Síntomas y alivio de la menopausia

Durante la transición a la menopausia, los cambios en los niveles hormonales pueden afectar tu ciclo menstrual y causar síntomas como sofocones y problemas para dormir. A medida que te acercas a la menopausia, es probable que observes otros síntomas, como el dolor durante el sexo, problemas urinarios y períodos irregulares. Habla con tu médico o enfermera sobre tus síntomas. Los medicamentos y otros tratamientos pueden ayudar a aliviar tus síntomas.

Expandir todo
|
Cerrar todo

Síntoma de la menopausia: sofocones

Los sofocones son el síntoma más común de la menopausia. Tres de cada cuatro mujeres tienen sofocones. Algunas mujeres comienzan a tener sofocones antes de la menopausia, en presencia del período menstrual.2

Los sofocones son una sensación de calor repentina en la parte superior de tu cuerpo. Puedes experimentar enrojecimiento en tu rostro y cuello. Pueden aparecer manchas rojas en el pecho, espalda y brazos. También puedes experimentar mucho sudor durante los sofocones o escalofríos después de los sofocones. Algunas mujeres experimentan más escalofríos que sofocones.

Los sofocones son más comunes en mujeres durante el año anterior y posterior a que se detengan los períodos menstruales. Pero según estudios recientes, los calores se pueden extender durante hasta 14 años después de que empezó la menopausia.1,3 Los médicos e investigadores no saben por qué los calores son tan frecuentes durante la menopausia. Existen medicamentos que pueden prevenir algunos sofocones y existen maneras en que puedes intentar controlar los sofocones cuando ocurren.

Lo que puedes hacer

  • Considera usar hormonas. Si aún tienes períodos menstruales, pregúntale a tu médico sobre los anticonceptivos hormonales con baja dosis de hormona. Eso puede ayudar a aliviar los síntomas. Para las mujeres que han atravesado la menopausia, la terapia hormonal de la menopausia ayuda a aliviar los sofocones y la sudoración nocturna. La terapia hormonal de la menopausia tiene riesgos. Pregúntale a tu médico si puede ayudarte. Si decides usar la terapia hormonal de la menopausia, úsala durante el período de tiempo más corto posible con la dosis más baja que ayude a aliviar tus síntomas.
  • Considera otros medicamentos. Si los tratamientos hormonales no son una opción para ti, pregúntale a tu médico sobre los medicamentos con receta utilizados para otros problemas de salud. Algunos antidepresivos, medicamentos para la epilepsia y medicamentos para la presión arterial pueden ayudarte con los sofocones, incluso si no tienes estos problemas de salud específicos.
  • Lleva un registro de tus sofocones. Anota qué desencadena tus sofocones e intenta evitar esas cosas. Los posibles desencadenantes pueden ser alimentos picantes, alcohol, cafeína, estrés o estar en un lugar cálido.
  • Bebe agua fría. Ten agua helada a mano para beber cuando sientas que se aproxima un sofocón.
  • Quítate una capa de ropa. Vístete en capas tanto como sea posible.
  • Usa un ventilador. Enciende un ventilador durante la noche junto a tu cama y ten uno en el trabajo de ser posible.
  • Respira profundo. Trata de respirar lento y profundo cuando comienza el sofocón. Respirar profundo y lentamente le dice a tu cuerpo que ha llegado el momento de relajarse y estar calmado. Esto podría reducir los sofocones.
  • Pierde peso. Los sofocones pueden ser peores en mujeres con sobrepeso u obesidad. Un estudio reciente descubrió que perder peso puede ayudar a mejorar los sofocones.4

Síntoma de la menopausia: problemas vaginales e infecciones

Los problemas vaginales, como la sequedad vaginal, pueden comenzar o empeorar durante el tiempo cerca de la menopausia. Los bajos niveles de la hormona estrógeno pueden provocar que el tejido vaginal se vuelva más seco y delgado. Esto puede causar picazón, escozor y dolor o malestar. También puede hacer que el sexo sea doloroso y producir pequeños cortes y desgarros en tu vagina durante el sexo.5 Los cortes o desgarros vaginales hacen que tengas un alto riesgo de contraer infecciones de transmisión sexual (ITS o ETS).

Lo que puedes hacer

  • Hidratante vaginal. Un hidratante vaginal de venta libre puede ayudarte a mantener tu vagina lubricada y puede hacer que el acto sexual sea más cómodo. Lo utilizas cada algunos días.
  • Lubricante vaginal. Un lubricante vaginal a base de agua de venta libre puede hacer que el sexo sea más agradable. Lo utilizas antes y durante el sexo.
  • Medicamentos con receta. También puedes hablar con tu médico sobre otras maneras de tratar tu sequedad vaginal, incluidos los anticonceptivos hormonales, la terapia hormonal de la menopausia o una crema, gel o anillo de estrógenos con receta que se inserta en la vagina. Obtén más información sobre los tratamientos de la menopausia. Todos los medicamentos tienen riesgos así que habla con tu médico primero.

Síntoma de la menopausia: períodos menstruales o sangrados irregulares

Tus períodos pueden ocurrir con mayor o menor frecuencia. Pueden durar más o menos días y ser más leves o más intensos. La ausencia de algunos períodos no siempre significa que estás en la perimenopausia o en la transición hacia la menopausia.

Lo que puedes hacer

  • Visita a tu médico para asegurarte de que no haya otros motivos para tu ausencia de períodos menstruales, como embarazo o un problema de salud.
  • También consulta a tu médico si no has tenido el período menstrual durante un año y comienzas a sangrar o a tener pequeñas pérdidas. En mujeres que han atravesado la menopausia, las pequeñas pérdidas o el sangrado leve pueden estar causados por cáncer u otros problemas graves de salud.

Síntoma de la menopausia: problemas para dormir

A muchas mujeres en la menopausia les resulta difícil dormir durante la noche. Los bajos niveles de progesterona pueden provocar que les resulte difícil dormirse y permanecer dormidas. Los bajos niveles de estrógenos pueden provocar sofocones que te hacen transpirar mientras duermes.6 A veces se lo conoce como sudores nocturnos. Muchas mujeres menopáusicas tienen síntomas urinarios que hacen que se levanten varias veces mientras duermen para orinar. También es posible que te sientas más cansada de lo normal durante el día.

Lo que puedes hacer

  • Hacer ejercicio. Una de las mejores maneras de tener una buena noche de sueño es tener actividad física regular. Pero quizás debas ejercitarte temprano durante el día. Demasiada actividad cerca de la hora de dormir te puede despertar más. Incluso si en el pasado nunca te ejercitaste con regularidad, comenzar a hacer ejercicios durante la menopausia puede ayudarte a sentirte mejor. Distintos estudios han demostrado que determinados ejercicios, como el yoga y el estiramiento, pueden ayudarte a mejorar los sofocones.7
  • No ingerir alimentos, bebidas alcohólicas o fumar antes de acostarse. Antes de ir a dormir, evita comer mucho, fumar e ingerir bebidas alcohólicas. Evita la cafeína después del mediodía.
  • Ingerir bebidas tibias. Prueba bebiendo algo tibio antes de irte a dormir, como té sin cafeína o leche tibia.
  • Limitar el tiempo frente a una pantalla cerca de la hora de dormir.  Limita el uso del TV, teléfono o computadora cerca de la hora de dormir, especialmente en tu habitación. La luz brillante de las pantallas le dicen a tu cerebro que se despierte en lugar de dormir.8
  • Poner en práctica buenos hábitos de sueño. Mantén tu habitación oscura, en silencio y fresca. Si es posible, usa tu habitación solo para dormir y tener sexo.
  • Evitar las siestas durante el día. Trata de acostarte y levantarte todos los días a la misma hora.
  • Entrenar tu cerebro. Si te despiertas durante la noche y no puedes volver a dormirte, levántate y haz algo relajante hasta tener sueño nuevamente.
  • Hablar con tu médico o enfermera. Consulta a tu médico o enfermera sobre los trastornos del sueño, ya que podría ser algo grave. Muchas mujeres desarrollan apnea del sueño o insomnio.9 Tratar los problemas del sueño también puede ayudar a mejorar el dolor crónico.
  • Considerar el tratamiento para los sofocones. Habla con tu médico o enfermera sobre el tratamiento para los sofocones si están provocando problemas para dormir. Esto normalmente mejorará tu sueño.
  • Tratar los problemas en la vejiga. Habla con tu médico o enfermera sobre el tratamiento para los problemas urinarios. La incontinencia urinaria o vesical no es una parte normal del proceso de envejecimiento. Existen tratamientos que funcionan.

Síntoma de la menopausia: problemas de memoria

Es posible que te vuelvas olvidadiza o tengas problemas para concentrarte. Dos tercios de las mujeres que atraviesan la perimenopausia dicen que tienen problemas de memoria o dificultades para concentrarse.10 La terapia hormonal de la menopausia no trata o previene la pérdida de memoria o las enfermedades del cerebro, incluida la demencia y la enfermedad de Alzheimer. En un estudio reciente, los problemas de memoria estuvieron vinculados a la depresión y la pérdida del sueño, pero no a los niveles de la hormona estrógeno.10

Lo que puedes hacer

  • Duerme y ejercítate lo suficiente, come alimentos saludables y no fumes. Esto puede mejorar la memoria.11
  • Permanece socialmente activo. Únete a un grupo o club que se concentre en actividades que disfrutas, como un club de senderismo o reunión de bordado. La interacción social puede ayudar a demorar la pérdida de memoria y a prevenir enfermedades, como la demencia y la enfermedad de Alzheimer.12
  • Permanece mentalmente activo. Tal vez puedas mejorar tu memoria y concentración llevando a cabo actividades mentales como hacer crucigramas, tomar una clase o adquirir un nuevo conocimiento, como un idioma extranjero.
  • Consulta con tu médico si los olvidos u otros problemas mentales están afectando tu vida diaria.

Síntoma de la menopausia: problemas urinarios

Muchas mujeres desarrollan problemas urinarios o vesicales durante la menopausia. Los niveles más bajos de estrógeno pueden debilitar la uretra. A algunas mujeres les resulta difícil retener la orina el tiempo suficiente para llegar al baño. Esto se denomina incontinencia urinaria de urgencia. La orina también se puede escapar al estornudar, toser o reírse. Esto se denomina incontinencia urinaria por estrés. Algunas mujeres tienen un sueño interrumpido durante la menopausia debido a la necesidad de orinar mientras duermen. Los problemas urinarios después de la menopausia no son una parte normal del envejecimiento y se pueden tratar.

Lo que puedes hacer

  • El tratamiento de la incontinencia urinaria puede incluir limitar o evitar la cafeína, tomar medicamentos, usar dispositivos médicos especiales, someterse a la terapia física o a una cirugía, dependiendo de la causa de la afección.
  • Si experimentas pérdida de orina, puedes probar los productos de incontinencia urinaria, como toallas femeninas, tapón uretral o un pesario. Un tapón uretral cabe en la abertura urinaria. Es reutilizable. Un pesario es un disco circular que se inserta en tu vagina para brindar apoyo a tu vejiga. Tu médico o enfermera te colocará el pesario pero puedes quitarlo, lavarlo y volver a insertarlo.
  • Consulta con tu médico o enfermero acerca de cosas que puedes hacer en casa para tratar la incontinencia urinaria. Estas pueden incluir un tipo especial de ejercicio para los músculos del suelo pélvico, llamado ejercicios de Kegel. Tu médico o enfermera también pueden sugerir la pérdida de peso, ya que el peso extra genera mayor presión en tu vejiga y músculos cercanos.

Síntoma de la menopausia: cambios de humor

Puedes sentirte irritable o tener ataques de llanto. Si tuviste cambios de humor con tus períodos menstruales o depresión después de dar a luz, es más probable que también tengas cambios de humor con la menopausia.13 Incluso si nunca experimentaste cambios de humor durante tus períodos menstruales o después de dar a luz, puedes tener cambios de humor durante la menopausia. Los cambios de humor en este momento también pueden estar producidos por estrés, cambios familiares o cansancio. Los cambios de humor no son lo mismo que la depresión.

Lo que puedes hacer

  • Intenta conseguir de seis a ocho horas de sueño.
  • Ponte en movimiento para sentirte mejor. Encuentra maneras de ponerte en movimiento.
  • Evita realizar demasiadas tareas tanto como sea posible. Busca formas positivas de aliviar el estrés.
  • Únete a un grupo de apoyo en línea o en tu comunidad con mujeres que también están atravesando la menopausia.
  • Pregúntale a tu médico o enfermera acerca de la terapia hormonal, que puede ayudar con los cambios de humor leves. Todos los medicamentos tienen riesgos, incluida la terapia hormonal de la menopausia. En general, los cambios de humor que ocurren durante la menopausia no son iguales a los quen ocurren en la depresión, que es una enfermedad grave diferente que también necesita tratamiento.

Síntoma de la menopausia: depresión y ansiedad

Los riesgos que corres de sufrir de depresión y ansiedad son mayores durante el tiempo cerca de la menopausia. Esto puede ocurrir por los cambios hormonales, los síntomas de la menopausia o ambos. Puedes experimentar tristeza o depresión por la pérdida de la fertilidad o los cambios en tu cuerpo. Si tienes síntomas de depresión o ansiedad, consulta a tu médico. Tu médico podría recomendarte terapia, medicamentos o ambos para tratar la depresión o ansiedad.

Lo que puedes hacer

  • Dormir. Trata de dormir lo suficiente. La mayoría de los adultos necesitan dormir entre siete y ocho horas cada noche. La falta de sueño está vinculada con la depresión.9
  • Hacer ejercicio. Realiza al menos 30 minutos de actividad física la mayoría de los días de la semana. Esta comprobado que el ejercicio ayuda a curar la depresión. Consulta nuestra sección Aptitud Física para ver consejos sobre cómo ponerse en movimiento.
  • Limitar el consumo de alcohol. Limita la cantidad de alcohol que consumes, si es que lo haces. Una cantidad de alcohol moderada para las mujeres es una bebida al día y no más de siete bebidas a la semana. Más de cuatro bebidas de una vez se considera exceso de alcohol.
  • Reducir los niveles de estrés. Establece límites para cuánto puedes asumir. Busca formas positivas de relajarte y aliviar el estrés diario. Prueba técnicas de relajación, leer un libro, descansar un poco al aire libre u otras formas saludables de relajarte.

Síntoma de la menopausia: sensaciones cambiantes sobre el sexo

Algunas mujeres se sienten más cómodas con su sexualidad después de la menopausia. Otras pueden sentirse menos excitadas. Es probable que sientas menos interés en el sexo si este es molesto o doloroso. Esto puede ocurrir debido a que el tejido vaginal se encuentra más seco y delgado.

Lo que puedes hacer

  • Si te molesta la sequedad vaginal, existen tratamientos seguros de venta libre y recetados para mejorar la lubricación vaginal. Obtén más información sobre menopausia y tu sexualidad.
  • Algunas mujeres están menos interesadas en el sexo debido a otros síntomas de la menopausia, como depresión, ansiedad o falta de sueño. Habla con tu médico o enfermera sobre posibles tratamientos si los síntomas de la menopausia te molestan.

¿Cómo puedo hablar con mis familiares y amigos sobre mis síntomas de la menopausia?

Muchas mujeres encuentran útil comunicarse con familiares o amigos compasivos durante la menopausia.
Si tienes dificultades para hablar sobre la menopausia:
  • Recuerda que no estás sola. Todas las mujeres atraviesan la menopausia después de una determinada edad.
  • Menciona que estás lidiando con los síntomas de la menopausia y que te gustaría hablar acerca de ello.
  • Haz preguntas y habla sobre tu experiencia.
Hablar con amigos y familiares puede ayudarles a entender cómo te afecta la menopausia. Quizás tengan ideas o consejos para ayudarte.

¿Cuándo debo consultar a un médico acerca de los síntomas de la menopausia?

Si algunos de los síntomas de la menopausia te molestan, habla con tu médico o enfermera. Cuando hables sobre tratamientos, puedes mencionar:

  • Tus síntomas y cuánto te molestan
  • Los riesgos para la salud en base a tu edad y estado
  • Si alguna vez usaste un tratamiento como la terapia hormonal de la menopausia antes
  • Si la terapia hormonal de la menopausia es una opción para ti, según tu salud y antecedentes familiares
  • Si ya alcanzaste la postmenopausia y, en ese caso, hace cuánto tiempo

¿Pudimos responder tus preguntas sobre síntomas de la menopausia?

recursos de otras organizaciones:

 

Fuentes

  1. Tepper, P.G., Brooks, M.M., Randolph, J.F., Crawford, S.L., Khoudary, E., Gold, E.B., et al. (2016). Caracterización de las trayectorias de los síntomas vasomotores en la transición hacia la menopausia (versión en inglés). Menopause; 23(10): 1067–1074.
  2. Shifren, J. L., Gass, M. L. S. para las Recomendaciones de NAMS para el cuidado clínico de mujeres trabajadoras de mediana edad (2014). Recomendaciones de The North American Menopause Society para el cuidado clínico de mujeres de mediana edad (versión en inglés). Menopause; 21(10): 1038–1062.
  3. Avis, N.E., Crawford, S.L., Greendale, G., Bromberger, J.T., Everson-Rose, S.A., Gold, E.B., et al. (2015). Duración de los síntomas vasomotores de la menopausia durante la transición hacia esta (versión en inglés).  JAMA Internal Medicine; 175(4): 531–539.
  4. Huang, A.J., Subak, L.L., Wing, R., West, D.S., Hernandez, A.L., Macer, J., et al.; Programa para reducir la incontinencia a través de dieta e investigadores de ejercicios. (2010). Una intervención conductual intensiva para la pérdida de peso y los sofocones en mujeres (versión en inglés). Archives of Internal Medicine; 170(13): 1161–1167.
  5. Muhleisen, A. L., Herbst-Kralovetz, M. M. (2016).  La menopausia y el microbioma vaginal (versión en inglés). Maturitas; 91:42-50.
  6. Kravitz, H. M., Ganz, P. A., Bromberger, J., Powell, L. H., Sutton-Tyrrell, K., Meyer, P. M. (2003). Dificultades para dormir en mujeres de mediana edad: una encuesta comunitaria sobre el sueño y la transición a la menopausia (versión en inglés). Menopause; 10, 19–28.
  7. Innes, K.E., Selfe, T.K., Vishnu, A. (2010). Terapias mente-cuerpo para síntomas de la menopausia: una revisión sistemática (versión en inglés). Maturitas; 66(2): 135-149.
  8. Sleep Foundation. (n.d.) Apagar las luces para dormir bien (versión en inglés). 
  9. Eichling, P.S., Sahni, J. (2005). Trastornos del sueño relacionados con la menopausia (versión en inglés). Journal of Clinical Sleep Medicine; 1(3): 291–300.
  10. Weber, M., Mapstone, M., Staskiewicz, J., Maki, P.M. (2012). Reconciliar las quejas de la memoria subjetiva con el desempeño de la memoria objetiva en la transición a la menopausia (versión en inglés). Menopause; 19: 735–741.
  11. Gardener, H., Wright, C. B., Dong, C., Cheung, K., DeRosa, J., Nannery, M., … Sacco, R. L. (2016). Salud cardiovascular ideal y envejecimiento cognitivo en el estudio del norte de Manhattan (versión en inglés). Journal of the American Heart Association: Cardiovascular and Cerebrovascular Disease, 5(3), e002731.
  12. Ertel, K.A., Glymour, M.M., Berkman, L.F. (2008). Efectos de la integración social en la conservación de la función de la memoria en la población de adultos mayores representativa a nivel nacional en EE. UU. (versión en inglés). American Journal of Public Health; 98(7): 1215–1220.
  13. Roberts, H., Hickey, M. (2016). Manejar la menopausia: una actualización (versión en inglés). Maturitas. 201;86:53-8.
  14. Dennerstein, L., Alexander, J. L., Kotz, K. (2003). La menopausia y el funcionamiento sexual: una revisión de los estudios basados en la población (versión en inglés). Annu Rev Sex Res;14: 64-82.