Un proyecto de la Oficina para la Salud de la Mujer del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.

Saltar navegación

Logotipo de Women's Health
In English
línea divisoria

Trastorno bipolar (enfermedad maníaco-depresiva)

El trastorno bipolar, también conocido como enfermedad maníaco-depresiva, es una enfermedad grave que causa cambios en el humor, la energía y la capacidad de desenvolverse de una persona. Los síntomas del trastorno bipolar son graves. Son diferentes de los altibajos normales que todos tenemos de vez en cuando. Los síntomas del trastorno bipolar pueden dañar relaciones, perjudicar el rendimiento en el trabajo o la escuela y hasta ser causa de suicidio. Pero el trastorno bipolar se puede tratar, y la gente con esta enfermedad puede llevar una vida productiva y plena.

El trastorno bipolar suele aparecer al final de la adolescencia o en los primeros años de la adultez. Al menos la mitad de todos los casos comienzan antes de los 25 años. Algunas personas tienen los primeros síntomas durante la infancia, mientras que otros pueden desarrollar síntomas a una edad más avanzada.

Una persona puede estar experimentando un trastorno bipolar si tiene una cantidad de síntomas maníacos o depresivos la mayor parte del día, casi todos los días, durante al menos una o dos semanas. En ocasiones, los síntomas son tan severos que la persona no puede desempeñarse normalmente en el trabajo, en la escuela o en el hogar.

Los síntomas de la manía o de un episodio maníaco incluyen: Los síntomas de la depresión o de un episodio depresivo incluyen:

Cambios de humor

  • Un largo período de sentirse "muy alegre" o un estado de ánimo extremadamente feliz o extrovertido
  • Estado de ánimo extremadamente irritable, nervioso; sentirse "asustadizo" o "tenso"

Cambios en la conducta

  • Hablar muy rápido, saltar de una idea a otra, tener pensamientos inconexos
  • Distraerse fácilmente
  • Mayor cantidad de actividades con objetivos definidos, como emprender nuevos proyectos
  • Sentir preocupación
  • Dormir poco
  • Tener una creencia irreal de las capacidades propias
  • Comportarse impulsivamente y participar de muchos comportamientos placenteros de alto riesgo, como por ejemplo, gastar dinero alocadamente, tener sexo impulsivo y realizar inversiones comerciales impulsivas.

Cambios de humor

  • Un largo período de sentimientos de preocupación o vacío
  • Pérdida de interés en actividades que antes se disfrutaban, incluso el sexo

Cambios en la conducta

  • Sentimiento de cansancio o de "lentitud"
  • Tener dificultades para concentrarse, recordar y tomar decisiones
  • Sentirse nervioso o irritable
  • Cambiar hábitos de alimentación y sueño, entre otros
  • Pensamientos sobre la muerte o el suicidio, o intentos de suicidio

Volver arriba

Tratamiento

No existe cura para el trastorno bipolar. Sin embargo, el tratamiento adecuado ayuda a la mayoría de las personas con trastorno bipolar a controlar mejor sus cambios de estado de ánimo y síntomas relacionados. Esto se aplica también a las personas que sufren los casos más graves de la enfermedad.

Debido a que el trastorno bipolar es una enfermedad que dura toda la vida, las personas que padecen el trastorno necesitan tratamiento a largo plazo para controlar los síntomas bipolares. El tratamiento del trastorno bipolar incluye medicación y psicoterapia.

Volver arriba

Más información sobre trastorno bipolar (enfermedad maníaco-depresiva)

Consulta otras publicaciones y sitios web

Ponte en contacto con otras organizaciones

Última actualización del contenido: 29 de marzo de 2010.

Volver arriba