Abuso de ancianos

El abuso de ancianos ocurre cuando un cuidador confiable o un adulto hiere a consciencia a una persona mayor (alguien mayor de 60 años).1 Incluye muchos tipos de abuso, tales como físico, sexual, emocional, verbal y financiero. El abuso de ancianos también puede significar rechazar a sabiendas a una persona mayor hasta el punto de que resulta dañada, como retener su comida o atención médica. El abuso de ancianos afecta más a mujeres que a hombres.2 Puedes prevenir o detener el abuso para ti o un ser querido al conocer los signos que debes buscar.

Expandir todo
|
Cerrar todo

¿Qué es el abuso de ancianos?

El abuso de ancianos puede ocurrir en el hogar, en un hogar de ancianos o establecimiento de vida asistida, o en público. Puede incluir cualquier tipo de abuso, como físico, sexual, emocional, verbal y financiero, contra una persona mayor. El abuso de ancianos es más probable que ocurra cuando la persona mayor depende de otra persona para sus actividades cotidianas, como comer, bañarse, usar el baño, vestirse o administrar su dinero.

El abuso de ancianos también incluye el descuido y aprovechamiento de una persona mayor.

¿De qué manera afecta en la salud el abuso de ancianos en mujeres mayores?

El abuso de ancianos puede ser nocivo para la salud de una mujer, en especial si continúa después de un solo evento. Los investigadores descubrieron que cualquier tipo de abuso de ancianos puede disminuir la vida de una persona, sin importar cualquier otro problema de salud que pueda tener.3 Los estudios demuestran que si una persona mayor tiene demencia (problemas graves para pensar y recordar), el riesgo de una muerte temprana tras un abuso es aun mayor.4

¿Qué tan común es el abuso de ancianos?

Los expertos no tienen la seguridad de qué tan común es el abuso de ancianos, dado que muchas víctimas de abuso no lo denuncian o no son conscientes de ello. Los estudios sugieren que el abuso de ancianos puede afectar a uno de cada 10 adultos mayores.5 El abuso de ancianos es más común en mujeres que en hombres, en parte porque las mujeres viven más tiempo.2

El abuso emocional y verbal y el abuso financiero son los tipos más comunes de abuso de ancianos.2

¿Quiénes abusan de ancianos?

  • El abuso físico es más probable que provenga de la pareja (cónyuge o pareja romántica).
  • El abuso financiero suele ser cometido por familiares, amigos y vecinos, además de auxiliares de atención de salud a domicilio.6 Vivir con un hijo adulto que esté desempleado o que tenga antecedentes de abuso de sustancias aumenta el riesgo de que una persona sufra abuso financiero.7
  • El abuso emocional o verbal o el descuido es más probable que provenga de los cuidadores de la persona abusada.

Una persona que abusa de un adulto mayor tiene más probabilidad de tener problemas de salud física o mental, problemas financieros, antecedentes de abuso de sustancias o experimentar un gran estrés.5

¿Cuáles son los signos del abuso de ancianos?

El abuso de anciano tiene muchas formas. Estos son algunos tipos de abuso de ancianos y los signos que debes buscar.

Abuso físico

Golpear, abofetear, castigar, empujar, patear, pellizcar y quemar

Signos:

  • Hematomas y ojos morados
  • Marcas en el cuerpo, como verdugones, cortes y heridas abiertas
  • Esguinces, articulaciones dislocadas (por ejemplo, el hombro) y huesos quebrados
  • Lesiones en cicatrización pero que nunca fueron tratadas por un médico o enfermera
  • Marcas de soga o quemaduras en manos y pies (podrían significar que se ha amarrado o sujetado a una persona mayor)
  • Armazones o cristales de gafas de lectura rotos
  • Cambio repentino en el comportamiento
  • No querer estar a solas con el cuidador
  • No tener permitidas las visitas cuando el cuidador no está presente
  • Quedarse sin medicamentos recetados con demasiada rapidez o tener medicamentos recetados que al parecer no se están tomando como se debe (frasco demasiado lleno)
  • Decirte que los han herido físicamente

Abuso emocional y verbal

Abusos verbales, amenazas, intimidación, hostigamiento y aislamiento de las actividades regulares, familia y amigos

Signos:

  • Estar en un estado de malestar o agitación
  • Volverse retraído y no querer hablar ni interactuar con nadie
  • Comportamiento inusual como mecerse, morder o succionar (se cree que estos suelen ser síntomas de demencia)
  • Decirte que los han maltratado

Abuso sexual y maltrato

Cualquier contacto sexual no consentido, como contacto físico no deseado

Signos:

  • Hematomas en o alrededor de los senos o los genitales
  • Infecciones de transmisión sexual (ITS) sin explicación aparente o sangrado vaginal o anal
  • Infecciones de las vías urinarias (UTI) repetidas porque no quieren que les cambien el catéter
  • Ropa interior desgarrada, manchada o con sangre
  • Decirte que fueron abusados sexualmente o violados

Descuido

No cuidar apropiadamente a una persona mayor a sabiendas, que incluye el cuidado físico (alimentación, vestimenta, refugio, medicamentos, higiene personal) y cuidado financiero (no pagar alojamiento, atención y otras facturas)

Signos:

  • Mala higiene, deshidratación, desnutrición y, en el caso de una persona postrada, escaras sin tratamiento
  • Problemas de salud que no se están tratando
  • Condiciones de vida no seguras (falta de calefacción, electricidad o agua y cableado defectuoso)
  • Condiciones precarias de vida (suciedad, pulgas, prendas y ropa de cama sucias con olor a orina/materia fecal, vestimenta inapropiada, piojos)
  • Decirte que los han descuidado

¿Cómo puedo ayudar a prevenir el abuso de ancianos?

Si eres una anciana o persona mayor:

  • Mantente en contacto. Sé socialmente activa y no pases mucho tiempo sola. Aislarte de otras personas puede aumentar el riesgo de abuso. Mantente en contacto con familiares y amigos.
  • Habla alto. Si el abuso ocurre en el hogar, intenta encontrar el coraje para hablar. Todos tenemos derecho a un entorno seguro. Si un familiar es un abusador, considera hablar con otros miembros de la familia o amigos que crees que pueden ayudarte.
  • Llama a la policía. Llama a la policía si estás en peligro inmediato. La policía puede ayudar a detener la violencia y conectarte con otros servicios comunitarios.
  • Denuncia. Si el abuso ocurre en un establecimiento de cuidados a largo plazo, infórmalo a la administración del establecimiento y a tus familiares. Si tus familiares no pueden ayudarte, comunícate con el defensor del pueblo para cuidados a largo plazo de tu estado. El propósito del defensor del pueblo es actuar como un abogado y brindarte ayuda.
  • Planifica para el futuro. Planifica tu futuro financiero con una o varias personas confiables. Asegúrate de que tus finanzas estén en orden. Habla con tu familia, cuidadores y médicos sobre tus deseos de atención médica.

Si tú o alguien que conoces han sido víctimas de un caso de abuso de ancianos, se recomienda buscar la ayuda de familiares, amigos u organizaciones comunitarias. Habla con un médico u otro profesional de atención médica.

Muchos estados ofrecen números gratuitos durante las 24 horas para obtener informes de abuso de carácter confidencial. El Centro Nacional contra el Abuso de Ancianos puede ayudarte a buscar servicios en tu comunidad.

¿De qué manera los familiares y amigos pueden ayudar a prevenir el abuso de ancianos?

El abuso de ancianos es más probable que ocurra si la persona mayor tiene demencia u otro tipo de problema grave para pensar o recordar. Los familiares y amigos de un adulto mayor pueden ayudar a prevenir el abuso al:

  • Llamar o hacer visitas lo más seguido posible. Mantener el contacto con la persona. Si la persona se encuentra en un hogar de ancianos, mantener el contacto con el personal de allí. Es posible que quieras hacer visitas sorpresa.
  • Estar atentos a las señales de advertencia que puedan indicar el abuso.
  • Asegurarse de que el adulto mayor esté alimentándose adecuadamente y tomando los medicamentos requeridos. Una persona mayor debilitada no podrá pensar claramente sobre sus cuidados o comunicar cualquier abuso sufrido.
  • Consultar las cuentas bancarias y estados de cuenta de la tarjeta de crédito de la persona, con su permiso, para notar las transacciones no autorizadas.

Muchos estados ofrecen números gratuitos durante las 24 horas para obtener informes de abuso de carácter confidencial. El Centro Nacional contra el Abuso de Ancianos puede ayudarte a buscar servicios en tu comunidad.

¿Qué debo hacer si sospecho de abuso contra un anciano?

Llama al 911 si la persona mayor se encuentra en peligro inmediato.

Si la persona mayor puede hablar, pregúntale sobre algún signo de abuso que notes, como hematomas, actividad financiera inusual o miedo a los cuidadores. De ser posible, documenta cualquier signo de abuso con fotos, videos o declaraciones escritas. Contacta a la policía local.

También puedes denunciar el abuso a una agencia local de servicios de protección para adultos, similar a los servicios de protección de menores. Todos los estados tienen una agencia de servicios de protección de adultos. Usa este mapa para encontrar ayuda en tu área. Si la persona mayor se encuentra en un establecimiento como un hogar de ancianos, puedes denunciar el abuso a un defensor del pueblo, cuyo trabajo es resolver disputas.

¿Pudimos responder tus preguntas sobre el abuso de ancianos?

Para obtener más información sobre el abuso de ancianos, llama a la línea de ayuda de OWH al 1-800-994-9662 o consulta los siguientes recursos de otras organizaciones:

Fuentes

  1. Hall, J.E., Karch, D.L., Crosby, A.E. (2016). Supervivencia al abuso de mayores: definiciones uniformes y elementos de información clave recomendados, versión 1.0 (versión en inglés). Atlanta, GA: Centro Nacional para la Prevención y el Control de Lesiones, Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.
  2. Laumann, E.O., Leitsch, S.A., Waite, L.J. (2008). Maltrato a ancianos en los Estados Unidos: estimaciones de prevalencia de un estudio representativo a nivel nacional (versión en inglés). Journals of Gerontology, Series B: Psychological Sciences and Social Sciences; 63(4): S248-S254.
  3. Burnett, J., Achenbaum, W.A., Murphy, K.P. (2014). Prevención e identificación temprana del abuso de ancianos (versión en inglés). Clinics in Geriatric Medicine; 30(4): 743-759.
  4. Dong, X., Simon, M., Mendes de Leon, C., Fulmer, T., Beck, T., Hebert, L., et al. (2009). Descuido de ancianos, abuso y riesgo de mortalidad en una población residente de la comunidad (versión en inglés). Journal of the American Medical Association; 302(5): 517-526.
  5. Lachs, M., Pillemer, K. (2015). Abuso de ancianos (versión en inglés). New England Journal of Medicine; 373: 1947-1956. doi: 10.1056/NEJMra1404688.
  6. Peterson, J.C., Burnes, D.P., Caccamise, P.L., Mason, A., Henderson, C.R., Jr., Wells, M.T., Lachs, M. (2014). Explotación financiera de adultos mayores: un estudio de prevalencia basado en la población (versión en inglés). Journal of General Internal Medicine; 29(12): 1615-1623. doi: 10.1007/s11606-014-2946-2.
  7. Panel del Consejo nacional de investigación (EE. UU.) para comprobar los riesgos y prevalencia del abuso y descuido de ancianos; Bonnie, R.J., Wallace, R.B., editores. (2003). Capítulo 13: Abuso financiero de ancianos en el entorno familiar (versión en inglés). Washington, DC: National Academies Press (EE. UU.).