Directora de la OWH: cómo priorizo mi salud

¡Llegó la 20.° Semana Nacional Anual de la Salud de la Mujer! Estoy emocionada de formar parte de esta celebración este año como la nueva directora de la Oficina para la Salud de la Mujer. Como médica en ejercicio, me he centrado en los problemas de salud de las mujeres y niñas durante toda mi carrera, y estoy emocionada de traer mi conocimiento a este rol y seguir ayudando a las mujeres y niñas a tener la mejor salud posible. 

Dorothy Fink, M.D.La Semana Nacional de la Salud de la Mujer trata de tomar medidas para tener una mejor salud, tales como acudir a un proveedor de atención médica para un control y hablar sobre los exámenes de detección y las vacunas que podrías necesitar, como la vacuna MMR que protege contra el sarampión, las paperas y la rubéola; realizar suficiente actividad física; comer alimentos saludables; prestar atención a tu salud mental y asumir conductas seguras, como no enviar mensajes de texto mientras conduces. Si bien estas medidas son esenciales para una buena salud, creo que la mayoría de nosotras está de acuerdo con que no siemprees fácil incorporarlas a nuestras vidas diarias. Por supuesto, sabemos que estas medidas pueden ayudarnos a sentirnos mejor y prevenir enfermedades y afecciones graves, como cardiopatías y diabetes, pero a veces es difícil motivarse o mantener el enfoque, en especial cuando tenemos tantas otras responsabilidades.

Además, es posible que lo que funciona para una mujer no funcione para otra. Todas nosotras somos únicas y tenemos distintos objetivos, distintas motivaciones y distintos motivos para estar o mantenernos saludables y diferentes formas de lograr nuestros objetivos de salud. La clave para incorporar los hábitos saludables a nuestras vidas es encontrar lo que funciona para nosotras individualmente. ¡Queremos ayudarte a hacerlo durante la Semana Nacional de la Salud de la Mujer! Estos son algunos pasos para descubrir cómo ser más saludable cada día.

  1. Reflexiona sobre tu salud. La salud es un camino de por vida y, sin dudas, no es una línea recta. Hay paradas en el camino, bifurcaciones en la carretera y, a veces, tu destino cambia a medida que tú lo haces. Con mi nuevo horario de trabajo, he estado reflexionando sobre mi camino hacia la salud, pensando en dónde estoy ahora y a dónde quiero llegar. He pensando en preguntas como las siguientes: ¿por qué quiero estar saludable? ¿Qué estoy haciendo ahora para tener una vida saludable? ¿Qué quiero mejorar?

Me di cuenta que me motiva mi deseo de tener un cuerpo fuerte y saludable de por vida. Una de las actividades en las que quiero trabajar es que el fortalecimiento muscular sea una mayor parte de mi rutina diaria porque los músculos saludables y los huesos fuertes son imprescindibles para todas las mujeres y niñas. Nos ayudan a realizar tareas diarias importantes y mantener una buena postura. Mis pacientes en verdad me inspiran cuando se trata de mejorar el fortalecimiento muscular. Sí, es importante descubrir una rutina de ejercicios que te mantenga en movimiento, desde bailar hasta caminar, nadar o correr, pero el fortalecimiento muscular es igual de importante. He atendido a muchos pacientes con fracturas por compresión en la espalda que se podrían haber beneficiado con tener músculos más fuertes en la espalda. ¡Piensa en agregar mancuernas a tu rutina de ejercicios! Prueba con incorporar 10 minutos al día de actividad física. ¡Los pequeños pasos pueden marcar la diferencia con el tiempo!

¡Esta Semana Nacional de la Salud de la Mujer, te aliento a reflexionar sobre tu salud! Comprueba tu salud para ver dónde estás y a dónde quieres llegar desde aquí.

  1. Establece objetivos posibles y da pequeños pasos. Lo has escuchado antes, pero los pequeños pasos pueden marcar una gran diferencia en tu salud. Los cambios drásticos pueden ser abrumadores y difíciles de sobrellevar. ¡Es por eso que elijo ser creativa cuando sea posible! Busco formas de ahorrar tiempo y trabajar hacia el logro de mis objetivos durante todo el día. Por ejemplo, usar una olla de cocción lenta puede ahorrar tiempo si te gusta el olor de la comida cocinándose cuando llegas a casa. Mi objetivo es probar una receta nueva al mes y, a fin de año, son 12 recetas nuevas para mi colección.

Otra estrategia es preparar las comidas los fines de semana. Muchos pacientes han tenido mejoras impresionantes en su salud al preparar las comidas los fines de semana para la semana siguiente. Además, tener la comida preparada después de un día ajetreado puede ayudar a que no comas tarde en la noche, lo que puede impactar en tus niveles de glucosa en sangre. Muchos de mis pacientes con diabetes me mostraban sus niveles de glucosa en sangre la mañana después de cenar tarde en la noche y solían ser más elevados en comparación a cuando cenaban más temprano. Nuestros cuerpos necesitan tiempo para metabolizar los alimentos. Ir a la cama con el estómago lleno hace que nuestros cuerpos tengan problemas para metabolizar lo que cenamos. Cenar antes de las 8 p.m. y caminar después de las comidas son pequeñas medidas que puedes tomar para mejorar tu salud.

Pregúntate sobre los distintos motivos por los que no podrías concentrarte en un área particular de tu salud. Una vez que sepas cuáles son tus desafíos, puedes crear un plan para superar los obstáculos paso a paso.

  1. Piensa en lo que es más importante para ti. Mi familia y mis amigos son una parte esencial de mi salud. Una de mis motivaciones para cuidarme es que necesito mantener mi salud para estar con mi familia.

Las relaciones saludables son fundamentales para una buena salud. Puede ser difícil cuando tus parientes no están en la misma ciudad que tú, pero lo más importante es que hables con ellos frecuentemente y planifiques visitas. Incluso durante las semanas ajetreadas, intento llamar a mi abuela porque hablar con ella siempre me recuerda lo que más me importa en la vida. ¡Uno de los amigos de mi abuelo de la Segunda Guerra Mundial tiene 99 años! Estar en contacto con él con los años me ha recordado que debo ser activa. (¡Él siguió trotando a sus 90 años y sigue participando en una carrera 5K ocasionalmente!) Planeamos visitarlo este verano y no puedo esperar para escuchar más historias sobre su tiempo con mi abuelo durante la Segunda Guerra Mundial y los años desde entonces. Es triste hablar sobre ello pero, en la atención médica, sabemos cómo la soledad impacta a la salud. Piensa en cómo puedes hacer sonreír a alguien al hacerle saber que te importa. Seguramente descubras que tu corazón también sonríe en recompensa. 

Incorporar hábitos saludables a tu vida lleva tiempo, y todo lo que podemos hacer es aprender durante el proceso. Con suerte, detenerte a reflexionar sobre tu salud, encontrar cambios sencillos que puedas hacer a tu rutina y pensar en lo más importante para ti te ayudará a dar el siguiente paso en tu camino hacia la salud. Si no sabes por dónde empezar, podemos ayudarte. Usa nuestra herramienta en línea para conocer dónde estás y a dónde quieres llegar. Según tus respuestas, ¡recibirás consejos personalizados para que puedas comenzar a trabajar para alcanzar tu próximo destino saludable!