Un proyecto de la Oficina para la Salud de la Mujer del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.

Saltar navegación

Logotipo de Women's Health
In English
línea divisoria

Buena salud mental

mujer sonriendo y trabajando en un jardín

Tu salud mental es muy importante. No tendrás un cuerpo saludable si no te ocupas de tu mente también. Las personas confían en ti. Cuidarte es fundamental para poder hacer las cosas importantes de la vida, ya sea trabajar, aprender, ocuparte de tu familia, realizar trabajos voluntarios, disfrutar del aire libre o lo que sea significativo para ti.

La buena salud mental te ayuda a disfrutar de la vida y lidiar con los problemas. Ofrece una sensación de bienestar y fortaleza interior. Tal como te ocupas de tu cuerpo al comer bien y hacer ejercicio, puedes hacer cosas para proteger tu salud mental. De hecho, comer bien y hacer ejercicio pueden ayudarte a mantener una buena salud mental. Que no sufras una enfermedad mental no quiere decir que automáticamente goces de una buena salud mental. Tienes que ocuparte de mantener tu mente saludable.

Nutrición y salud mental

Visita choosemyplate.gov para encontrar planes de alimentación personalizados y otras herramientas interactivas que te ayudarán a tomar buenas decisiones en cuanto a tu alimentación.

Lo que comes puede afectar directamente tu nivel de energía, salud física y estado de ánimo. Una "dieta saludable" es aquella que aporta suficiente de cada uno de los nutrientes esenciales, incluye muchos alimentos de todos los grupos alimentarios básicos, suministra la cantidad adecuada de calorías para mantener un peso saludable y no tiene niveles demasiado altos de grasa, azúcar, sal ni alcohol.

Al elegir alimentos que te brinden energía estable, puedes colaborar para que tu cuerpo se mantenga saludable. Esto también contribuye al bienestar mental. La misma dieta no funciona para todos. Para descubrir cuáles son los mejores alimentos para ti, consulta a tu profesional del cuidado de la salud.

Ciertos minerales y vitaminas pueden aliviar los síntomas de la depresión. Los expertos están investigando cómo la carencia de algunos nutrientes, incluidos el ácido fólico, vitamina B12, calcio, hierro, selenio, zinc y omega 3, puede contribuir a la depresión en madres que acaban de dar a luz. Solicita más información a tu médico u otro profesional del cuidado de la salud.

Volver arriba

Ejercicio y salud mental

Aprende más en la sección aptitud física y nutrición de womenshealth.gov.

La actividad física regular es importante para la salud física y mental de casi todos, incluidos los adultos mayores. Estar activo físicamente puede ayudarte a seguir haciendo las cosas que te gustan y mantener tu independencia a medida que envejeces. La actividad física durante largos períodos de tiempo puede producir beneficios en tu salud a largo plazo. Es por eso que los expertos afirman que todos deberíamos estar en actividad a diario para mantener la salud.

Si te diagnostican depresión o ansiedad, es posible que tu médico te aconseje hacer ejercicio además de tomar medicamentos o recibir terapia. Esto se debe a que se ha demostrado que el ejercicio alivia los síntomas de la depresión y la ansiedad. Tu cuerpo produce ciertos químicos, llamados endorfinas, antes y después de entrenar. Reducen el estrés y mejoran tu estado de ánimo. El ejercicio también puede desacelerar o detener el aumento de peso, un efecto secundario común de ciertos medicamentos usados para tratar trastornos de salud mental.

Volver arriba

Sueño y salud mental

Tu cuerpo y mente se sentirán mejor si duermes bien. Cada día, tu cuerpo necesita tiempo para descansar y recuperarse. Si sueles tener dificultades para dormir, ya sea para conciliar el sueño o bien despertarte por la noche y no poder dormirte otra vez, quizás una o más de las siguientes ideas te resulten de utilidad:

  • Acuéstate a la misma hora cada noche y levántate a la misma hora cada mañana. Evita "quedarte durmiendo" (dormir hasta mucho más tarde de la hora usual en la que te levantas). Te hará sentir peor.
  • Establece un "ritual" antes de dormir al hacer lo mismo cada noche durante una o dos horas antes de ir a acostarte para que tu cuerpo sepa cuándo es hora de descansar.
  • Evita la cafeína, la nicotina y el alcohol.
  • Come en horarios regulares y evita cenar pesado antes de acostarte. No saltees ninguna comida.
  • Ingiere suficientes productos lácteos y vegetales de hojas verde oscuro.
  • Haz ejercicio todos los días, pero evita las actividades extenuantes o estimulantes antes de acostarte.
  • Reproduce un casete o CD con música relajante que se apague automáticamente una vez que estés en la cama.
  • Prueba comer un emparedado de pavo y beber un vaso de leche antes de dormir para sentir sueño.
  • Prueba ingerir un pequeño refrigerio antes de acostarte, como una fruta o un trozo de queso, para que no te despiertes con hambre en mitad de la noche. Come un pequeño refrigerio similar si te despiertas en mitad de la noche.
  • Toma un baño o una ducha tibia antes de acostarte.
  • Coloca una gota de aceite de lavanda sobre tu almohada.
  • Bebe una taza de té de manzanilla antes de acostarte.

Debes consultar a tu médico si:

  • A menudo tienes dificultades para dormir y las soluciones sugeridas anteriormente no funcionan para ti
  • Te despiertas durante la noche respirando con dificultad
  • Tu pareja te dice que dejas de respirar mientras duermes
  • Roncas fuerte
  • Te despiertas sintiendo que no has dormido
  • Sueles quedarte dormido durante el día

Volver arriba

Estrés y salud mental

El estrés puede originarse por diversos motivos. El estrés puede surgir a causa de un accidente traumático, una muerte o una situación de emergencia. El estrés también puede ser uno de los efectos secundarios de una enfermedad grave.

También existe el estrés causado por la vida diaria, el lugar de trabajo y las responsabilidades familiares. Cuesta permanecer en calma con lo agitada que es la vida. Como mujeres, cumplimos muchos roles: esposa, madre, cuidadora, amiga y/o trabajadora. Con todo lo que sucede en nuestras vidas, encontrar formas de desestresarse parece casi imposible. Pero encontrar esas formas es importante. Tu salud depende de ello.

Algunos síntomas comunes incluyen:

  • Dolor de cabeza
  • Trastornos del sueño
  • Dificultad para concentrarse
  • Mal genio
  • Molestia estomacal
  • Insatisfacción laboral
  • Baja moral
  • Depresión
  • Ansiedad

Recuerda siempre dedicar tiempo a ti. Cuidarte es importante. Piensa en esto como una orden de tu médico, ¡así que no te sientas culpable! Sin importar cuántas ocupaciones tengas, puedes tratar de reservar al menos 15 minutos al día para hacer algo por ti, como tomar un baño de espuma, salir a caminar o llamar a un amigo.

Volver arriba

Más información sobre la buena salud mental

Lee más en womenshealth.gov

  • Medidas para mejorar la salud mental de las mujeres: este informe describe medidas específicas para que los profesionales del cuidado de la salud puedan abordar la carga que representan las enfermedades mentales para las mujeres y la estigmatización asociada a la salud mental. Ofrece información acerca de los signos y síntomas de las enfermedades mentales y soluciones para prevenirlas y lidiar con ellas.
  • Insomnio, hoja de datos: esta hoja de datos te brinda información sobre quién tiene más probabilidades de padecer insomnio, cómo se diagnostica y trata, y cuáles son los hábitos que pueden fomentar un descanso reparador.
  • El estrés y tu salud, hoja de datos: esta hoja de datos trata sobre las causas y signos del estrés. También enumera los efectos en la salud y brinda consejos para manejar el estrés.

Consulta otras publicaciones y sitios web

Ponte en contacto con otras organizaciones

Última actualización del contenido: 29 de marzo de 2010.

Volver arriba