Lactancia materna y situaciones especiales

¿Producirás suficiente leche para alimentar a gemelos, trillizos o más? ¿Quieres saber si puedes amamantar a tu bebé adoptado? Conoce las respuestas a estas preguntas y accede a consejos que te facilitan amamantar en cualquier situación.

Expandir todo
|
Cerrar todo

¿Qué debo saber acerca de amamantar a gemelos o a más de un hermanito?

Los beneficios de la lactancia materna para las madres múltiples y sus bebés son los mismos que para todas las madres y sus bebés. Quizá más grandes, ya que muchos nacimientos múltiples se producen en forma prematura. Al principio, la idea de amamantar a más de un bebé puede parecer abrumadora. Pero muchas mamás múltiples consideran que amamantar es más fácil que otros métodos de alimentación, porque no deben preparar nada. Muchas mamás amamantan satisfactoriamente a más de un bebé, aun después de regresar al trabajo.

Estar preparada

Aprender tanto como puedas acerca de la lactancia materna durante tu embarazo puede ser útil. Antes de que nazcan los bebés, puedes:

  • Tomar una clase de lactancia materna
  • Buscar recursos para padres múltiples en Internet e imprimirlos
  • Sumarte a un grupo para padres múltiples a través de tu médico, hospital, centro de lactancia materna local o a través de La Liga de la Leche Internacional
  • Informar a tu médico y familiares que tienes pensado amamantar
  • Buscar un consultor en lactancia que tenga experiencia con nacimientos múltiples antes de que nazcan tus bebés, para saber dónde acudir en busca de ayuda

Muchos bebés mellizos o múltiples son más pequeños o nacen prematuros. Accede a consejos para cuidar de estos bebés.

Producir suficiente leche

La mayoría de las madres pueden producir suficiente leche para mellizos. Muchas otras amamantan exclusivamente o se extraen leche para sus trillizos o cuatrillizos. Ten en cuenta estos consejos:

  • Amamantar rápido y con frecuencia desde el nacimiento es tan útil en nacimientos múltiples como lo es con un solo bebé. Cuanta más leche salga de tus senos, más leche producirá tu organismo.
  • Si tus bebés nacen antes, la extracción doble (extraer de ambos senos al mismo tiempo) puede ayudar a producir más leche.
  • Los chequeos de peso de tu médico pueden decirte si la lactancia es suficiente para tus bebés. Conoce otros signos que te permiten saber si tus bebés reciben suficiente leche.
  • Ayuda a que ambos bebés se alimenten de ambos senos. Puedes "asignar" un seno a cada bebé en una sesión de alimentación y cambiar en la siguiente. O puedes asignar un seno a cada bebé durante todo un día y cambiar al día siguiente. Cambiar de lado ayuda a mantener la producción de leche si uno de los bebés no come tanto como el otro. También les aporta un ángulo de visión diferente a los bebés para estimular su ojos.

¿Puedo seguir amamantando si estoy embarazada?

La lactancia materna durante tu siguiente embarazo por lo general no es peligrosa para ti, para tu niño al que alimentas ni para tu bebé en desarrollo. Tu hijo puede decidir destetar (dejar de alimentarse mediante lactancia materna) por su cuenta debido a los cambios en la cantidad o el sabor de tu leche. Posiblemente tu médico te recomiende, o tú desees destetar a tu bebé, si:

  • Tienes algún problema con tu embarazo, como dolor o sangrado uterino
  • Tienes antecedentes de trabajo de parto prematuro
  • Las hormonas del embarazo provocan que te incomode amamantar
  • Tu panza que crece te dificulta amamantar

Tu hijo necesitará otros alimentos y bebidas, especialmente si deja de alimentarse por lactancia materna. Probablemente produzcas menos leche durante el embarazo, especialmente después de tu 20.º semana.

Si sigues amamantando a tu hijo después de que nace tu bebé, alimenta primero al recién nacido para garantizar que reciba el calostro. Una vez que empieces a producir más leche, puedes decidir qué es lo mejor para que todos estén satisfechos, pero debes saber cuáles son las necesidades de tu nuevo bebé respecto de ti y de tu leche.

Te sugerimos que le pidas a tu pareja que te ayude cuidando de uno de los niños mientras tú alimentas al otro. Además, necesitarás más líquido, más comida sana y más descanso, porque estarás cuidando de ti y de dos niños pequeños.

¿Puedo amamantar después de una cirugía de senos?

Sí, pero la cantidad de leche que producirán tus senos dependerá del tipo de cirugía, de la ubicación de las incisiones y de los motivos de dicha cirugía. Las mujeres que tienen incisiones en el pliegue debajo del seno probablemente tengan menos dificultad para producir leche que las mujeres con incisiones alrededor o a través de la areola, porque se pueden cortar los conductos que transportan la leche y algunos nervios. Las mujeres con implantes de seno por lo general pueden amamantar.

Si tuviste alguna cirugía en tus senos, por cualquier motivo, habla con un consultor en lactancia. Si tienes pensado someterte a una cirugía de senos, habla con tu cirujano acerca de las formas en las que puede salvar tanto tejido mamario y conductos de leche como resulte posible.

¿Puedo amamantar a mi bebé adoptado?

Quizá. Muchas madres que adoptan pueden amamantar a sus bebés con algo de ayuda. Quizá debas complementar tu leche materna con leche materna donada de un banco de leche o con fórmula para bebés. Pero algunas mamás adoptivas pueden amamantar de manera exclusiva, especialmente si estuvieron embarazadas alguna vez.

Si tu plan es adoptar y quieres amamantar, habla con tu médico y un consultor en lactancia. Pueden ayudarte a decidir cuál es la mejor manera de lograr un suministro de leche para tu bebé recién nacido. Las opciones incluyen:

  • Usar un extractor de leche cada tres horas, todo el día, durante dos o tres semanas antes de que llegue tu bebé.
  • Esperar a que llegue tu bebé y comenzar a amamantarlo.
  • Usar dispositivos como un sistema de lactancia complementario o un dispositivo de asistencia con la lactancia. Esto puede ayudar a garantizar que tu bebé reciba toda la nutrición que necesita y al mismo tiempo que tus senos estén estimulados para producir leche.

¿Puedo amamantar más tarde si no lo hice apenas nació mi bebé?

Quizá. Puedes intentar con la lactancia materna (o regresar a la lactancia materna) cuando tu bebé sea más grande. Este proceso se conoce como relactación. Puede llevar semanas o aun más lograr producir leche suficiente, así que deberás continuar complementando la dieta de tu bebé con fórmula.

Habla con tu médico y con un consultor en lactancia. Pueden ayudarte a decidir cuál es la mejor forma de recuperar tu producción de leche. Las opciones incluyen:1

  • Usar un extractor de leche cada tres horas para estimular tu producción de leche.
  • Darle a tu bebé momentos de contacto directo con tu piel para estimular la transición del biberón a la lactancia.
  • Usar dispositivos como un sistema de lactancia complementario o un dispositivo de asistencia con la lactancia. Esto puede ayudar a garantizar que tu bebé reciba la nutrición que necesita y que al mismo tiempo tus senos reciban la estimulación necesaria para producir leche.

¿Qué necesito saber acerca de usar leche materna de bancos de donantes?

Si no puedes amamantar pero igual quieres que tu bebé se alimente con leche humana, una alternativa es un banco de leche humana. Si tienes una receta de tu médico, un banco de leche humana te da acceso a leche humana fresca de donantes. Se toman muchas medidas para garantizar que la leche sea segura.

Algunos motivos por los que podrías querer o necesitar recurrir a un banco de leche incluyen:

  • Que no puedas amamantar porque:
    • Tu bebé nació prematuro (antes de las 37 semanas de embarazo).
    • Tu bebé tiene otros problemas de salud.
    • Tomas ciertos medicamentos que son peligrosos para los bebés y que pueden pasar a través de tu leche materna, como medicamentos para la ansiedad, anticonceptivos con estrógenos o ciertos medicamentos para la migraña.
    • Tienes una enfermedad específica (como VIH o tuberculosis activa) que es una contraindicación para la lactancia materna.
    • Estás recibiendo terapia de radiación, aunque algunos tratamientos implican solo una breve pausa en el período de lactancia.
  • Que tu bebé no tolere la fórmula porque le produce alergia o tiene otro tipo de intolerancia.

Algunas madres directamente entregan la leche materna que les sobra a padres de bebés que la necesitan. Esto se llama "donación informal". Pero esta leche no se analizó en un laboratorio como la leche humana en los bancos de leche. La Administración de Alimentos y Medicamentos recomienda que no alimentes a tu bebé con leche materna que recibes directamente de otras mujeres o que obtienes a través de Internet.

Puedes encontrar un banco de leche materna a través de la Asociación Norteamericana de Bancos de Leche Humana (HMBANA, por sus siglas en inglés). Para saber si tu seguro cubre el costo de la leche, llama a la compañía de seguros o consulta a tu médico. Si tu compañía de seguros no cubre el costo de la leche, habla con el banco de leche para averiguar si puedes pagar más tarde o si tienen algún tipo de programa para ayudarte con el pago.

¿Respondimos tus dudas acerca de la lactancia materna en situaciones especiales?

Para obtener más información acerca de cómo amamantar en situaciones especiales, llama a la línea de ayuda de OWH al 1-800-994-9662 o consulta los siguientes recursos de otras organizaciones: