Síndrome premenstrual

El síndrome premenstrual (SPM) es un conjunto de síntomas vinculados con el ciclo menstrual. Los síntomas del SPM se dan entre 1 y 2 semanas antes de que se presente el período menstrual (menstruación o sangrado mensual). Para algunas mujeres, el SPM es simplemente una molestia que se da una vez al mes. Para otras, puede ser tan severo que hasta resulta difícil soportarlo todo el día. El SPM desaparece cuando el período menstrual ya no se presenta, por ejemplo durante el embarazo o cuando se alcanza la menopausia.

Expandir todo
|
Cerrar todo

¿Qué es el síndrome premenstrual (SPM)?

El síndrome premenstrual (SPM) es un conjunto de síntomas vinculados con el ciclo menstrual. Los síntomas del SPM se dan entre 1 y 2 semanas antes de que se presente el período menstrual (menstruación o sangrado mensual). Los síntomas normalmente desaparecen cuando comienza el sangrado. El SPM puede afectar a mujeres de cualquier edad que tengan su período y los efectos son diferentes en cada caso. Para algunas mujeres, el SPM es simplemente una molestia que se da una vez al mes. Para otras, puede ser tan severo que hasta resulta difícil soportarlo todo el día. El SPM desaparece cuando el período menstrual ya no se presenta, por ejemplo durante el embarazo o cuando se alcanza la menopausia.

¿Cuál es la causa del SPM?

No se conocen con claridad las causas del SPM, pero se las atribuyen a varios factores. Al parecer, los cambios hormonales durante el ciclo menstrual son uno de los motivos principales. Estos cambios en los niveles hormonales pueden afectar a algunas mujeres más que a otras. Los cambios químicos en el cerebro también pueden estar relacionados con el SPM. El estrés y los problemas emocionales, como la depresión, aparentemente no causan el SPM, pero sí pueden agudizarlo. Otras de las causas posibles incluyen:

  • Niveles escasos de vitaminas y minerales
  • Consumo de alimentos salados en exceso, lo cual puede hacer que retengas líquidos
  • Consumo de alcohol y cafeína, que puede alterar el estado de ánimo y los niveles de energía

¿Cuáles son los síntomas del SPM?

Generalmente, el SPM incluye síntomas físicos como también emocionales, tales como:

  • Acné
  • Inflamación o sensibilidad en los senos
  • Cansancio
  • Dificultades para conciliar el sueño
  • Malestar estomacal, inflamación, constipación o diarrea
  • Dolor de cabeza o de espalda
  • Cambios en el apetito o atracones
  • Dolor articular o muscular
  • Problemas para concentrarse o para recordar las cosas
  • Tensión, irritabilidad, cambios de humor o ataques de llanto
  • Ansiedad o depresión

Los síntomas son diferentes en cada mujer.

¿Cómo sé si tengo SPM?

El médico puede diagnosticarte SPM de acuerdo con los síntomas que presentes, a cuándo se manifiesten y a la intensidad con la que afecten tu vida. Si piensas que tienes SPM, lleva un registro de los síntomas que presentas y la intensidad de éstos durante algunos meses. Haz un seguimiento de los síntomas a diario y regístralos en un calendario o en el registro de síntomas del SPM (PDF, 66 KB). Lleva esta tabla cuando vayas a una consulta médica por tu SPM.

El médico seguramente quiera asegurarse de que no sufres de alguna de las siguientes afecciones, las cuales tienen los mismos síntomas que el SPM:

  • Depresión
  • Ansiedad
  • Menopausia
  • Síndrome de fatiga crónica (SFC)
  • Síndrome del intestino irritable (SII)
  • Problemas con el sistema endócrino que es el encargado de generar hormonas

¿Qué tan común es el SPM?

Según los cálculos, son muchas las mujeres que sufren de SPM. El American College of Obstetricians and Gynecologists estima que al menos el 85 % de las mujeres que menstrúan presentan al menos 1 de los síntomas de SPM en su ciclo mensual. Muchas de estas mujeres tienen síntomas relativamente leves que no requieren tratamiento. En otras mujeres (entre el 3 y el 8 por ciento), el SPM se manifiesta de manera más aguda y se lo llama trastorno disfórico premenstrual (TDPM). Lee "¿Qué es el trastorno disfórico premenstrual (TDPM)?" que se encuentra más arriba para obtener más detalles.

El SPM se da con mayor frecuencia en mujeres que:

  • Se encuentran entre el último tramo de los 20 y en los primeros años de los 40
  • Tienen al menos 1 hijo
  • Tienen antecedentes familiares de depresión
  • Tienen antecedentes médicos de depresión posparto o sufren un trastorno del estado de ánimo

¿Cuál es el tratamiento para el SPM?

Se han probado varias cosas para aliviar los síntomas del SPM. No existe un tratamiento que resulte efectivo para todas las mujeres. Es probable que tengas que probar diferentes tratamientos para descubrir cuál es el que funciona contigo. Algunas opciones de tratamiento incluyen:

  • Cambios en el estilo de vida
  • Medicamentos
  • Terapias alternativas

Cambios en el estilo de vida

Si tu SPM no es tan agudo como para visitar al médico, realizar algunos cambios en tu estilo de vida puede resultar útil para hacerte sentir mejor. A continuación, se indican algunos pasos que se recomiendan seguir para aliviar los síntomas.

  • Ejercitar habitualmente. Por semana, es aconsejable realizar:
    • Dos horas y 30 minutos de actividad física de intensidad moderada;
    • Una hora y 15 minutos de actividad física aeróbica de gran intensidad; o
    • Una combinación de actividad moderada e intensa; y
    • Actividades de fortalecimiento muscular (al menos 2 días).
  • Consumir alimentos saludables, como frutas, vegetales y cereales integrales.
  • Evitar la sal, los alimentos azucarados, la cafeína y el alcohol, especialmente cuando se manifiestan los síntomas del SPM.
  • Dormir el tiempo necesario, al menos 8 horas durante la noche.
  • Encuentra maneras saludables de lidiar con el estrés. Chárlalo con tus amigos, ejercita, o exprésate en un diario. A algunas mujeres también les resulta efectivo el yoga, los masajes y las terapias de relajación.
  • No fumes.

Medicamentos

Los analgésicos de venta libre pueden aliviar los síntomas físicos como los calambres, los dolores de cabeza y de espalda y la sensibilidad en los senos. Algunos de estos factores son:

  • Ibuprofeno (por ejemplo, Advil, Motrin o Midol Cramp)
  • Ketoprofeno (por ejemplo, Orudis KT)
  • Naproxeno (como Aleve)
  • Aspirina

En casos más agudos de SPM, lo más probable es que se prescriban medicamentos para calmar los síntomas. Uno de los métodos consiste en tomar medicamentos que anulen la ovulación, como píldoras anticonceptivas. Las mujeres que lo hacen registran menos síntomas de SPM, como calambres o dolores de cabeza, como también períodos más leves.

Los investigadores continúan buscando nuevas maneras de tratar el SPM. Para obtener más información sobre estudios actuales sobre el tratamiento del SPM, ingresa al sitio web clinicaltrials.gov. Habla con tu médico para saber si formar parte de una prueba clínica es recomendable para ti.

Terapias alternativas

Se ha detectado que ciertas vitaminas y minerales ayudan a aliviar algunos de los síntomas del SPM. Algunos de estos factores son:

  • Ácido fólico (400 microgramos)
  • Calcio con vitamina D (consulta la tabla a continuación para conocer las cantidades)
  • Magnesio (400 miligramos)
  • Vitamina B-6 (de 50 a 100 mg)
  • Vitamina E (400 unidades internacionales)
Cantidad de calcio que necesitas a diario
Edad Miligramos por día
9-18 1300
19-50 1000
Mayor de 51 1200

Las mujeres embarazadas o en período de lactancia necesitan la misma cantidad de calcio que otras mujeres de la misma edad.

Algunas mujeres reportan que los síntomas del SPM disminuyen al tomar suplementos tales como:

  • Cohosh negro
  • Agnocasto
  • Aceite de onagra

Consulta a tu médico antes de tomar cualquiera de estos productos. Todavía no se ha comprobado la efectividad de muchos de ellos y pueden interactuar con otros medicamentos que tomes.

¿Qué es el trastorno disfórico premenstrual (TDPM)?

Un químico llamado serotonina que se encuentra en el cerebro puede estar relacionado con el trastorno disfórico premenstrual (TDPM), una manifestación aguda del SPM. Dentro de los síntomas principales, que pueden provocar alguna incapacidad, se incluyen:

  • Sentimientos de tristeza o desesperación, e incluso intenciones de suicidarse
  • Sensaciones de tensión o ansiedad
  • Ataques de pánico
  • Cambios en el estado de ánimo o llantos frecuentes
  • Irritabilidad o enojo que perdura y afecta a otras personas
  • Falta de interés en actividades o relaciones cotidianas
  • Problemas para pensar o concentrarse
  • Cansancio o poca energía
  • Antojos de comida o trastorno alimentario compulsivo
  • Dificultades para conciliar el sueño
  • Sensación de estar fuera de control
  • Síntomas físicos, como hinchazón, sensibilidad en los senos, dolores de cabeza, articulares o musculares.

Para que te diagnostiquen TDPM, debes presentar al menos 5 de estos síntomas. Los síntomas se presentan durante la semana anterior a tu período menstrual y desaparecen cuando comienza el sangrado.

Realizar algunos cambios en tu estilo de vida puede ser útil para aliviar los síntomas del TDPM. Lee "¿Cuál es el tratamiento para el SPM?" que aparece más arriba para obtener más información.

Los antidepresivos llamados inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) también han demostrado ser efectivos para algunas mujeres con TDPM. Estas drogas alteran los niveles de serotonina en el cerebro. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) ha aprobado 3 ISRS para el tratamiento del TDPM:

  • Sertralina (Zoloft)
  • Fluoxetina (Sarafem)
  • Paroxetina HCI (Paxil CR)

Yaz (drospirenona y etinil estradiol) es la única pastilla anticonceptiva aprobada por la FDA para el tratamiento del TDPM. El asesoramiento individual o grupal, como también el manejo del estrés, también pueden ayudar a aliviar los síntomas.

¿Pudimos responder tus preguntas sobre el síndrome premenstrual (SPM)?

Para obtener más información sobre el SPM, llama a la línea de ayuda de OWH al 800-994-9662 o comunícate con las siguientes organizaciones: