados de urgencia. Necesitas atención médica y es posible que necesites algunos medicamentos al ser lastimada o violada.
  • Llama a la línea de ayuda gratis y anónima. Llama a la Línea Nacional de Ayuda Contra la Violencia Doméstica al 800-799-SAFE (7233) o 800-787-3224 (TDD). La línea ofrece ayuda las 24 horas del día, los 7 días de la semana, en muchos idiomas. El personal de la línea puede ofrecerte números para otros recursos, como refugios locales para víctimas de violencia doméstica. Si eres sorda o tienes dificultades auditivas, hay recursos disponibles para ti. La National Coalition of Anti-Violence Programs cuenta con una línea que ayuda a víctimas de violencia de la comunidad LGBTQ. Llama al 212-714-1141 para obtener ayuda las 24 horas en inglés o en español.
  • Haz un plan de seguridad para marcharte. La violencia doméstica no suele mejorar. Piensa en un lugar seguro al que puedas acudir y las demás cosas que necesitarás. El personal de la Línea Nacional de Ayuda Contra la Violencia Doméstica puede ayudarte con el plan.
  • Guarda las pruebas. Guarda las pruebas del abuso, como fotografías de tus heridas o los email o mensajes de texto amenazantes, en un lugar seguro que el abusador no pueda encontrar.
  • Descubre dónde obtener ayuda en tu comunidad. Busca recursos locales para obtener una lista de los lugares seguros a los que puedes acudir por ayuda.
  • Habla con alguien. Acércate a alguien de confianza. Puede ser un familiar, un amigo, un compañero de trabajo o un líder espiritual. Busca formas de recibir ayuda emocional, como un grupo de apoyo o un profesional de salud mental.
  • Consigue una orden de alejamiento. Considera obtener una orden judicial de protección.

Si eres víctima de violencia doméstica, tienes que saber que no estás sola. Hay personas que quieren ayudarte y que están capacitadas para hacerlo. Consulta nuestra página sobre dejar una relación abusiva para obtener consejos sobre qué hacer y a dónde ir.

¿Qué puede ocurrir si no obtengo ayuda?

La violencia doméstica suele provocar heridas físicas y emocionales. También puede generar otros problemas de salud, como problemas en la salud reproductiva y afecciones de salud mental como depresión y suicidio. Las mujeres víctimas de violencia de pareja son más propensas a utilizar drogas o alcohol para lidiar con ello.

La violencia doméstica también puede terminar en una muerte. En los hogares donde hay armas, hay cinco veces más probabilidades de que una mujer resulte asesinada.1 Más de la mitad de los asesinatos de mujeres resultan de sus parejas íntimas.2

Lee más sobre los efectos en tu salud.

¿Qué tan común es la violencia doméstica contra la mujer?

La violencia doméstica o de pareja es un tipo de violencia muy común contra la mujer:

  • La violencia doméstica o de pareja ocurre en todos los tipos de relaciones, entre ellas las parejas en noviazgo, casadas, homosexuales, ex parejas y parejas que conviven pero no están casadas.3
  • La violencia de pareja ocurre más a menudo entre parejas jóvenes.4
  • Al menos la mitad de las mujeres indoamericanas y nativas de Alaska, más de cuatro de cada 10 mujeres afroamericanas y más de una de cada tres mujeres caucásicas o hispanas han experimentado violencia sexual o física o acecho por parte de su pareja.3
  • Aproximadamente 23 millones de mujeres en los Estados Unidos han sido abusadas o han sufrido un intento de abuso en sus vidas.3
  • Más de 33 millones de mujeres, incluso una de cada tres mujeres afroamericanas y caucásicas y una de cada cuatro mujeres hispanas, han experimentado un contacto sexual indeseado, sin ser violación, por parte de su pareja.3
  • Las mujeres que se identifican como lesbianas sufren la misma o más violencia física y sexual que las mujeres heterosexuales por parte de su pareja.5 Las mujeres que se identifican como bisexuales sufren violencia doméstica más a menudo que las mujeres heterosexuales.5

¿Cómo se ven afectadas por la violencia doméstica las mujeres que pertenecen a la minoría sexual o de género?

Las mujeres que pertenecen a la minoría sexual o de género, como las mujeres lesbianas o bisexuales, son más propensas a experimentar violencia doméstica que las mujeres heterosexuales.6 Dos de cada cinco mujeres lesbianas y tres de cada cinco mujeres bisexuales sufren violencia de pareja en algún momento de sus vidas.6

Los investigadores creen que las mujeres que no se identifican como heterosexuales o cisgénero (las personas cuyo sexo biológico coincide con su identidad sexual) pueden experimentar mayores niveles de violencia doméstica. Aun así, no se ha investigado lo suficiente sobre todos los tipos de géneros y mujeres en minoría sexual para saberlo con exactitud.

Obtén más información sobre otros signos de violencia doméstica en relaciones homosexuales.

¿Pudimos responder tus preguntas sobre la violencia doméstica o de pareja?

Para obtener más información acerca de la violencia doméstica o de pareja, llama a la línea de ayuda de OWH al 1-800-994-9662 o comunícate con las siguientes organizaciones:

Fuentes

  1. Campbell, J.C., Webster, D., Koziol-McLain, J., Block, C., Campbell, D., Curry, M., et al. (2003). Factores de riesgo de femicidio en relaciones íntimas físicamente abusivas: resultados de un estudio de control de casos en múltiples sitios (versión en inglés). American Journal of Public Health; 93(7): 1089-1097.
  2. Petrosky, E., Blair, J.M., Betz, C.J., Fowler, K.A., Jack, S.P., Lyons, B.H. (2017). Diferencias raciales y étnicas en homicidios de mujeres adultas y el rol de la violencia por parte de la pareja - Estados Unidos, 2003-2014 (versión en inglés). MMWR; 66(28): 741-746.
  3. Smith, S.G., Chen, J., Basile, K.C., Gilbert, L.K., Merrick, M.T., Patel, N., Walling, M., Jain, A. (2017). El estudio nacional sobre la violencia doméstica, de pareja y sexual: informe estatal 2010-2012 (versión en inglés). Atlanta, GA: Centro Nacional para la Prevención y el Control de Lesiones, Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.
  4. Capaldi, D.M., Knoble, N.B., Shortt, J.W., Kim, H.K. (2012). Una revisión sistemática de los factores de riesgo de la violencia de pareja (versión en inglés). Partner Abuse; 3: 231-280.
  5. Walters, M.L., Chen, J., Breiding, M.J. (2013). The National Intimate Partner and Sexual Violence Survey: Hallazgos sobre abuso por orientación sexual 2010 (versión en inglés). Atlanta, GA: Centro Nacional para la Prevención y el Control de Lesiones, Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.
  6. National Coalition of Anti-Violence Programs. (2016). Violencia de pareja en personas lesbianas, homosexuales, bisexuales, transgéneros, "queer" y personas afectadas por el VIH en 2015 (versión en inglés). Nueva York, NY: Emily Waters.