Mujeres: es hora de hablar sobre su salud

Esta es la Semana nacional de la salud de la mujer ¡y es fundamental celebrarla! El objetivo es empoderar a las mujeres para que conviertan su propia salud en una prioridad y yo quiero hacer mi contribución a esta causa explicando por qué este momento es crucial para que las mujeres tomen medidas en favor de su salud y deseo, además, generar concientización sobre una afección que he vivido muy de cerca: la endometriosis.

Si pudiera decirles a las mujeres lo que me gustaría que me hubieran dicho, les diría: ¡No cometan los mismos errores que yo! El dolor debilitante no es normal.

Julianne HoughCuando tenía 15 años, sufría fuertes hemorragias y dolores agudos en la parte baja del estómago durante y entre mis períodos menstruales. Me dijeron que mis síntomas eran normales y pensé que eran algo natural por el hecho de ser mujer. En esa época de mi vida, no sabía nada sobre la endometriosis y sentía que no era correcto hablar abiertamente sobre mi período menstrual, así que seguí adelante sin quejarme y decidí ignorar mis síntomas.

Pero no debería haberlo hecho.

En 2008, mientras participaba en Dancing with the Stars, tuve un "episodio", como yo los llamo, que fue particularmente grave. Comencé a tener un terrible dolor y una hemorragia aguda, a tal grado que dejé el set y mi mamá, que estaba allí conmigo, insistió en que fuéramos al hospital.

Consulté a muchos médicos y descubrí que padecía de endometriosis. Cuando me dieron el diagnóstico, me sentí aliviada. ¡Al fin podía darle un nombre a ese dolor que había estado ignorando!

Recordé todos los años en los que había sentido ese dolor debilitante, ese que te obliga a ausentarte del trabajo y la escuela, y lo que significó vivir sin comprender lo que me pasaba y sin tener un diagnóstico preciso. Pensaba: "Si hubiera hablado antes, no me hubiera visto obligada a ser una "¡chica dura!"

El objetivo principal de la Semana nacional de la salud de la mujer (#NWHW) es que las mujeres tomen las medidas necesarias para gozar de una mejor salud. ¿Cuál es la primera medida? ¡Hacerse escuchar!

Hablar es fundamental... con tu médico, tu familia, tu jefe y tus amigos. Una vez que empecé a hablar con mi médico, mi familia, mis amigos y mis seguidores sobre la endometriosis, todo cambió. Me di cuenta de que no estaba sola. Comprendí que podía tomarme descansos cuando sentía dolor porque mis colegas sabían lo que me pasaba.

Hacerte escuchar también puede ser una manera de luchar por otras mujeres. Comprendí que podía ayudar a miembros de mi familia y a varias de mis mejores amigas a hablar con un médico sobre los síntomas de endometriosis que estaban experimentando. Uso mi plataforma para generar concientización sobre la endometriosis, una enfermedad crónica y dolorosa que no solo padezco yo, sino que afecta a millones de otras mujeres en edad reproductiva. Tuve suerte de que me diagnosticaran la enfermedad cuando lo hicieron, pero cada mujer es diferente y es por eso que, según he averiguado, ¡las mujeres sufren durante un plazo promedio de entre seis y 10 años antes de recibir un diagnóstico! Piensen en cómo podríamos modificar esa estadística si nos informáramos sobre el tema, obtuviéramos los recursos necesarios para dominarlo y comenzáramos a hablar.

Mis compañeras de combate, #endowarriors, y yo hemos asumido el compromiso de no callar y ayudar a las mujeres que conviven con la endometriosis. Insto a otras mujeres a hacer lo mismo, no solo en lo que respecta a la endometriosis, sino en lo relativo a cualquier afección que dañe la salud de la mujer y hayan vivido muy de cerca. 

¡Háganse escuchar! Al hacerlo podrán ayudar a mujeres y niñas de todo el mundo a experimentar el mejor estado de salud posible.

Las afirmaciones y las opiniones que aparecen en esta entrada de blog pertenecen a su autor y no necesariamente representan las opiniones de la Oficina para la Salud de la Mujer del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.