Logotipo It's Only Natural

Esfuerzo conjunto: crear una red de apoyo para la lactancia materna

Puede sonar como un cliché, pero se requiere un esfuerzo conjunto para criar a un niño. Y cuando eres una mamá que amamanta, realmente necesitas el apoyo de los que te rodean. A pesar de que la mayoría de las mujeres afroamericanas comienzan con la lactancia materna, a muchas mamás les resulta difícil alcanzar sus metas de lactancia materna sin una sólida red de apoyo.

Lactancia materna como madre soltera

Letisha
Reproducir video

Solo porque eres soltera no significa que estés sola. Mamás solteras comparten sus historias de apoyo.

La labor del papá

Dra. Sahira Long, pediatra
Reproducir video

La lactancia materna no es solo una "tarea para las mamás". Existen muchas maneras significativas en que tu pareja puede ayudarte a ti y al bebé durante la lactancia materna.

Expandir todo
|
Cerrar todo

Tu pareja

En muchas familias, la pareja desempeña un papel importante en la decisión de amamantar. Algunas parejas pueden estar en contra por distintos motivos. Algunas parejas pueden pensar que la lactancia materna cambiará tus mamas o afectará su relación contigo. Otros pueden pensar que la única manera en que pueden establecer un vínculo con el bebé es a través de la alimentación.

Estas son inquietudes comprensibles. Pero una investigación demostró que cuando las parejas conocen todos los beneficios de la lactancia materna, casi el 75 % de las madres comienza a amamantar cuando nace su bebé. Además, hay muchas maneras en que tu pareja puede establecer un vínculo con tu bebé aparte de la alimentación: cambios de pañal, hora del baño, tiempo de juegos o momento de ir a la cama. Tu pareja también puede traerte el bebé para las alimentaciones o sostenerlo después de la alimentación. (Consejo: el contacto piel a piel, también llamado "método madre/padre canguro", ayuda al bebé a establecer vínculos con ambos padres).

Abuela

Si tu mamá te amamantó, es más probable que te apoye en la decisión de amamantar. Pero incluso si no lo hizo, siempre y cuando apoye tu decisión, tu madre puede ayudarte a atravesar esas primeras semanas como mamá que empieza a amamantar.

Si la abuela no está al tanto de los beneficios de la lactancia materna, explícaselos junto con tus motivos para querer intentarlo. Una vez que nazca tu bebé, deja que tu mamá te cuide nuevamente. Puede ayudarte lavando la ropa o haciendo las tareas del hogar, preparándote comidas mientras amamantas o sosteniendo al bebé para que te puedas duchar o hacer una siesta. De esa manera, tendrá tiempo suficiente para establecer lazos con su nieto. (¡Esto también podría incluir a suegras o tías!)

Tu médico o enfermera

Recibir un buen cuidado prenatal es muy importante para ti y para la salud de tu bebé. Ya sea que elijas un obstetra o una partera, la persona que te ayude a dar a luz debería apoyarte en la decisión de amamantar. Comunica a tu médico o enfermera tu interés por la lactancia materna. Tan pronto como sea posible durante el embarazo, pide información sobre lactancia materna, recomendaciones de clases y referencias de consultores de lactancia.

Tu hospital o centro de maternidad

Para asegurarte de que tú y tu bebé tengan el mejor comienzo, es una buena idea visitar el lugar donde darás a luz. Los hospitales y centros de maternidad ofrecen recorridos y clases para padres que esperan un bebé, y algunas instalaciones están mejor equipadas que otras para apoyar la lactancia materna.

Incluso si tienes una cesárea o si tu bebé debe permanecer en la Unidad de cuidados intensivos neonatales, de todas maneras puedes amamantar si les comunicas a los médicos y enfermeras que deseas hacerlo. (Ten una copia de tu plan para el parto para entregárselo al personal del hospital y asegúrate de que tu pareja o persona que te acompañe en el parto conozca tus planes). En el mejor de los casos, habrá un consultor de lactancia en el personal quien haga rondas regulares. La Iniciativa Hospital Amigo del Niño (BFHI, por sus siglas en inglés) reconoce a las instalaciones que proporcionan apoyo de calidad para la lactancia materna, incluyendo el amamantamiento en la primera hora luego del nacimiento, entre otras cosas.

El médico de tu bebé

Elegir al pediatra de tu bebé es importante. Durante tu embarazo, puedes programar citas de "entrevista" con posibles pediatras. Pregúntales sobre su opinión en cuanto a la lactancia materna, averigua si hay un consultor de lactancia en el personal o pide recomendaciones de clases para padres primerizos. Un pediatra es responsable del bienestar físico del niño. Tú, como madre, deberías considerarlo como un compañero de equipo para la lactancia materna. Después de todo, tu leche materna es lo que está contribuyendo al crecimiento y desarrollo de tu bebé.

Consultor de lactancia

Una vez que te acostumbres, la lactancia materna no debería ser difícil. Pero hay mucho que aprender y lleva práctica. A veces los problemas de la lactancia materna se presentan después de haberte ido del hospital, cuando baja tu leche en realidad. Este es un momento clave para recibir apoyo adicional.

Un consultor en lactancia certificado por la junta internacional (IBCLC, por sus siglas en inglés) es un profesional de atención médica capacitado quien se considera que tiene el criterio de referencia entre los expertos en lactancia materna, así que busca esas iniciales junto al nombre. Muchos realizan llamadas regulares a las casas de las mamás para verificar que todo marche bien. Si aún no tienes una referencia de tu obstetra, partera, hospital o pediatra, encuentra un consultor de lactancia en tu área o uno que esté dispuesto a viajar. Además, comunícate con tu agente de seguro de salud para saber si tu seguro cubre los servicios de un consultor de lactancia. Además, puedes llamarnos en cualquier momento al 1-800-994-9662, de lunes a viernes de 9 a.m. a 6 p.m. hora del este, para hablar con una madre en lactancia, ¡otra madre que pasó por lo mismo!

Doula

Una doula es una persona capacitada para comprender el parto y el nacimiento y para ayudar a iniciar la lactancia materna. Doula es un título que se remonta a la Grecia antigua, pero la práctica está resurgiendo. A pesar de que no cuenta con capacitación médica, una doula se centra en el "cuidado de la madre". La doula trabaja con los miembros de la familia para apoyar a la mamá que acaba de dar a luz. Las doulas de posparto ayudan a las mamás en las primeras semanas después del parto.

La misión de la Organización Estadounidense de Doulas (DONA, por sus siglas en inglés) es asegurarse de que cualquier mujer que desee una doula tenga una, independientemente de su condición económica. Para obtener más información, visita el sitio web de DONA International.

Tu oficina de WIC local

El Programa para Mujeres, Infantes y Niños (WIC, por sus siglas en inglés) del Departamento de Agricultura de EE. UU. es un firme defensor de la lactancia materna. Las madres que están amamantando no solo tienen prioridad durante el proceso de solicitud, sino que también reciben asesoramiento de parte de una madre consejera antes y después de dar a luz.

Los beneficios varían según el estado pero, en general, las mamás que amamantan de manera exclusiva durante un mes completo reciben un paquete de alimentos de mayor valor (ya que estás comiendo por dos) y pueden obtener beneficios hasta por un año, en vez de por seis meses o menos como las mamás que alimentan con fórmula. En algunos programas estatales, las mamás estudiantes o que trabajan también reciben un extractor de leche eléctrico o manual para ayudarlas a alcanzar sus metas de lactancia materna.

El programa WIC está diseñado para prestar servicios a ciertas categorías de mujeres, infantes y niños, de modo que no todas las mujeres son elegibles para recibir los beneficios del mismo. Averigua si calificas para el WIC.

Madre capacitada en lactancia

Tanto el WIC como la La Leche League International tienen madres capacitadas en lactancia. Si bien no tienen capacitación médica, son madres que han amamantado a sus bebés y están capacitadas para asesorar a madres que están amamantando dentro de sus comunidades. Una madre consejera es como una amiga que ya pasó por lo mismo y que puede ayudarte o sabe cuándo es el momento de procurar ayuda adicional. Las madres consejeras pueden ayudarte por teléfono, en el trabajo o en tu casa.

La Línea nacional de ayuda para la lactancia materna de la Oficina para la Salud de la Mujer ha capacitado a consejeras en lactancia materna para proporcionar apoyo por teléfono. Solo llama al 1-800-994-9662 en cualquier momento entre las 9 a.m. y las 6 p.m., hora del este. Las consejeras pueden responder preguntas frecuentes sobre lactancia materna y ayudarte a decidir si necesitas ver a un médico o consultor de lactancia. Hay ayuda disponible en inglés y en español.

Tu proveedor de cuidado de niños

Si tienes que volver a trabajar o a estudiar, es necesario que la persona responsable de cuidar a tu bebé, ya sea un familiar o un profesional, apoye tu decisión de amamantar. Si estás extrayendo y guardando leche, asegúrate de que tu proveedor de cuidado de niños tenga espacio de almacenamiento en el refrigerador/congelador y conozca la técnica adecuada para descongelarla y calentarla, y de que hayas encontrado un biberón que tu bebé aceptará. Si eliges una guardería infantil cerca de donde trabajas o estudias, puedes amamantar durante tus recesos y tu proveedor de cuidado de niños necesita estar al tanto de eso también.

Tu empleador y compañeros de trabajo

Como madre que trabaja y amamanta, será necesario que te extraigas la leche varias veces al día si estás lejos de tu bebé la mayor parte del día. Tener un ambiente laboral que te apoye puede marcar una diferencia positiva en pos de alcanzar tus metas de lactancia materna. Además, las leyes te amparan. La mayoría de los empleadores tiene la obligación de darte tiempo y privacidad para extraerte la leche en el trabajo.

Asegúrate de tener una conversación con tu empleador para que puedas hacer los arreglos que satisfagan las necesidades de ambos cuando vuelvas a trabajar. Lee Lactancia materna en el sector comercial. Conoce también las leyes que apoyan a las madres que amamantan en el trabajo. Los gerentes de todo tipo de lugares de trabajo, como tiendas minoristas, de comida rápida, fábricas y granjas, han encontrado maneras de apoyar a las madres que amamantan en el trabajo.

Grupos locales de madres recientes

La unión siempre hace la fuerza. Puedes conocer a otras futuras mamás durante una clase sobre parto o lactancia materna. Consulta en el programa de educación sobre salud del lugar donde diste a luz si existen otros grupos locales o clases. El programa WIC de cada estado tiene su Beautiful Beginnings Club, un grupo de apoyo local para la lactancia materna. Si no hay un grupo en tu área, ¡incluso podrías atreverte a comenzar uno propio!

Apoyo en línea

Las madres conforman una poderosa red. Internet puede convertirse en la amiga de una madre reciente, especialmente si te sientes frustrada a las 4 a.m. Por suerte, en línea hay todo tipo de comunidades, blogs, centros de mensajes, chats de Twitter y grupos de madres en sitios web sobre crianza y cuentas de Facebook a las que puedes unirte.