Trastornos de ansiedad

La ansiedad es una respuesta normal al estrés. Pero cuando se dificulta controlarla puede afectar e interferir en tu vida cotidiana. En los Estados Unidos, los trastornos de ansiedad afectan aproximadamente a uno de cada cinco adultos1. Las mujeres son dos veces más propensas que los hombres a sufrir un trastorno de ansiedad en su vida2. Los trastornos de ansiedad generalmente se tratan con asesoramiento, medicamentos o la combinación de ambos. Algunas mujeres también descubren que el yoga o la meditación ayudan con los trastornos de ansiedad.

Expandir todo
|
Cerrar todo

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es un sentimiento de preocupación, nerviosismo o temor a un evento o situación. Es una reacción normal al estrés. Te ayuda a permanecer alerta ante una situación desafiante en el trabajo, a estudiar más para un examen o concentrarte en un discurso importante. Generalmente, te ayuda a afrontar problemas.

Sin embargo, la ansiedad puede incapacitarte si interfiere con tu vida diaria, como por ejemplo, hacerte sentir miedo de actividades cotidianas no amenazadoras como viajar en autobús o hablar con un colega. La ansiedad también se puede presentar como un ataque de terror repentino cuando no hay ninguna amenaza.

¿Qué son los trastornos de ansiedad?

Los trastornos de ansiedad ocurren cuando la ansiedad excesiva interfiere con tus actividades diarias tales como ir a trabajar, asistir a clases o pasar tiempo con amigos o familiares. Los trastornos de ansiedad son enfermedades mentales graves. Son los trastornos mentales más comunes en los Estados Unidos. Las mujeres son dos veces más propensas a sufrir trastornos de ansiedad que los hombres.

¿Cuáles son los tipos más importantes del trastorno de ansiedad?

Los principales tipos de trastornos de ansiedad son:

  • Trastorno de ansiedad generalizada (TAG). Las personas con TAG se preocupan de manera excesiva por problemas comunes y cotidianos, tales como salud, dinero, trabajo y familia. Con el TAG, la mente imagina el peor escenario, incluso cuando no hay casi razón para preocuparse. Las mujeres que sufren de TAG pueden sentir ansiedad simplemente por pasar un día. Pueden sufrir de tensión muscular y otros síntomas físicos provocados por el estrés, tales como insomnio o problemas estomacales. En ocasiones, la preocupación evita que las personas con TAG realicen tareas diarias. Las mujeres con TAG tienen un mayor riesgo de depresión y otros trastornos de ansiedad que los hombres con TAG. También son más propensas a tener antecedentes familiares de depresión.3
  • Trastorno de pánico. Los trastornos de pánico son dos veces más comunes en mujeres que en hombres.4 Las personas con trastornos de pánico tienen ataques de terror repentinos cuando no hay peligro real. Los ataques de pánico pueden ocasionar una sensación de irrealidad, miedo a una fatalidad inminente o miedo a perder el control. El miedo a síntomas físicos inexplicables también es un signo de trastorno de pánico. Las personas que sufren de ataques de pánico a veces creen que están sufriendo un ataque cardíaco, volviéndose locos o muriendo.
  • Fobia social. La fobia social, también denominada trastorno de ansiedad social, se diagnostica cuando las personas se ponen muy ansiosas y se cohíben en situaciones sociales cotidianas. Las personas con fobia social sienten un miedo intenso a ser observadas y juzgadas por los demás. Se sientan avergonzadas fácilmente y a menudo sufren los síntomas de un ataque de pánico.
  • Fobia específica. Una fobia específica es un miedo intenso a algo que implica poco o ningún riesgo. Las fobias específicas pueden ser miedos a lugares cerrados, alturas, agua, objetos, animales o situaciones específicas. Las personas que tienen fobias específicas generalmente descubren que enfrentar ese objeto o situación temida, o incluso la idea de enfrentarlos, les provoca un ataque de pánico o ansiedad severa.

Existen otras afecciones que no se consideran trastornos de ansiedad pero que son similares, por ejemplo:

  • Trastorno obsesivo compulsivo (TOC). Las personas que tienen TOC tienen pensamientos no deseados (obsesiones) o comportamientos (compulsiones) que provocan ansiedad. Controlan el horno o la plancha una y otra vez, o llevan a cabo la misma rutina repetidamente para manejar la ansiedad que les generan estos pensamientos. A menudo los rituales terminan controlando sus vidas.
  • Trastorno por estrés postraumático (TEPT). El TEPT comienza luego de un evento atemorizante que implica daño físico o la amenaza de un daño físico. La persona que padece TEPT puede haber sido la víctima, o el daño puede haberle ocurrido a un ser amado o incluso a un extraño.

¿Quién puede tener trastornos de ansiedad?

Los trastornos de ansiedad afectan a cerca de 40 millones de norteamericanos todos los años. Los trastornos de ansiedad también afectan a niños y adolescentes. Cerca de un 8% de adolescentes de entre 13 y 18 años tienen un trastorno de ansiedad, cuyos síntomas comienzan a la edad de 6.5

Las mujeres tienen más del doble de posibilidades de tener un trastorno de ansiedad durante su vida que los hombres.2 Además, algunos trastornos de ansiedad afectan más a algunas mujeres que a otras:

  • El trastorno de ansiedad generalizada (TAG) afecta más a mujeres nativas de Estados Unidos y Alaska que a mujeres de otras razas y etnias. El TAG también afecta más a mujeres blancas e hispanas que a mujeres asiáticas o afroamericanas6.
  • La fobia social y el trastorno de pánico afectan más a mujeres de raza blanca que a mujeres de otras razas y etnias.7

¿Cuáles son las causas de los trastornos de ansiedad?

Los investigadores creen que los trastornos de ansiedad son provocados por una combinación de factores, que pueden incluir:

¿Cuáles son los signos y síntomas de un trastorno de ansiedad?

Las mujeres con trastornos de ansiedad tienen una combinación de pensamientos o creencias de ansiedad, síntomas físicos y cambios en el comportamiento, como por ejemplo, evitar actividades cotidianas que solían hacer. Cada trastorno de ansiedad tiene diferentes síntomas. Todos implican temor y miedo a cosas que podrían ocurrir ahora o en el futuro.

Algunos de los síntomas físicos son:

  • Debilidad
  • Falta de aire
  • Frecuencia cardiaca rápida
  • Náuseas
  • Molestia estomacal
  • Sofocos
  • Mareo

Los síntomas físicos de los trastornos de ansiedad generalmente van acompañados de otras enfermedades mentales o físicas. Esto puede cubrir tus síntomas de ansiedad o empeorarlos2.

¿Cómo se diagnostican los trastornos de ansiedad?

Tu médico o enfermera te hará preguntas acerca de tus síntomas y tu historial médico. También te hará un examen físico u otras pruebas para descartar otros problemas de salud que podrían estar provocándote tus síntomas.

Los trastornos de ansiedad se diagnostican cuando el miedo a situaciones, sucesos, lugares u objetos inofensivos se transforma en excesivo y no puedes controlarlo. También se diagnostican si la ansiedad ha perdurado durante al menos seis meses e interfiere con las actividades sociales, el trabajo, la familia y otros aspectos de la vida cotidiana2.

¿Cómo se tratan los trastornos de ansiedad?

El tratamiento para los trastornos de ansiedad depende del tipo de trastorno que tengas y de tu historial médico de problemas de salud, violencia o abuso.

A menudo, el tratamiento puede incluir:

¿De qué manera la consultoría psicológica ayuda a tratar un trastorno de ansiedad?

Tu médico podría derivarte para un tipo de consultoría para trastornos de ansiedad denominada terapia conductual cognitiva (TCC). Puedes hablar con un profesional de salud mental capacitado acerca de las causas de tu trastorno de ansiedad y cómo lidiar con los síntomas2.

Por ejemplo, puedes hablar con un psiquiatra, psicólogo, trabajador social o consultor. La TCC puede ayudarte a modificar los patrones de pensamiento en torno a tus miedos. Podría modificar la manera en que reacciones a situaciones que podrían generarte ansiedad. También podrías aprender cómo minimizar sentimientos de ansiedad para mejorar comportamientos específicos provocados por la ansiedad crónica. Estas estrategias pueden incluir terapia de relajación y resolución de problemas.

¿Qué tipos de medicamentos pueden tratar los trastornos de ansiedad?

Existen varios tipos de medicamentos para tratar los trastornos de ansiedad. Algunos de estos factores son:

  • Ansiolíticos (benzodiazepinas). Este tipo de medicamentos generalmente se receta para períodos cortos de tiempo, ya que son adictivos. Suspender el uso de este medicamento muy repentinamente puede provocar síntomas de abstinencia.
  • Beta bloqueadores. Estos medicamentos pueden prevenir los síntomas físicos del trastorno de ansiedad, como el temblor o el sudor8.
  • Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS). Los ISRS cambian el nivel de serotonina del cerebro2. Aumentan la cantidad de serotonina disponible para ayudar a las células del cerebro a comunicarse entre sí. Entre los efectos secundarios frecuentes se encuentran el insomnio o la sedación, problemas estomacales y disminución del deseo sexual.
  • Tricíclicos. Los tricíclicos funcionan como los ISRS. Pero a menudo tienen más efectos secundarios que los ISRS. Pueden provocar mareos, somnolencia, sequedad en la boca, constipación o aumento de peso.
  • Inhibidores de monoaminooxidasa (IMAO). Las personas que tomen IMAO deben evitar algunas comidas y bebidas (como el queso parmesano o cheddar y el vino tinto) que contienen un aminoácido llamado tiramina. Tomar un IMAO y consumir estos alimentos puede aumentar la presión arterial a niveles peligrosos. Las mujeres que toman IMAO también deben evitar algunos medicamentos, como algunos tipos de píldoras anticonceptivas, analgésicos y medicamentos para el resfrío y la alergia12. Habla con tu médico acerca de los medicamentos que tomas.

Todos los medicamentos tienen riesgos. Debes hablar con tu médico sobre los riesgos y beneficios de tomar cualquier medicamento. Conoce más acerca de los medicamentos para tratar trastornos de ansiedad.

¿Qué sucede si el tratamiento para mi trastorno de ansiedad no funciona?

Es posible que debas trabajar con tu médico para intentar varios tratamientos diferentes o combinaciones de tratamientos antes de encontrar el apropiado para ti.

Si tienes problemas con los efectos secundarios de los medicamentos, habla con tu médico o enfermero/a. No dejes de tomar tu medicamento sin antes hablar con tu médico o enfermero/a. Tu médico puede ajustar la dosis de tu medicación y la frecuencia con que debes tomarla.

¿Qué sucede si mi trastorno de ansiedad regresa?

A veces, los síntomas de un trastorno de ansiedad regresan luego de haber terminado el tratamiento. Esto puede ocurrir durante o después de un suceso estresante. También puede ocurrir sin ninguna advertencia.

Muchas personas que padecen trastornos de ansiedad mejoran sin tratamiento. Pero, si los sintomas regresan, tu médico trabajará contigo para cambiar o ajustar tus medicamentos o tu plan de tratamiento.

También puedes hablar con tu médico acerca de cómo identificar y prevenir el regreso de la ansiedad. Esto puede incluir el hábito de escribir tus sentimientos o encontrarte con tu asesor si crees que la ansiedad es incontrolable.

La medicina alternativa o complementaria, ¿puede ayudar a controlar los trastornos de ansiedad?

Posiblemente. Algunas mujeres dicen que las terapias de medicina alternativa o complementaria (MAC) ayudaron a reducir su ansiedad.

Algunas terapias de MAC que pueden ayudar a controlar la ansiedad son:

  • Actividad física. La actividad física regular aumenta los niveles de químicos del cerebro que controlan el estado anímico y afectan la ansiedad y la depresión9. Muchos estudios muestran que todos los tipos de actividad física, que incluyen yoga y Tai Chi, ayudan a reducir la ansiedad10.
  • Meditación. Estudios demuestran que la meditación puede ayudar a mejorar la ansiedad11. La meditación regular puede ayudar a impulsar la actividad en el área del cerebro responsable de los sentimientos de serenidad y alegría.

Conoce más acerca de las terapias de MAC para los trastornos de ansiedad.

Mi trastorno de ansiedad, ¿puede afectar mi embarazo?

Si el tratamiento es una consultoría psicológica, no afectará tu embarazo.

Si debes tomar medicamentos para tratar tu trastorno de ansiedad, habla con tu médico. Algunos medicamentos que se usan para tratar la ansiedad pueden afectar a tu bebé por nacer.

Si tomo medicamentos para tratar mi trastorno de ansiedad, ¿puedo amamantar a mi bebé?

Depende. Algunos medicamentos para la ansiedad pueden pasar a través de la leche materna. Algunos antidepresivos, como los ISRS, se pueden tomar durante la lactancia materna.

No dejes de tomar tu medicamento muy repentinamente. Habla con tu médico para saber qué tipo de medicamentos son mejores para ti y tu bebé. Conoce más acerca de los medicamentos y la lactancia materna en nuestra sección Lactancia materna. También puedes ingresar tu medicamento en la base de datos LactMed® para saber si el medicamento se transmite por la leche materna y conocer los posibles efectos secundarios para tu bebé recién nacido.

¿Cómo afectan los trastornos de ansiedad a otras afecciones de salud?

Los trastornos de ansiedad pueden afectar a otros problemas de salud que son muy frecuentes entre las mujeres. Algunos de estos factores son:

  • Depresión. Los trastornos de ansiedad pueden ocurrir al mismo tiempo que la depresión. Cuando esto ocurre, tanto el tratamiento contra la ansiedad como el de la depresión pueden no ser tan efectivos. Posiblemente necesites una combinación de tratamientos, como asesoramiento psicológico y medicamentos.
  • Síndrome del intestino irritable (SII). Los síntomas del SII son frecuentes en personas con trastornos de ansiedad. El síndrome de ansiedad generalizada también es frecuente en personas con SII12. La preocupación puede empeorar los síntomas del SII, especialmente con síntomas gastrointestinales (GI) tales como malestar estomacal y gases. Los síntomas GI también pueden generar estrés y provocar más ansiedad. Si bien los tratamientos para el SII pueden ayudar a tratar la ansiedad, es importante que te ocupes de tratar ambas afecciones13.
  • Dolor crónico. Los trastornos de ansiedad son frecuentes en mujeres con ciertas enfermedades que provocan dolor crónico, como la artritis reumatoide, la fibromialgia y la migraña.
  • Enfermedad cardiovascular. La ansiedad y la depresión aumentan el riesgo de enfermedad cardíaca, la causa principal de muerte de las mujeres norteamericanas. La ansiedad puede dificultar la recuperación después de un ataque cardíaco o derrame cerebral.
  • Asma. Ciertos estudios vinculan el asma con trastornos de ansiedad. El estrés y la ansiedad pueden provocar ataques de asma, mientras que la dificultad para respirar y el jadeo durante un ataque de asma pueden generar ansiedad. Los estudios demuestran que el entrenamiento para respirar puede ayudar a controlar el asma y bajar la ansiedad14.

¿Cuáles son las últimas investigaciones acerca de los trastornos de ansiedad y las mujeres?

Los investigadores están estudiando por qué las mujeres tienen más del doble de posibilidades que los hombres de desarrollar trastornos de ansiedad y depresión. Los cambios en los niveles de estrógeno durante todo el ciclo menstrual de una mujer y su vida reproductiva (durante los años en los que las mujeres pueden tener hijos) probablemente incidan.

Los investigadores también han estudiado recientemente la hormona testosterona, que está presente en hombres y mujeres pero generalmente con niveles más altos en los hombres. En un estudio, hallaron que el tratamiento con testosterona tuvo efectos similares a los medicamentos ansiolíticos y antidepresivos para las mujeres15.

Otros estudios se centran en los trastornos de ansiedad y la depresión durante y después del embarazo y en mujeres obesas y con sobrepeso. Para ver más pruebas clínicas acerca de los trastornos de ansiedad y las mujeres, visita ClinicalTrials.gov.

¿Pudimos responder tus preguntas sobre los trastornos de ansiedad?

Para obtener más información acerca de trastornos de ansiedad, llama a la línea de ayuda de OWH al 800-994-9662 o ponte en contacto con las siguientes organizaciones:

Fuentes

  1. McLean, C.P., Asnaani, A… .Hofmann, S.G. (2011).Diferencias de género en trastornos de ansiedad: predominio, patrón de la enfermedad, comorbilidad y carga de una enfermedad (versión en inglés)Journal of Psychiatric Research; 45(8): 1027-1035.
  2. Instituto Nacional de Salud Mental. (2015). ¿Qué son los trastornos de ansiedad? (versión en inglés)
  3. Vesga-Lopez, O., Schneier, F.R., Wang, S., Heimberg, R.G., Liu, S.M., Hasin, D.S., Blanco, C. (2008). Diferencias de género en el trastorno de ansiedad generalizado: resultados de la Encuesta Epidemiológica Nacional sobre Abuso de Alcohol y Problemas Relacionados (NESARC) (versión en inglés). Journal of Clinical Psychiatry; 69(10): 1606-16.
  4. National Library of Medicine. (2013). Trastorno de pánico (versión en inglés).
  5. Instituto Nacional de Salud Mental, (s/f) Trastornos de ansiedad en niños y adolescentes (hoja de datos) (versión en inglés).
  6. Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. (2011). Observación de enfermedades mentales entre los adultos de Estados Unidos (versión en inglés). Morbidity and Mortality Weekly Report, 60(3), 1–32.
  7. Asnaani, A., Richey, J.A., Dimaite, R., Hinton, D.E., Hofmann, S.G. (2010). Comparacíón entre etnias de las tasas de prevalencia de los trastornos de ansiedad a lo largo de la vida (versión en inglés). The Journal of Nervous and Mental Disease198(8): 551-555.
  8. Instituto Nacional de Salud Mental. (2015). Medicamentos para la salud mental (versión en inglés)
  9. Anderson, E., Shivakumar, G. (2013). Los efectos del ejercicio y la actividad física sobre la ansiedad (versión en inglés). Frontiers in Psychiatry; 4:27.
  10. Harner, H., Hanlon, A.L., Garfinkel, M. (2010). El efecto del yoga Iyengar en la salud mental de mujeres encarceladas: un estudio de factibilidad (versión en inglés). Nursing Research; 59(6): 389-99.
  11. Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa. (2014). Meditación: Lo que Debes Saber.
  12. Lackner, J. M., Ma, C. X., Keefer, L., Brenner, D. M., Gudleski, G. D., Satchidanand, N., … Mayer, E. A. (2013). El tipo, por sobre la cantidad, de enfermedades concurrentes físicas y mentales aumenta la gravedad de los síntomas en pacientes con síndrome del intestino irritable (versión en inglés). Clinical Gastroenterology and Hepatology, 11(9), 1147–1157.
  13. Kaplan, A., Franzen, M. D., Nickell, P. V., Ransom, D., & Lebovitz, P. J. (2014). Ensayo abierto sobre la duloxetina en pacientes con síndrome del intestino irritable y trastorno de ansiedad generalizado concurrente (versión en inglés). International Journal of Psychiatry in Clinical Practice, 18(1), 11–15.
  14. Asociación Americana de Psicología. (2013). Respirar más fácilmente (versión en inglés).
  15. McHenry, J., Carrier, N., Hull, E., & Kabbaj, M. (2014). Diferencias de género en la ansiedad y la depresión: la función de la testosterona (versión en inglés). Frontiers in Neuroendocrinology, 35(1), 42–57.