Acoso

El acoso es cualquier tipo de comportamiento o comentario inaceptable de una persona a otra. Usualmente, el acoso sexual es un término usado para describir el contacto o comportamiento sexual inapropiado que ocurre más de una vez en el trabajo, en el hogar o en la escuela. Incluye cualquier avance o pedido sexual inapropiado de favores sexuales que afectan el trabajo, las tareas de la escuela o del hogar de una persona. El acoso callejero es un comportamiento o comentario que puede ser sexual pero no siempre es así, y puede estar dirigido a tu género, edad, religión, nacionalidad, raza, etnia u orientación sexual.

Expandir todo
|
Cerrar todo

¿Qué es el acoso sexual?

El acoso sexual ocurre cuando una persona de tu trabajo, hogar o escuela realiza avances sexuales inapropiados o te pide favores sexuales. También incluye comportamientos verbales o físicos que pueden afectar tu trabajo, hogar o educación. Estos actos constituyen acoso sexual cuando se realizan sin tu consentimiento, o son inoportunos, e interfieren con tu rendimiento laboral o educativo o crean un ambiente hostil u ofensivo.

El acoso sexual infringe la mayoría de las políticas del trabajo, el hogar y la escuela, y puede ser ilegal. A veces, el acoso sexual también es coerción sexual. La coerción es cuando te obligan de forma no física a mantener relaciones sexuales. Los acosadores sexuales pueden ser cualquier persona, hombre o mujer, y pueden ser gerentes, colegas, arrendatarios, profesores u otros estudiantes. El acoso sexual no significa que estás en una relación sexual con la persona que lo realiza.

¿Cuán común es el acoso sexual?

No se conoce el número exacto de personas sexualmente acosadas en el trabajo, en el hogar o en la escuela. Esto es porque muchas personas no denuncian el acoso sexual.

Las encuestas demuestran que más de la mitad de las mujeres han experimentado acoso sexual en el trabajo.1 Sin embargo, solo una de cada cuatro que experimentan acoso informa el comportamiento a un supervisor o representante de recursos humanos. Uno de los motivos por el cual no informan el comportamiento es miedo a que el supervisor no les crea o no las ayude. También incluye miedo a perder sus trabajos, especialmente si su supervisor era la persona que las acosaba.1

Los estudios sobre el acoso sexual en el hogar no son comunes,2 pero un estudio demuestra que la coerción sexual por parte de una autoridad, como un arrendatario, es el tipo más común de acoso sexual experimentado por las mujeres en las viviendas de alquiler.3 Los estudios recientes también demuestran que las mujeres de minorías sexuales y de género tienen mayor dificultad para encontrar una vivienda en comparación con otras mujeres.4

¿De qué maneras se puede acosar sexualmente a las mujeres?

Hay muchos tipos diferentes de acoso sexual que suceden en el trabajo, en el hogar o la escuela:5

Acoso sexual escrito o verbal

  • Realizar comentarios sobre tu vestimenta, cuerpo, comportamiento o relaciones románticas
  • Realizar comentarios o bromas sexuales
  • Invitarte a salir reiteradamente luego de haber dicho que no
  • Realizar actos sexuales, como besar, tocar, ver un acto sexual o tener relaciones sexuales
  • Pedir fotos o videos sexuales tuyos
  • Amenazarte por negarte a su pedido sexual
  • Hacer correr rumores sobre tu vida sexual o personal
  • Silbar o piropear
  • Enviar enlaces o fotos en línea con contenido sexual gráfico o explícito

Acoso sexual físico

  • Estar incómodamente cerca tuyo
  • Bloquear tu camino
  • Tocarte inapropiadamente
  • Obligarte a participar en una actividad sexual amenazándote con destruir tu carrera, tus calificaciones, tu hogar o tu reputación (esto es un tipo de abuso sexual) si te niegas a hacerlo
  • Forzarte físicamente a participar en una actividad sexual sin tu consentimiento (violación y abuso sexual)

Acoso sexual visual

  • Mostrar o compartir fotos, mensajes de texto (sexting), fondos de pantalla o emails sexuales
  • Mostrarte sus partes privadas (llamado "exhibicionismo")
  • Masturbarse frente a ti

En ocasiones, es posible que experimentes otro tipo de acoso que puede ser difícil de documentar o comprobar, pero que igual puede ser amenazante. Entre ellos se incluyen mirar fijo a tu cuerpo de manera sexual o realizar gestos sexuales ofensivos o expresiones faciales.

¿Qué puedo hacer para detener el acecho sexual?

Como sucede con otros tipos de abusos, si te sientes acosada sexualmente, no es tu culpa. Puedes adoptar medidas para alertar a otros del acoso y protegerte de la persona que te acosa. Muchos tipos de acoso sexual son ilegales. Si te están acosando sexualmente, intenta una de estas acciones o todas ellas:

  • Dile "no" sin decir nada más. Si un acosador te invita a salir o a tener relaciones sexuales, dile que "no". No necesitas darle excusas como "tengo novio" o "no salgo con personas del trabajo". Si das un motivo o una excusa, le das al acosador una forma de continuar la conversación o discutir contigo. Abandona físicamente la situación, si puedes. Si la persona continúa invitándote a salir o sigue teniendo un comportamiento sexual inapropiado, repórtalo a alguien con autoridad cuyo trabajo sea ayudarte a detener el acoso, como el gerente de recursos humanos.
  • Dile a la persona que detenga el acoso, si te sienes lo suficientemente segura para hacerlo. Si alguien te acosa con comentarios sexuales o imágenes sexuales, dile que eso no está bien. Decirle "Ya basta" y marcharte es la mejor forma de responder.    
  • Mantén un registro. Cuando experimentes acoso, escribe las fechas, los lugares, el horario y cualquier testigo que haya visto lo que sucedió. Guarda el registro en un lugar seguro, como tu teléfono. Si el acoso sucedió en línea, guarda una captura de pantalla o los emails de las interacciones.
  • Denúncialo. Puede ser difícil hablar de temas personales con alguien del trabajo o la escuela, pero debes notificarle a tu gerente, al departamento de recursos humanos, al grupo de asistencia legal local, a la empresa de alquiler o a tu escuela sobre el acoso. Describe el acoso y explica que no es deseado y que quieres que se detenga. Si puedes, es mejor informarlo por escrito para que puedas guardar el registro. Mantén copias de todo lo que envías y recibes del empleador, arrendatario o de la escuela sobre el acoso.
  • Investiga los procedimientos de presentación de quejas de la compañía o escuela. La mayoría de los empleadores y las escuelas tienen un procedimiento específico sobre cómo responder a las reclamaciones de acoso sexual. En el trabajo, obtén una copia del manual de empleados de la compañía para que puedas usar estos procedimientos y detener el acoso. En las escuelas con fondos federales, puedes obtener una copia de la política de acoso sexual. Sigue los procedimientos de reclamaciones y mantén un registro.
  • Presenta una denuncia de discriminación ante una agencia gubernamental. Puedes escalar tu caso de abuso sexual en el trabajo al presentar una denuncia a la corte federal o estatal, pero ten en cuenta que primero debes presentar una denuncia formal por acoso sexual a la Comisión federal para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo (EEOC). Para informar sobre el acoso sexual en el hogar, llama al Departamento de Justicia al 1-844-380-6178 o envía un email a fairhousing@usdoj.gov. También puedes presentar una queja en línea con el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD) o llama a la oficina local del HUD. Puedes presentar una queja en línea de acoso sexual en la escuela con el Departamento de Educación de EE. UU..

¿Qué es el acoso callejero?

El acoso callejero son acciones, gestos o comentarios inadecuados hacia una persona en un lugar público sin el consentimiento de esa persona. Puede o no ser también acoso sexual. Por lo general, el acoso es por parte de extraños y usualmente está dirigido a alguien por su sexo, género, religión, nacionalidad, raza, etnia u orientación sexual.

En una encuesta nacional, más de la mitad de las mujeres manifestaron haber experimentado acoso callejero.6 Las mujeres de color, lesbianas y bisexuales experimentaron acoso callejero con mayor frecuencia que otras mujeres.6

Es posible que hayas experimentado el acoso callejero si alguna vez alguien:

  • Te silbó o piropeó
  • Hizo comentarios negativos sobre tu sexo, género, religión, orientación sexual o identidad sexual.
  • Continuó preguntando tu nombre, número de teléfono u otra información personal luego de decir que no
  • Te siguió o acechó
  • Mostró sus partes privadas (llamado "exhibicionismo")
  • Se masturbó frente a ti
  • Te tocó físicamente en áreas privadas

¿Cómo debo responder ante el acoso callejero?

Es posible que solo tengas unos segundos para decidir la mejor forma de reaccionar ante alguien que te está acosando a ti o que está acosando a otra persona. Debido a que el acoso callejero, por lo general, sucede entre extraños en lugares públicos, puede que no tengas la misma protección legal que tienes para el acoso sexual en el trabajo, en la escuela o en una vivienda alquilada. Pero nadie tiene el derecho de herirte o atemorizarte físicamente. Herir o tocar a alguien físicamente sin su permiso o consentimiento es ilegal siempre.

Probablemente lo más seguro es abandonar la situación lo más rápido posible. Si no puedes abandonar la situación físicamente de inmediato, tienes otras opciones:

  • Ignora a la persona Puede ser difícil ignorar a alguien que te insulta o demanda cosas, pero hablar o discutir puede resultar en violencia física. Tu seguridad es lo más importante.
  • Acércate a alguien con uniforme. La mayoría de las personas asocian inconscientemente a los uniformes con autoridad o poder. Si hay alguien en tu área con cualquier tipo de uniforme, como un guardia de seguridad, un médico, un oficial de policía o un conductor de autobús, intenta pararte o sentarte cerca de ellos. Luego márchate lo antes que puedas.
  • Comienza a hablar con otra persona. El acoso puede ser más fácil de ignorar si estás en un grupo o hablas con otra persona. Si estás sola, busca a alguien para hablar. Muchas personas a tu alrededor en los lugares púbicos podrán llamar al 911 por ti si no te sientes segura.
  • Llama a alguien desde tu teléfono. Pretende hablar con alguien en tu teléfono incluso si esa persona no contesta. Dile a la persona dónde estás, como "estoy en la parada de Pine Street número 42 y estaré allí pronto". Esto puede desanimar a que el acosador continúe el acoso si piensan que puedes contarle a otros sobre ello.
  • Denúncialos. Si los acosadores están en un auto, escribe el número de patente y llama a la policía. Si los acosadores visten una camiseta o manejan un auto con una identificación de la compañía, llama o envía un email a la compañía para informar lo que hicieron los empleados. También puedes denunciar el acoso callejero en línea. Si tienes un smartphone, puedes grabar un video del acoso y avisarle a la persona que está siendo acosada que estás grabando.

Si ves que están acosando a otra persona y te sientes segura, intenta ayudarla. Puedes apoyar a la persona acosada sin hablarle al acosador. Pregúntale a la persona acosada si se encuentra bien o si desea ayuda para salir de la situación. Ofrece grabar el acoso con un smartphone.

¿Pudimos responder tus preguntas sobre el acoso?

Para obtener más información acerca del hostigamiento, llama a la línea de ayuda de OWH al 1-800-994-9662 o consulta los siguientes recursos de otras organizaciones:

Fuentes

  1. Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo (2016). Selección de una fuerza laboral en el estudio sobre el acoso en el lugar de trabajo (versión en inglés) (PDF, 1.3 MB).
  2. Reed, M.E., Collinsworth, L.L., Fitzgerald, L.F. (2005). No hay lugar como el hogar: acoso sexual a mujeres de bajos recursos en el hogar. (versión en inglés) Psychology, Public Policy, and Law; 11(3): 439–462.
  3. Tester, G. (2008). Un análisis interseccional del acoso sexual en el hogar (versión en inglés). Gender & Society; 22(3): 349–366.
  4. Seelman, K.L. (2014). Acceso de las personas transgénero a las viviendas y baños universitarios: resultados de la Encuesta Nacional sobre la Discriminación a las Personas Transgénero (versión en inglés). Journal of Gay & Lesbian Social Services: The Quarterly Journal of Community & Clinical Practice; 26(2): 186–206.
  5. Equal Rights Advocates. (2013). Acoso sexual en el trabajo (versión en inglés) (PDF, 142 KB). 
  6. Stop Street Harassment. (2014). Inseguridad y acoso en lugares públicos: un informe nacional de acoso callejero (versión en inglés) (PDF, 4.1 MB).