Efectos de la violencia doméstica sobre los niños

Muchos niños expuestos a la violencia doméstica también son víctimas de abuso físico.1 Los niños que son testigos de la violencia doméstica o que son víctimas de abuso tienen un riesgo grave de tener problemas de salud mental y física a largo plazo.2 Los niños que son testigo de violencia entre sus padres también tienen mayor riesgo de ser violentos en sus relaciones futuras. Si eres un padre víctima de abuso, puede ser difícil saber cómo proteger a tu hijo.

Expandir todo
|
Cerrar todo

¿Cuáles son los efectos a corto plazo de la violencia doméstico o el abuso infantil?

Los niños que viven en hogares donde un padre es víctima de abuso pueden sentirse temerosos y ansiosos. Es posible que siempre estén en guardia, preguntándose cuándo ocurrirá el próximo episodio de violencia.3 Esto puede generar que reaccionen de distintas maneras, según la edad:

  • Niños en edad preescolar. Los niños pequeños que son testigos de la violencia de pareja pueden comenzar a hacer cosas que solían hacer cuando eran más pequeños, como mojar la cama, chuparse el dedo, llorar con más frecuencia y gimotear. Es posible que desarrollen problemas para dormir o quedarse dormidos, muestren signos de terror, como tartamudear u ocultarse, y muestren signos de ansiedad severa de separación.
  • Niños en edad escolar. Los niños en este rango de edad pueden sentirse culpables por el abuso y culparse a sí mismos. La violencia doméstica y el abuso hiere el autoestima de los niños. Es posible que no participen en las actividades escolares u obtengan malas calificaciones, tengan menos amigos y se metan en problemas con más frecuencia. También pueden sufrir más dolores de cabeza y estómago.
  • Adolescentes. Los adolescentes que son testigos de abuso pueden actuar de maneras negativas, como pelear con los familiares o faltar a la escuela. Es posible que se involucren en comportamientos riesgosos, como mantener relaciones sexuales sin protección o ingerir drogas o alcohol. Es posible que tengan baja autoestima y no puedan hacer amigos con facilidad. Posiblemente comiencen peleas o acosen a otros, y son más propensos a meterse en problemas. Este tipo de comportamiento es más común en chicos adolescentes que fueron víctimas de abuso en la niñez que en chicas adolescentes. Las chicas son más propensas que los chicos a excluirse y experimentar depresión.4

¿Cuáles son los efectos a largo plazo de la violencia doméstica o el abuso infantil?

Más de 15 millones de niños en los Estados Unidos viven en hogares donde la violencia doméstica ha ocurrido al menos una vez.5 Estos niños tienen mayor riesgo de repetir el ciclo cuando sean adultos e involucrarse en relaciones abusivas o volverse abusivos. Por ejemplo, un niño que ve a su madre ser víctima de abuso es 10 veces más propenso a abusar a su pareja cuando sea adulto. Una niña que crece en un hogar donde el padre abusa de la madre es seis veces más propensa a ser abusada sexualmente que una niña que crece en un hogar no abusivo.6

Los niños que son testigo de o son víctimas de abuso emocional, físico o sexual tienen mayor riesgo de padecer problemas de salud cuando sean adultos. Estos pueden ser afecciones de salud mental, como depresión y ansiedad. También pueden incluir diabetes, obesidad, cardiopatías, baja autoestima y otros problemas.7

¿Los niños pueden recuperarse de ver o experimentar la violencia doméstica o el abuso?

Cada niño responde de manera diferente al abuso y al trauma. Algunos niños son más fuertes y otros más sensibles. El éxito que tenga un niño a la hora de recuperarse del abuso o el trauma depende de varios factores, entre ellos tener:8

  • Un buen sistema de apoyo o buenas relaciones con adultos de confianza
  • Alta autoestima
  • Amistades saludables

Aunque algunos niños probablemente nunca olviden lo que vieron o experimentaron durante el abuso, pueden aprender maneras saludables de lidiar con sus emociones y recuerdos cuando maduren. Cuanto antes el niño reciba ayuda, mayores serán las probabilidades de volverse un adulto mental y físicamente sano.

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a recuperarse después de ver o experimentar violencia doméstica?

Puedes ayudar a tu hijos de las siguientes maneras:

  • Ayúdalos a sentirse seguros. Los niños que ven o experimentan violencia doméstica necesitan sentirse seguros.9 Piensa si dejar la relación abusiva puede ayudar a tu hijo a sentirse más seguro. Habla con tu hijo sobre la importancia de las relaciones saludables.
  • Habla con ellos sobre sus miedos. Hazle saber que no es su culpa ni la tuya. Obtén más información sobre cómo escuchar y hablar con tu hijo sobre la violencia doméstica (PDF, 229 KB).
  • Habla con ellos sobre las relaciones saludables. Ayúdalos a aprender de la experiencia abusiva hablando sobre cuáles son las relaciones saludables y cuáles no. Esto les ayudará a saber lo que es saludable cuando comiencen sus propias relaciones románticas.
  • Habla con ellos sobre los límites. Hazle saber a tu hijo que nadie tiene derecho a tocarlo o incomodarle, inclusive miembros de la familia, maestros, entrenadores u otras figuras de autoridad. Además, explícale a tu hijo que no tiene derecho a tocar el cuerpo de otra persona y que, si alguien le dice que se detenga, debe hacerlo de inmediato.
  • Ayúdalos a encontrar un sistema de apoyo confiable. Además de un padre, un consejero escolar, terapeuta u otro adulto de confianza puede ofrecerle apoyo continuo. Los consejeros escolares deben denunciar la violencia doméstica o el abuso en caso de sospechas.
  • Consígueles ayuda profesional. La terapia conductual cognitiva (CBT) es un tipo de terapia hablada o asesoramiento que puede funcionar bien para los niños que han experimentado violencia o abuso.10 La CBT es útil para niños que sufren ansiedad u otros problemas de salud mental como resultado de un trauma.11 Durante la CBT, el terapeuta trabajará con su hijo para convertir los pensamientos negativos en positivos. El terapeuta también puede ayudar a tu hijo a aprender maneras saludables de lidiar con el estrés.12

Tu médico puede recomendar un profesional de salud mental que trabaje con niños que han estado expuestos a la violencia o el abuso. Muchos refugios y organizaciones contra la violencia doméstica también cuentan con grupos de apoyo para niños.13 Estos grupos ayudan a los niños haciéndoles saber que no están solos y ayudándoles a procesar sus experiencias en un lugar no crítico.14

¿Es mejor permanecer en una relación abusiva que criar a mi niño sola?

Es mejor criar a un niño en un ambiente seguro, estable y amoroso, sea con un padre o los dos. Es posible que creas que tus hijos no se verán afectados de manera negativa por el abuso si no lo ven ocurrir. Sin embargo, pueden oír el abuso, como gritos y sonidos de golpes. También pueden sentir la tensión y el miedo. Incluso si tus hijos no ven que eres víctima de abuso, pueden verse afectados negativamente por la violencia que ocurre.

Si deseas dejar una relación abusiva, es posible que ayudes a tus hijos a sentirse más seguros y los hagas menos propensos a tolerar el abuso cuando sean más grandes.15 Si no quieres dejar la relación, aun puedes tomar medidas para proteger a tus hijos y a ti misma.

¿Cómo puedo estar segura, al igual que mis hijos, ahora si no estoy preparada para dejar a un abusador?

Tu seguridad y la seguridad de tus hijos son la mayor prioridad. Si no estás preparada o no deseas dejar una relación abusiva, puedes tomar medidas para ayudarte a ti y a tus hijos ahora, tales como:16

Si piensas dejar una relación abusiva, es posible que prefieras no decir nada frente a tus hijos. Es posible que los niños más pequeños no sepan guardar un secreto a un adulto de su vida. Los niños pueden contar algo sobre tu plan de marcharte sin darse cuenta. Dado que no sería seguro que una pareja abusiva sepa con antelación que planeas marcharte, habla solo con adultos confiables sobre tu plan. Es mejor que tú y tus hijos estén físicamente seguros a que tus hijos sepan anticipadamente que te marcharás.

¿Pudimos responder tus preguntas sobre los efectos de la violencia doméstica en los niños?

Para obtener más información sobre los efectos de la violencia doméstica en los niños, llama a la línea de ayuda de OWH al 1-800-994-9662 o consulta los siguientes recursos de otras organizaciones:

Fuentes

  1. Modi, M.N., Palmer, S., Armstrong, A. (2014). El Rol de la Ley sobre la Violencia contra la Mujer para Abordar la Violencia entre Parejas: Un Problema de Salud Pública (versión en inglés). Journal of Women’s Health; 23(3): 253-259.
  2. Gilbert, L.K., Breiding, M.J., Merrick, M.T., Parks, S.E., Thompson, W.W., Dhingra, S.S., Ford, D.C. (2015). Adversidad en la Infancia y Enfermedades Crónicas en Adultos: una actualización de diez estados y el Distrito de Columbia, 2010 (versión en inglés). American Journal of Preventive Medicine; 48(3): 345-349.
  3. Mesa Redonda sobre la Violencia Doméstica. (n.d.). Los Efectos de la Violencia Doméstica en Niños (versión en inglés).
  4. Child Welfare Information Gateway. (2014). Violencia Doméstica y el Sistema de Asistencia Social para Niños. Washington, DC: Oficina para Niños, Administración para Niños y Familias, Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.
  5. McDonald, R., Jouriles, E.N., Ramisetty-Mikler, S., Caetano, R., Green, C.E. (2006). ). Número Estimado de Niños Estadounidenses que Viven en Familias con Violencia entre Parejas (versión en inglés). Journal of Family Psychology; 20(1): 137-142.
  6. Vargas, L. Cataldo, J., Dickson, S. (2005). Violencia Doméstica y Niños (versión en inglés). En G.R. Walz & R.K. Yep (Eds), VISTAS: Compelling Perspectives on Counseling. Alexandria, VA: American Counseling Association; 67-69.
  7. Monnat, S.M., Chandler, R.F. (2015), Consecuencias a Largo Plazo en la Salud Física a Causa de Experiencias Adversas en la Infancia (versión en inglés). The Sociologist Quarterly; 56(4): 723-752.
  8. Child Welfare Information Gateway. (2014). Enfoques de Factores Protectores en el Bienestar de los Niños (versión en inglés). Washington, DC: Oficina para Niños, Administración para Niños y Familias, Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.
  9. National Child Traumatic Stress Network. (n.d.). Intervenciones para Niños Expuestos a Violencia Doméstica: Principios Básicos (versión en inglés).  
  10. Caffo, E., Belaise, C. (2003). Aspectos psicológicos de las lesiones traumáticas en niños y adolescentes (versión en inglés). Child and Adolescent Psychiatric Clinics of North America; 12(3): 493-535.
  11. Deblinger, E., Mannarino, A. P., Cohen, J. A., y Steer, R. A. (2006). Un estudio de seguimiento de una prueba multicéntrica, aleatorizada y controlada para niños con síntomas de TEPT relacionados con abuso sexual. Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry; 45(12): 1474-84. 
  12. Kidshealth.org. (2013). Llevar a su Hijo a un Terapista (versión en inglés).
  13. National Child Traumatic Stress Network. (n.d.). Intervenciones para Niños Expuestos a Violencia Doméstica: Principios Básicos (versión en inglés).
  14. Vargas, L., Cataldo, J., Dickson, S. (2005). Violencia Doméstica y Niños (versión en inglés). En Walz, G.R., Yep, R.K. (Eds), VISTAS: Compelling Perspectives on Counseling. Alexandria, VA: American Counseling Association; 67-69.
  15. Centro para la Paz Doméstica. (2016). Llamar a la Policía (versión en inglés).
  16. Loveisrespect.org (n.d.). Tengo Hijos con Mi Abusador (versión en inglés).